jueves, 21 de abril de 2011

Adminten Federales que pusieron arma donde fue asesinado el medico


La Procuraduría General de Justicia de Nuevo León investiga a 12 elementos de las fuerzas federales como presuntos responsables de la muerte del médico naturista Jorge Otilio Cantú Cantú, además de haber manipulado la escena de la muerte al colocar una pistola dentro de la camioneta de la víctima, lo cual provocó que originalmente se le considerara un delincuente.

Los servidores públicos comparecieron este miércoles en calidad de presentados ante el agente del Ministerio Público que inició la averiguación de los hechos que sucedieron la madrugada del pasado lunes, cuando fue asesinado el profesionista en la colonia Valle de las Brisas, en la zona sur de Monterrey.

En las diligencias, dichos elementos aceptaron que manipularon la escena en la que quedó sin vida el joven, de 29 años de edad, al colocar un arma dentro de la camioneta en la que se trasladaba por la avenida Lázaro Cárdenas.

El joven no tenía nada que ver con la persecución que presuntamente realizaban en ese momento ni con ningún tipo de grupo criminal.

Sin embargo, los elementos federales negaron haber accionado sus armas directamente en contra de la camioneta en que se trasladaba Cantú Cantú así como haber provocado su muerte.

Durante su declaración, los elementos federales precisaron que el joven murió al quedar en el fuego cruzado que supuestamente mantenían con los ocupantes de una camioneta y de un vehículo Mazda, que según su versión lograron escapar.

Asimismo, aseguraron que el arma calibre .9 milímetros, asegurada por los peritos de la Dirección de Servicios Periciales, era en realidad de los presuntos delincuentes que participaron en la persecución y balacera sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

Según la versión de los elementos, los delincuentes arrojaron dicha pistola a la calle, la cual habría quedado tirada justo frente a la camioneta Dodge Dakota que conducía Otilio Cantú Cantú.

La madrugada del lunes, el joven médico, que se había casado apenas el pasado 2 de abril, se sumó a la lista de víctimas inocentes.

En ese sentido, los uniformados federales aceptaron que se les hizo fácil manipular la escena y mover el arma del sitio donde había quedado, para colocarla en el interior de la camioneta que conducía Jorge Otilio.

Este hecho fue el que originalmente vinculó al joven con hechos criminales.

Con la declaración y los resultados de las pruebas periciales que se hicieron al arma, la Procuraduría de Justicia descartó que el occiso hubiera tenido algún contacto con la misma.

Después de recabar la versión de los involucrados en los hechos que ocurrieron en la avenida Lázaro Cárdenas y la calle Puerto de San Blas, en la colonia Valle de las Brisas en Monterrey, el fiscal va a determinar si incurrieron o no en algún delito que deban enfrentar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...