miércoles, 15 de junio de 2011

Zetas hacen circo de gladiadores con secuestrados


Matan a las personas mayores, violan a las mujeres y a los hombres sanos se les entregan martillos, machetes y palos para obligarlos a combatir hasta la muerte.

Después de hacer una de las revelaciones más escalofriantes sobre la violencia en México, un narcotraficante mexicano asegura que sus compañeros han secuestrado a pasajeros de autobuses para obligarlos a pelear como gladiadores y, de esta forma, preparar a nuevos asesinos.

Durante una entrevista concertada por intermediarios con la condición de que no se divulguen sus nombres ni lugar donde se llevó a cabo en Texas, el narcotraficante admitió haber ayudado mensualmente a ingresar en Estados Unidos cargamentos de cocaína por valor de 5 a 10 millones de dólares.

Fuentes de la policía confirmaron que el individuo es miembro de un grupo de narcotraficantes, pero no un fugitivo con acusaciones pendientes. Sus declaraciones no son las de un agente federal ni provienen de una conferencia de prensa o de documentos judiciales.

Este individuo es una voz dentro del caos reinante en México, un mafioso que se codea con jefes del crimen organizado y delincuentes en medio de una guerra entre grupos de narcotraficantes y contra efectivos del gobierno.

Según esa persona, es común que los narcotraficantes ahorquen, decapiten y descuarticen los cadáveres como parte de una estrategia más cruel de su barbarismo.

Miembros del grupo los Zetas han obligado a pasajeros de ómnibus a practicar a enfrentarse al estilo del viejo imperio romano con un toque moderno mexicano al que ellos llaman “¿quién será el próximo asesino por encargo?”

“Cortan a la gente en pedazos”, dijo el individuo. Las víctimas se encuentran entre los cientos de personas que han sido halladas en tumbas colectivas en meses recientes, según el entrevistado.

En las proximidades de la ciudad mexicana de San Fernando se han encontrado casi 200 cadáveres en tumbas colectivas. Según autoridades, esas personas parecen haber muerto de golpes violentos en la cabeza.

Asimismo, las autoridades creen que muchas de esas personas fueron secuestradas de autobuses en las carreteras de México, pero se ha dicho muy poco sobre las circunstancias de su muerte.

El narcotraficante indicó que los que sobreviven son apresados y en algún momento les asignan misiones suicidas, como manejar hasta una ciudad controlada por narcotraficantes rivales y disparar contra objetivos.

Según el individuo, él no presenció esos encuentros, pero sus compañeros se han jactado de sus hazañas.

Matar por diversión

Agentes policiales estadounidenses, tanto los que están activos como retirados, han dicho que aunque sabían del secuestro de pasajeros de autobuses en México, desconocían que los narcotraficantes los estuvieran obligando a enfrentarse en combates mortales.

Sin embargo, debido al nivel de violencia en México (casi 40 mil personas han muerto en los últimos años debido a las guerras entre grupos rivales de narcotraficantes), a los agentes de la policía no les costó trabajo creer lo que está ocurriendo con los pasajeros de autobuses.

Un blog especializado en el tema de los grupos del narcotráfico, llamado Borderland Beat, reportó que miembros de los Zetas asaltaron en abril un autobús y obligaron a los pasajeros a luchar por sus vidas.

“Lo que hace algunos años te parecía imposible, ahora es algo común”, dijo Peter Hanna, un agente retirado del FBI, que dedicó su carrera a luchar contra los narcotraficantes mexicanos. “Antes encontrabas cadáveres en bidones con ácido. Ahora los decapitan”.

No obstante, indicó Hanna, matar a la gente de esa manera consume mucho tiempo y resulta ineficaz.

“Lo hacen como entretenimiento”, expresó Hanna. “No lo veo como una intimidación ni un método eficaz para reclutar gente”.

Escondido detrás de gafas oscuras y una barba insipiente, el narcotraficante entrevistado por el Houston Chronicle conversó sentado en la mesa trasera de un restaurante.

El individuo portaba bolsas con artículos adquiridos en una tienda Nordstrom, pero no parecía exactamente un típico mexicano adinerado que viaja a Texas para hacer compras.

Como condición para conceder la entrevista, pidió que se refirieran a él simplemente como Juan.

Este hombre ha realizado operaciones de narcotráfico en el norte de México por más de una década, según dijo, pero ya está harto de la violencia entre delincuentes y contra civiles inocentes.

Juan, quien trabajó para los Zetas y el Cártel del Golfo, las dos principales organizaciones de narcotraficantes que controlan el territorio de la frontera de México con Texas, informó que suele dormir con un rifle semiautomático cerca de su cama y una pistola debajo de la almohada.

“Es como el lejano oeste. Si portas un arma eres Superman”, dijo refiriéndose a los narcotraficantes y la posibilidad de matar a su antojo. “Como dicen todos, esto está fuera de control. Hay que ponerle freno”.

Un informe reciente del Senado de Estados Unidos sostiene que los Zetas son los más violentos de todos los grupos criminales de México. Se cree que sus integrantes son responsables de la muerte de un agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) que murió de un disparo en una carretera mexicana.

Narcotraficantes arrestados

Autoridades mexicanas informaron que el jueves pasado arrestaron a miembros del grupo los Zetas y también confiscaron 201 armas automáticas, 600 uniformes de camuflaje y 30 mil cajas de municiones.

“No estoy defendiendo a los cárteles de Sinaloa y del Golfo”, expresó Juan sobre los principales rivales de los Zetas. “Gané más dinero con los Zetas, pero conozco lo que hacen. Se jactan de ello”.

Con la muerte reciente del agente de ICE y posiblemente otros ataques, los Zetas han quebrantado la regla de oro de los narcotraficantes mexicanos: no mates a estadounidenses. Eso trae muchos problemas, según dijo Juan.

Juan añadió que si se pudiera eliminar a los Zetas la violencia disminuiría y los antiguos grupos de narcotraficantes en México volverían a sus viejos métodos de contrabando de drogas: dividirían los territorios y acordarían que no se enfrentarían unos a otros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...