viernes, 3 de junio de 2011

Se han registrado mil 200 ataque contra el Ejercito en la guerra contra el narco


Los militares no han quedado exentos de represalias en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, aun cuando durante las agresiones armadas que repelieron en lo que va del sexenio demostraron superioridad por el número de bajas causadas al enemigo, refiere un informe de la Secretaría de la Defensa Nacional.

A lo largo de cuatro años el Ejército mexicano logró abatir a mil 150 criminales, mientras 101 efectivos castrenses cayeron directamente en combate. De acuerdo con la Sedena, el personal militar ha repelido alrededor de mil 200 agresiones armadas en cuatro años de lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, en los que fallecieron mil 150 criminales que “se negaron a deponer las armas”.

En los enfrentamientos armados fueron detenidos mil 500 sospechosos y resultaron heridos alrededor de 250, quienes fueron trasladados por elementos del Servicio de Sanidad Militar para su atención médica. Posteriormente el Ejército los puso a disposición de las autoridades competentes.

La Sedena reporta que durante las “agresiones armadas” (enfrentamientos) el Ejército logró liberar a 120 personas que estaban secuestradas. En lo que va de la actual administración sólo han muerto 101 militares en balaceras con grupos delictivos, mientras que 119 han fallecido por circunstancias diversas, reveló la institución castrense en documentos obtenidos mediante solicitudes realizadas a través del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI).

Agresiones

El reporte, sin embargo, revela un costo adicional que ha pagado el instituto armado en la narcolucha: el secuestro de 95 militares, la mayoría a manos de los grupos criminales en varios estados, en respuesta a los golpes asestados por las fuerzas castrenses. La Defensa Nacional indica que 45 de los militares plagiados fueron localizados sin vida en Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Sinaloa, Coahuila, Durango, Michoacán, Guerrero, México y Jalisco.

Agrega que si bien a 14 efectivos se les dejó en libertad tras permanecer secuestrados, 41 se encuentran “en calidad de desaparecidos” y se desconoce su paradero. Otras entidades federativas en las que han sido plagiados elementos del Ejército (en ningún caso se especifica su rango) son Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Zacatecas, Tlaxcala y Nayarit.

El primer secuestro registrado por el instituto armado en la actual administración ocurrió el 6 de septiembre de 2007 en Maravatío, Michoacán, y el más reciente en Acaponeta, Nayarit, el 21 de marzo de 2011. En octubre de 2008 el crimen organizado respondió con una oleada de ejecuciones a los operativos aplicados en Monterrey, Nuevo León, por las fuerzas castrenses. En una semana 11 militares fueron degollados luego de ser plagiados por presuntos sicarios cuando estaban fuera de servicio (francos).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...