miércoles, 15 de junio de 2011

Lo atacan sicarios dos veces en un día; al segundo no sobrevivió


En menos de 30 horas sufrió dos atentados, pero en el segundo ya no logró salvar la vida. El del capitán de la Policía Municipal José Alfredo Portillo Hernández es un caso emblemático de la violencia imparable en Chihuahua, que retrata El Diario de Ciudad Juárez.

A él le perdonaron la vida en un atentado a balazos el lunes pasado, pero ayer ya no le dieron oportunidad, pues fue asesinado junto con una mujer que lo acompañaba, en medio del operativo nacional antidelincuencia emprendido por los gobiernos estatales en todo el país.

El doble crimen ocurrió ayer en el cruce de las calles Pinotepa y Ricardo Flores Magón, en la colonia Galeana, de Delicias, según reporta el periódico en su edición digital, y conmocionó a los compañeros del oficial al reconocer que, tras sobrevivir a la primera agresión, no le fue asignada al oficial seguridad personal.

“¿Escolta…? Aquí no ponen nada, te dejan morir solo”, denunciaban agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal tras el crimen contra el subdirector operativo del Distrito Delicias.

“Se va para abajo tu entusiasmo. Él (el secretario de Seguridad Pública Julián Leyzaola) no renuncia a sus escoltas, pero deja que un mando ande sin vigilancia aun después de que atentaron en su contra, no se vale”, denuncia otro oficial entrevistado.

“En estos casos, si la libraste, lo mejor es renunciar e irte porque en la corporación nadie te apoya”, agregó otro agente municipal.

El jefe policiaco había sufrido un primer atentado la mañana del lunes cuando circulaba a bordo de un auto particular por la calle Oro y Acacias, en la colonia Bellavista. Un testigo afirmó que el agresor no tuvo la intención de privarlo de la vida, ya que le disparó a corta distancia sin apuntarle a órganos vitales.

El mismo Julián Leyzaola Pérez hizo público que el capitán José Alfredo Portillo Hernández no fue herido de gravedad y que fue dado de alta al sufrir lesiones menores.

Al momento del segundo ataque, Portillo Hernández se encontraba fuera de servicio y viajaba acompañado por una mujer cuya identidad y relación con la víctima no fue revelada por la autoridad preventiva.

En la escena del crimen fueron asegurados 31 casquillos percutidos, calibres 9, .38 y 7.62 x 39 milímetros, informó la Fiscalía General del Estado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...