miércoles, 6 de abril de 2011

Detienen a "El Bolas", sicario del CAF; asesino de Paco Stanley


Desde finales de los noventas, José Luis Salazar (a) El Bolas, fungió como sicario de la Organización Arellano Félix. El supuesto participe del asesinato del conocido conductor televisivo, Francisco “Paco” Stanley, servía lo mismo que como escolta de Ramón Arellano Félix (a) “El Comandante Mon” o de Francisco Javier Arellano (a) El Tigrillo. Siempre cerca, muy cerca de los jefes del otrora poderoso cartel de las drogas.

Salazar, quien fue detenido por el Ejército Mexicano en poder de armas de grueso calibre, siempre estuvo dispuesto “aventarse cualquier jale” que se le indicara.

Junto con Rito Ruvalcaba (a) El Hitler, El Bolas fue detenido una mañana de enero del 2003 en la colonia Hipódromo, detrás del Consulado de Estados Unidos, por agentes de la policía municipal.

Con otros cómplices habían secuestrado a una pareja y la mantuvieron cautiva en una casa de seguridad. El joven se dio a la fuga y aviso a los policías municipales que efectuaban un rondín de vigilancia sobre la presencia de los “narcosecuestradores”. El Rito y El Bolas se enfrentaron a tiros con los policías preventivos.

La joven mujer que permanecía cautiva fue degollada en la casa de seguridad por los integrantes de esta banda delictiva. En ese momento trascendió que formaban parte de una célula delictiva al servicio del CAF, pero se desconocía la cercanía de estos sicarios con la cúpula de esa organización criminal.

Un año antes, un hermano del “Hitiler” había muerto junto con Ramón Arellano Félix en un enfrentamiento con policías en el puerto de Mazatlán, Sinaloa, cuando se disponían atentar en contra de Ismael “El Mayo” Zambada.

Desde aquellas fechas se confirmaba que todos estos sujetos formaban parte de un grupo de seguridad y de sicarios encargados de los trabajos especiales de la Organización Arellano Felix. Tanto el “Hitler” como “El Bolas, fueron recluidos en el penal de La Mesa, en donde coincidieron con otros integrantes de este cartel de las drogas que también habían sido detenidos previamente.

Uno de ellos era el preso Fausto Sánchez, acusado de diferentes delitos. A finales de abril 2004, la suerte del “Bolas” cambió a su favor. La mañana del 24 de abril, un comando armado ataco las instalaciones de la penitenciaria de Tijuana y disparo directamente en contra de los guardias de la “periquera” que se encuentra en la parte posterior del penal.

Mientras “El Bolas” y los reos, Héctor Flores Esquivias, José Luis Chaves García y Fausto Sánchez, lograban burlar la vigilancia por el área del consultorio, alcanzar la puerta posterior y fugarse del penal conocido anteriormente como “El Pueblito”.

Las investigaciones de la escandalosa fuga revelaron que en la evasión de los internos estuvo coludido el entonces subdirector del penal, Fernando Mares Cossío –actualmente prófugo---, un comandante de custodios, otros celadores y al menos un doctor del área medica.

Tras la fuga, estos reos se integraron de lleno a las actividades criminales del Cartel Arellano Felix.

Cada uno fue nombrado jefe de célula.

Tiempo después Fausto Sánchez se convirtió en el jefe de sicarios de Fernando Sánchez Arellano (a) El Ingeniero. Conocido con la clave del “7-7”, Sánchez murió una madrugada de abril del 2008 en un enfrentamiento con pistoleros de Teodoro García Simental “El Teo” en la llamada balacera del “Cañaveral”.

Antes José Luis Chávez García fue levantado en agosto del 2007 por un comando y ejecutado. El cadáver de este con un letrero “esto les pasa por volteados” apareció horas después en una de las calles de la colonia Buena Vista.

Durante la última década, José Luis Salazar “El Bolas” permaneció bajo las ordenes de esta organización de narcotraficantes. Ahora se sabe que fue uno de los sicarios que mató al conocido conductor, Francisco “Paco” Stanley en el estacionamiento del restaurante “El Charco de las Ranas”, en la ciudad de México en junio de 1999.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...