lunes, 11 de julio de 2011

Queman 10 casas en poblado de Sinaloa


En un campo de guerra se convirtieron este fin de semana los poblados Bacubirito y Bacurato, luego de la incursión de un grupo de sicarios fuertemente armados que a su paso quemó al menos cinco viviendas, incendió siete vehículos y descargó sus 'cuernos de chivo' contra algunas familias.

El tenso clima y la impotencia generalizada que ya se advertía entre los habitantes de la sindicatura de Bacubirito por el múltiple asesinato de cinco personas, entre ellos un niño de 10 años, registrado el jueves por la noche, fueron nuevamente sacudidos la tarde de este sábado con una serie de hechos violentos que se extendieron hasta Bacurato, donde se registró la mayor parte de los daños.

Aunque las autoridades no reconocen abiertamente que el multihomicidio y la quema de casas son hechos relacionados, los habitantes y algunas de las víctimas así lo reconocen. Incluso, ayer mismo por la mañana, fue confirmado el asesinato de una persona del poblado El Rodeo, rumbo a El Palmar de los Sepúlveda, quien fuera 'levantado' cuando junto con su familia trataba de huir de la localidad ante el clima de violencia que azota esta región.

En Bacu-rato, ubicado a 60 kilómetros de Sinaloa de Leyva, a la altura de la presa Gustavo Díaz Ordaz, la vida entre los pobladores ya no es igual, no será igual. Aquí, donde un promedio de 60 familias se dedican a la pesca de tilapia de agua dulce, la impotencia de saber que viven en la indefensión y a merced de los grupos armados que llegan y actúan a placer, los hace doblemente vulnerables, por lo que muchas familias desde ayer empezaron a abandonar sus casas para refugiarse en un sitio más seguro y menos alejado.

En este poblado, ubicado al pie de la presa, la evidencia es desoladora. Sólo a la entrada se observan dos viviendas con todo y pertenencias arrasadas por las llamas. En los portales, el patio y al interior de las casas quedaron despojos de ropa y muebles humeantes, puertas derribadas, pedazos de cristales de las ventanas rotas, las paredes que antes lucían bien pintadas quedaron negras, y algunos de los juguetes con que se divertían los niños también fueron arrasados.

>La agresión. Versiones recogidas en el lugar de los hechos confirman el ingreso a Bacurato de un grupo armado con fusiles AK-47, de los llamados 'cuernos de chivo', en tres camionetas, una doble rodado, una tipo Durango y otra tipo Van, de las cuales descendieron varios sujetos vestidos algunos de civil y otros de color oscuro, encapuchados y empercherados.

Afirman que todo empezó alrededor de las 17:00 horas del sábado, cuando el grupo armado ingresó a la comunidad y disparó hacia algunas viviendas, luego les prendieron fuego, también reportan algunos saqueos y el robo de 400 litros de gasolina en una de las viviendas. "Por fortuna, cuando las rafaguearon y quemaron la mayoría ya habían salido de sus casas a refugiarse, pues avisaron que venía una mancha de pistoleros", afirma uno de los habitantes.

Pero no todos corrieron la misma suerte, pues una de las familias que vive a la orilla de la presa, salvó su vida de milagro al intentar llegar a una de las pangas para escapar aguas arriba de la presa.
"Le dije a la mujer que se alistaran mientras yo me adelantaba para prender la lancha, pero no alcanzamos a llegar, aún con la luz del día nos vieron en la llanura y nos dispararon, nos tiramos al suelo, de lo contrario nos hubieran matado, uno de los niños logró escapar a dos rafagazos", asegura.

>Antecedente. Aún temerosos y con el rostro marcado por el coraje y la impotencia de saberse desprotegidos, reconocen que el multihomicidio perpetrado el jueves por la noche en Bacubirito fue la gota que derramó el vaso, que antes de este hecho todo era tranquilidad."Ay, oiga, son los mismos", decía una de las sobrevivientes en alusión a los sujetos que quemaron las viviendas y los que asesinaron a las cinco personas en la sindicatura.

Incluso en Bacubirito, justo al entrar al poblado, ahí el grupo armado prendió fuego a una vivienda que pertenece a familiares de una de las víctimas del múltiple asesinato del pasado jueves. El incendio de esta última casa ocurrió casi a media noche, tres horas después de que los pistoleros abandonaran Bacurato y sostuvieran un enfrentamiento con otro grupo rival a la salida del poblado.

"La situación está muy caliente, muy tensa, la gente armada va y viene, hay mucho miedo, sobre todo por los niños, quienes no tienen la culpa de nada", asegura otra mujer. ¿Y los policías, llegaron? Esto se le cuestionó a varios habitantes a punto de abandonar Bacurato, a lo que respondieron en tono de desilusión que no, que son muy pocos los agentes municipales, y además tienen miedo.

"Los hechos sucedieron ayer, entre las cinco de la tarde y ocho de la noche, cuando el sol empezaba a meterse, y hasta ahorita acaban de llegar los militares", confirmaban ayer a pleno mediodía, mientras los "verdeolivo" inspeccionaban las viviendas quemadas.

Entre estas arrasaron tienda Diconsa, donde colgaba en la pared un cartel del gobierno federal cuyo slogan , Vivir Mejor, nada tiene que ver con la realidad.

El presidente municipal de Sinaloa, Saúl Rubio Valenzuela, lamentó los hechos violentos que se han registrado en los últimos días en ese municipio y aunque afirmó que la sociedad debe tratar de realizar su vida normal, recomendó a los vecinos no transitar a altas horas de la noche.

El reporte que ellos tenían de lo sucedido en Bacurato y Bacubirito era de casas y vehículos quemados. "Son eventos que reprobamos, que atemorizan a la sociedad, sobre todo en mujeres y niños de esas comunidades". Ante eso, dijo el presidente municipal, la sociedad debe cuidarse, no debe salir de sus casas pues se están viviendo tiempos difíciles.

"Pero ante eso, ¿nada se puede hacer?", se le dijo al alcalde, y es que ambos hechos violentos se han cometido al amparo de la oscuridad y la total impunidad. En ese sentido, reconoció que se encuentran en un estado de indefensión, no sólo en Sinaloa, sino en el resto del país, ya que la sociedad es muy vulnerable. A media tarde, el alcalde tenía el dato de cinco casas quemadas y se hablaba de 10 vehículos quemados. Confirmó que el Ejército ya tenía el control en ambas comunidades. Dijo desconocer si los castrenses habían entrado en acción durante la madrugada de ayer pues en Bacubirito se encuentra una base militar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...