lunes, 8 de agosto de 2011

CIA y DEA se despliegan a México en lucha contra narcotráfico


Al menos 24 elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y empleados civiles del ejército de EU trabajan en una base militar mexicana, de acuerdo con el diario The New York Times.

El gobierno de México, mediante el vocero en materia de seguridad pública, Alejandro Poiré, dijo que los estadunidenses están para capacitar a militares y policías de nuestro país, afirmó que no realizan ninguna labor operativa y que, por lo tanto, su presencia está dentro de la ley.

Según la nota del periódico neoyorquino, funcionarios de seguridad de ambos países trabajan “codo con codo” en una base del norte de México para recolectar información sobre el narco.

Funcionarios de las Fuerzas Armadas consultados por este periódico dijeron que no hay agentes de EU en ninguna base militar mexicana. Afirmaron que la colaboración se restringe al intercambio de datos.

Agentes de EU actúan en México, según NYT

Personal de la CIA, la DEA y del Pentágono ayuda a corporaciones mexicanas en la lucha contra el narco, asegura

Al tiempo que envía a México nuevos agentes de la CIA y la DEA, así como oficiales militares retirados, pertenecientes al Comando Norte del Pentágono, Estados Unidos analiza el despliegue de personal privado de seguridad con la esperanza de reforzar la guerra contra los cárteles de la droga en suelo mexicano, informó el diario The New York Times.

El periódico estadunidense indicó que en las últimas semanas al menos 24 agentes de esas corporaciones y empleados civiles del ejército de Estados Unidos han llegado a una base militar en el norte de México.

Funcionarios de seguridad de ambos países trabajan allí “codo a codo” en la recolección de información sobre los cárteles y ayudan a planear operaciones, afirmó el diario.

“Funcionarios también están considerando la incrustación de un equipo de agentes de seguridad privados de Estados Unidos, dentro de una unidad especial antinarcóticos de policías mexicanos que han sido escrutados”, señaló.

“Después de meses de negociaciones, Estados Unidos instaló un puesto de inteligencia en una base militar en el norte del país (México), colocando a Wa-
shington más allá de su papel tradicional de compartir información, para estar más directamente involucrado en la recolección de la misma.”

Las nuevas medidas se han ideado para eludir las leyes mexicanas, que prohíben que militares y policías extranjeros operen en México, agregó ese diario.

Publicó que el gobierno de Estados Unidos también busca evitar que su tecnología de reconocimiento caiga en manos de agencias de seguridad mexicanas con largos historiales de corrupción.

Según la publicación, el equipo de trabajo imita los “centros de fusión de inteligencia” usados por Estados Unidos en Irak y Afganistán para monitorear a grupos insurgentes.

Segun fucionarios estadunidenses que pidieron el anonimato, el rol de Estados Unidos es sólo de apoyo.

“Los mexicanos son los responsables. Es su espectáculo. Nosotros estamos sobre todo para el soporte técnico”, dijo un oficial a ese diario.

Los resultados

Los intercambios de inteligencia entre México y Estados Unidos han ayudado a la captura o eliminación de unos 30 líderes narcotraficantes, comparados con dos arrestos de ese perfil en los cinco años previos, afirmó The New York Times.

México se convirtió en la “zona cero” de la lucha contra el narcotráfico, cuyos cárteles son responsables de más de 80 por ciento de la droga que ingresa a Estados Unidos, por lo que ha recibido más asistencia antinarcóticos en los últimos tres años que Afganistán y Colombia, estableció.

Fuerzas estadunidenses han entrenado a cerca de cuatro mil 500 nuevos agentes federales y han conducido grabaciones de conversaciones, manejado informantes e interrogado sospechosos, prosiguió.

El periódico ofreció como ejemplo de la cooperación la reciente captura de José Antonio Hernández, acusado de cientos de asesinatos en Ciudad Juárez, Chihuahua, con asistencia de la agencia antidrogas DEA.

Recordó que el embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, explicó que en el último año ha aumentado el intercambio de inteligencia entra ambos países, porque la lucha contra los grupos criminales en México debe ser una responsabilidad compartida.

“El crimen organizado internacional sólo puede ser exitosamente confrontado trabajando en conjunto. El resultado es tan simple como irresistible: juntos tendremos éxito o fracasaremos”, enfatizó Sarukhán.

Exigen explicación

Senadores de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática urgieron al gobierno mexicano a aclarar todo lo relacionado con la participación de agentes de la CIA, el Pentágono y la DEA en las tareas antinarcos en el país.

Alejandro González Alcocer, presidente de la Comisión de Justicia del Senado, comentó que será preciso conocer la información en torno de estos agentes en territorio nacional, a fin de dimensionar sus actividades y valorar si existe o no una violación a las leyes.

A su vez, el perredista Tomás Torres, secretario de la Comisión de Justicia y presidente de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, del Senado, lamentó que México deba enterarse desde el extranjero de las decisiones que toman sus autoridades.

Recordó que también fue en Estados Unidos donde se revelaron operativos como Rápido y Furioso y como el sobrevuelo de aviones extranjero tripulados en territorio nacional, y ahora se sabe que también hay agentes extranjeros instalados en una base mexicana para diseñar operativos contra el crimen organizado.

“Creo que es fundamental que el gobierno mexicano aclare esta información de manera urgente, pues estamos ante una situación muy delicada, porque puede verse vulnerada la soberanía nacional”, destacó.

En marzo pasado, la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, admitió ante el Senado que existen agentes extranjeros que operan en territorio nacional, pero a pesar de la insistencia de los legisladores federales, se negó a decir el número y el trabajo que realizan, con el argumento de que se trata de información de seguridad nacional.

Alejandro González Alcocer confió en que el gobierno mexicano ofrecerá una explicación sobre este caso y coincidió en que se trata de una situación delicada.

Torres anticipó que seguramente la Comisión Permanente del Congreso de la Unión hará un pronunciamiento al respecto este miércoles, a fin de contar con la información precisa.

Acepta Alejandro Poiré presencia estadunidense

El gobierno federal aceptó la presencia de agentes de Estados Unidos en territorio mexicano para “capacitar” a elementos de la Policía Federal y el Ejército en tareas de inteligencia y combate al narcotráfico.

En un comunicado, el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré Romero, puntualizó que la presencia de esos agentes está apegada a las leyes mexicanas.

“El personal extranjero no lleva a cabo ninguna labor operativa ni porta armas, y en estos intercambios participan exclusivamente autoridades federales de ambos países.”

Sin embargo, adujo que por razones de “seguridad”, no iba a revelar la ubicación del centro donde están los agentes estadunidenses en territorio mexicano, ni a confirmar o rechazar punto por punto lo publicado por The New York Times.

“Por consideraciones de seguridad nacional, el Gobierno Federal no se pronunciará sobre la veracidad o el contexto de la información publicada sobre estos esfuerzos (de cooperación Estados Unidos-México)”, apuntó Poiré.

Expuso que la colaboración de agentes de Estados Unidos y mexicanos enriquece la estrategia gubernamental en contra del narcotráfico y las bandas delictivas, y que se mantendrá para garantizar la seguridad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...