domingo, 10 de abril de 2011

Cartel del Pacifico Sur detras del multihomicidio


Sin poder aún localizar a los dos de asesinos identificados que participaron en el multihomicidio de siete personas en esta capital, entre ellos el hijo del poeta y escritor Javier Sicilia, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Morelos tiene como una de las más importantes líneas de investigación el involucramiento de una célula del autollamado Cártel del Pacífico Sur (CPS), grupo criminal que encabeza Jesús El Negro Radilla, y quien es el heredero de los hermanos Beltrán Leyva.

Las investigaciones del caso apuntan con un “gran grado de certeza” a la participación de una célula del crimen organizado en el múltiple asesinato, en donde murió Juan Francisco Sicilia junto con seis personas más. Hasta el momento no hay evidencia de que en este crimen hayan participado militares, no obstante de que en la base de datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Procuraduría General de la República (PGR) dieron positivo a la identificación de huellas dactilares del hombre que está plenamente identificado con nombre y apellidos como uno de los asesinos.

Continúa la búsqueda

Con el apoyo de policías federales, así como del Ejército, las autoridades locales realizan operativos de búsqueda de los dos asesinos identificados, pero también se sigue su rastro en otros estados colindantes como Guerrero, Estado de México, Distrito Federal, Puebla y Tlaxcala. Incluso en esta última entidad se han realizado movilizaciones en virtud de que la semana pasada fueron encontrados cuatro vehículos abandonados con placas de Morelos, y se tiene la certeza de que estuvieron involucrados en la masacre.

Actualmente, en Morelos hay dos organizaciones criminales que buscan dominar las actividades delictivas: el Cártel del Pacífico Sur y cártel del Golfo. Ello luego del deceso de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, y de la detención de Édgar Valdés Villareal, La Barbie, según una versión dada a conocer por la Secretaría de la Defensa Nacional.

En este contexto, las autoridades del estado tienen como hipótesis más probable que un grupo del crimen organizado fue el responsable de la muerte de Juan Francisco Sicilia y seis personas más. La información oficial da cuenta de que el múltiple homicidio pudo deberse a que una de las víctimas identificó a sus captores y éstos decidieron ejecutarlos.

La misma información detalla que se está haciendo un análisis del cruce de llamadas de diversos aparatos telefónicos, entre ellos un celular de uno de las víctimas que fue utilizado en el intervalo de tiempo en que se supone ocurrió la masacre.

Exige respeto a vida de civiles

El poeta y escritor Javier Sicilia se pronunció en contra de que los militares regresen a los cuarteles, porque ello dejaría a la población en manos de otro ejército, éste integrado por los miembros del crimen organizado. Sin embargo, demandó a las fuerzas castrenses ajustarse al respeto de los derechos humanos y dejar a un lado la visión de que las víctimas son daños colaterales.

En su campamento, Sicilia también convocó al crimen organizado a responder si está dispuesto a dejar de sembrar el terror en el país y matar a nuestros hijos. “Que nos lo hagan saber de una manera decente. Si quieren con mantas, pero no con cadáveres, por redes de internet, con llamadas a la prensa, como quieran, pero háganos saber si están dispuestos”.

Explicó que su demanda se debe a que el país se encuentra desgarrado y por eso preguntó al crimen organizado: “¿para qué quieren una ciudadanía llena de miedo? Que nos digan: ya no los vamos a tocar, vamos a amarrar a nuestros demonios, los vamos a controlar”.

El escritor mantiene una protesta en las puertas del Palacio de Gobierno para exigir a las autoridades la captura de los asesinos de su hijo Juan Francisco, cuyo cadáver y las de otras seis personas fueron localizados el 28 de marzo en un auto con placas del estado de Guerrero, en el fraccionamiento Brisas de Temixco, Morelos.

Y así como pidió respuesta al crimen organizado, Sicilia demandó al Ejército cuidar de la ciudadanía y de paso urgió a la sociedad a voltear hacia los 40 mil muertos y realizar esfuerzos por su identificación, por rescatar sus memorias y en caso de que resultaran inocentes pedir a las autoridades que indemnice a las familias porque fueron criminalizados. En su caso no pidió nada.

“Tenemos que ver qué pasa con la otra juventud, porque de lo contrario terminará siendo asesinada, y por lo tanto hay que recomponer el tejido social”, explicó el poeta.

El pacto nacional

Javier Sicilia enumeró cinco puntos para ser consensuados y firmados por todos los actores sociales en un pacto nacional, comenzado por el presidente Felipe Calderón, los zapatistas, las clases políticas, empresariales, religiosas, todos quienes estén dispuestos a construir un nuevo suelo nacional.

Expuso que los puntos prioritarios son seguridad, drogas, trabajo, educación y cultura, en los que los sectores sociales deberán ponerse de acuerdo y dejar sus diferencias a un lado “para hacer ese suelo que permita que después las luchas ideológicas, partidistas, hagan crecer esta nación”.

El escritor recomendó pensar en un sentido original para cuidar la casa llamada México, cuya estructura “se ha venido cayendo a pedazos y su corazón se está pudriendo”.

En su opinión el asunto del narcotráfico es un problema de salud a nivel nacional, pero “no se trata de juzgar el tema porque ellos (los narcotraficantes) han definido vivir de ciertas cosas, muchos quizás no lo veamos muy bien”.

“Vuelvan a sus códigos de honor, quiero que nos digan si están dispuestos a respetarnos como ciudadanía; si no nos van a matar, no se van a meter con nosotros, no van a sembrar el terror en esta nación, no van a matar a nuestros hijos. Que lo hagan saber de una manera decente, si quieren con mantas, pero no con cadáveres, por redes de internet, con llamadas a la prensa, como quieran, pero háganos saber si están dispuestos, como se lo pedimos al Ejército de que nos proteja”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...