jueves, 28 de julio de 2011

Desaparecidas las armas usadas en la balacera del penal de Juárez


Ya transcurrieron las primeras 48 horas de la masacre registrada en el penal municipal y las armas de fuego empleadas por los sicarios siguen sin aparecer. Versiones de algunos internos y sus familiares indican que los mismos custodios se encargaron de sacar el armamento minutos antes de la irrupción de los agentes federales al reclusorio.

El lunes por la noche 17 internos fueron asesinados por proyectil de arma de fuego en cuatro habitaciones del penal. Y pese al tiempo transcurrido, las cosas al interior del penal no han cambiado, ya que continúa al frente el director Lucio Cuevas Sánchez, quien ayer compareció ante el Ministerio Público en torno a la masacre y la orgía celebrada en la cárcel.

La Fiscalía General informó en un comunicado que la principal línea de investigación apunta al aniquilamiento de un grupo rival a otro dentro del mismo penal.

Agrega que la averiguación apunta además a un intento de fuga, ya que varios internos fueron sorprendidos en los túneles que conducen a las instalaciones de Ciudad Judicial, es decir, los túneles que conectan el centro penitenciario con los Tribunales de Garantía.

Por lo pronto, ya se han realizado pruebas de radizonato de sodio a 400 internos del Cereso, a través de las cuales se puede determinar quién accionó algún tipo de arma de fuego.

La Fiscalía informó que de las seis armas de fuego utilizadas por los internos durante el altercado, fue localizada por los agentes investigadores un arma de fuego tipo AR-15. De igual manera, se han tomado declaraciones a 42 custodios y 116 internos como parte de la investigación.

Por su parte, el secretario del Ayuntamiento de Ciudad Juárez, Héctor Arcelús, insistió que el hecho fue un enfrentamiento y descartó la evasión masiva como casusas del mismo.

El funcionario aseguró que los hechos “no fueron una especie de motín como se había mencionado. Al interior del penal se originó una riña por parte de dos grupos contrarios, los cuales alrededor del centro acribillaron a los reclusos con tres armas largas y una corta, las cuales hasta el momento no se ha confirmado que fueron tomadas del banco de armas del Cereso”.

Paralelamente, la Secretaría de Seguridad Pública federal informó que al acudir en apoyo a un presunto motín fueron recibidos a tiros desde el interior del penal, aparentemente por los reos.

Se montó entonces un operativo para evitar una fuga masiva, por lo que al entrar a la prisión, aseguraron un arma de fuego, una granada de gas y varias armas punzo-cortantes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...