lunes, 30 de mayo de 2011

Detecta reporte caza de capos


Los cárteles del Golfo y Sinaloa le pusieron precio a las cabezas de siete colaboradores de Nazario Moreno "El Chayo", líder de "La Familia Michoacana" o "Los Templarios", a quien el Gobierno federal da por muerto desde el 8 de diciembre de 2010.

Un documento de inteligencia federal indica que de los siete objetivos, dos ya están tras las rejas y se trata de Cipriano Mendoza, "El Remy", y Antonio Arcos Martínez, "El Toñón", este último capturado horas antes de que "El Chayo" supuestamente perdiera la vida durante una persecución.

Los otros implicados no han sido detenidos ni se tiene noticia de su muerte.

De acuerdo con el texto consultado, las organizaciones de Tamaulipas y Sinaloa desplegaron células de sicarios en Michoacán desde fines de 2010, para liquidarlos, junto con funcionarios que presuntamente protegen a este grupo criminal, aunque sus nombres no se precisan.

El documento menciona que sus objetivos eran, en principio, "El Toñón" y Alberto Guízar Reyes "El Bato", señalados los colaboradores más inmediatos y de mayor confianza de "El Chayo".

Según el reporte, cuatro de los siete integrantes del círculo de seguridad de Moreno, forman parte de la lista de 25 reos que el 5 de enero de 2004 fueron rescatados por "Los Zetas" en una operación de asalto al penal de Apatzingán.

Las autoridades afirman que aquel rescate fue ordenado por Carlos Rosales "El Tísico", ex operador del Cártel del Golfo en Michoacán y Guerrero, jefe de Nazario hasta 2004 y compadre del capo Osiel Cárdenas. Rosales está preso.

Los escoltas de "El Chayo" enlistados por el documento y que fueron rescatados hace 7 años del penal son Alberto Guízar, "El Bato"; Cipriano Mendoza, "El Remy"; Eleuterio Guzmán, "El Botella", y Juan Carlos García Martínez.

Así como dos sujetos identificados sólo como "El Calabazo" y Armando "El Mandos", señala el texto consultado.

Entre los supuestos blancos de los cárteles de Sinaloa y del Golfo, destaca "El Toñón", quien fue detenido en Morelia el 6 de diciembre del año pasado, prácticamente unas horas antes de que su jefe "El Chayo" fuera abatido en la Sierra de Apatzingán por elementos de la Policía Federal y el Ejército.

Varios de los siete incondicionales de Nazario Moreno en su momento fueron integrantes del Cártel del Golfo cuando al frente estaba Osiel Cárdenas y su brazo armado eran "Los Zetas", con quienes rompieron en 2006. Cuando Moreno consolidó su liderazgo, algunos de los que fueron sus escoltas incluso, llegaron a convertirse en jefes de plaza.

"El Toñón" es uno de ellos, pues según el reporte consultado, era pistolero del capo y años después se convirtió en el jefe de plaza en el municipio de Apatzingán, de donde también es originario Nazario Moreno.

El perfil de los otros sicarios es muy similar en edad y trayectoria.

"El Bato" es un joven pistolero nacido en Uruapan hace 26 años y perseguido por la justicia, porque le atribuyen dos homicidios cometidos en 2003.

Eleuterio Guzmán "La Botella", otro de los señalados, lo acusaron de homicidio en 2003 y por eso huyó del penal de Apatzingán al siguiente año. Su cómplice Juan Carlos García era buscado por un asesinato cometido en 1997, cuando tenía 22 años.

De Cipriano Mendoza, "El Remy", su expediente dice que desde 1995 lo acusaron de homicidio en Apatzingán y se piensa que después de su fuga en 2004 se dedicó a reclutar "kaibiles" guatemaltecos para "La Familia". El 16 de febrero de 2007 fue recapturado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...