domingo, 6 de marzo de 2011

Transladan al "Cumbias", operador del "El Chapo" Guzman al Altiplano


Enrique López Acosta, “El Kumbias”, considerado como uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa en el estado de Chihuahua, fue consignado al penal de Alta Seguridad “Altiplano”, en Almoloya de Juárez, Estado de México, por su presunta responsabilidad en la comisión de delitos delincuencia organizada, contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

Un Juez Federal, con sede en Jalisco, obsequió la orden de aprehensión respectiva contra López Acosta, quien fue detenido la noche del 13 de diciembre en la ciudad de Delicias Chihuahua, tras un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional,

Versiones extraoficiales refieren que aquella noche de viernes para sábado, “El Kumbias” se hallaba en una reunión con otros operadores de cártel de Sinaloa, en la que se presume también se encontraba Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien habría logrado escapar.

De igual forma de dijo que durante la intervención militar otro de los cabecillas del cártel, Noel Salgueiro, mejor conocido como “El Flaco”, resultó lesionado, pero logró salir sin ser detenido. Durante el enfrentamiento a tiros que se desató esa noche, falleció el hermano del hoy procesado, Éder Horacio López Acosta, “El Éder”, de 27 años

Enrique López Acosta -quien en su largo historial delictivo está acusado de la autoría de la matanza de ocho personas en Creel en marzo pasado-, fue herido en el enfrentamiento contra efectivos del Ejército Mexicano. La detención la llevaron a cabo activos de la V Zona Militar en coordinación con elementos de la Zona 42, luego de tener conocimiento de que el ahora consignado supuestamente efectuaba una fiesta de cumpleaños a una de sus hijas en el exclusivo fraccionamiento Campestre en Delicias.

El despliegue de los elementos castrenses se realizó en las inmediaciones del fraccionamiento donde se encontraba López Acosta para efectuar las correspondientes detenciones, pero al oponer resistencia, se desató la balacera. Tras ser herido, López Acosta fue llevado al Hospital Regional de Delicias, que fue resguardado por al menos 30 elementos castrenses, según se pudo apreciar. Tras su recuperación fue trasladado a la ciudad de México, donde la Procuraduría General de la República se hizo cargo de él, hasta ahora que el Juez Federal dictó su aprehensión y traslado al “Altiplano”.

Historial delictivo

López Acosta, de acuerdo con archivos periodísticos, cuenta con un largo historial delictivo, tras gozar de la protección -por omisión o complicidad- de autoridades estatales y federales, que lo identificaron como uno de los principales cabecillas del Cártel de Sinaloa en Chihuahua.

Originario de Rosales, Chihuahua, López Acosta ha protagonizado desde el año 2005 balaceras y persecuciones en Delicias, Jiménez, Parral y ejidos serranos; ha sido detenido y liberado por la Policía Ministerial Investigadora, e incluso, rescatado de la cárcel por elementos de la Agencia Federal Investigadora.

De acuerdo con el archivo periodístico, el nombre de López Acosta se hizo público el 12 de octubre de 2005. Medios locales de Ciudad Jiménez consignaron que la mañana del día anterior “El Kumbias” había sido víctima de un atentado en la calle Allende, en el que resultó seriamente herido. Las autoridades ministeriales no indagaron el motivo de la agresión contra quien ya era identificado por los vecinos como uno de los más activos narcomenudistas de la región.

El 26 de marzo de 2006, El Diario de Chihuahua dio a conocer los pormenores de una balacera ocurrida en Jiménez que dejó saldo de una persona muerta y dos heridas. Los tiros provinieron de varios individuos encabezados por “El Kumbias” quienes tras disparar contra sus objetivos huyeron a bordo de dos vehículos. Las versiones de los vecinos referían que el ataque era la venganza de López Acosta contra Jesús Beltrán Villegas, de 36 años, quien lo intentó matar en octubre.

Entonces se dijo que autoridades investigadoras le seguían la pista a López Acosta. El 14 de abril de 2007 los agentes de la Policía Municipal de Rosales y la Agencia Federal de Investigaciones realizaron una desafortunada intervención. Los medios impresos locales refieren que frente a las oficinas de la Policía Municipal fue detenido Enrique López Acosta a bordo de su auto, acusado de desplazamiento peligroso, según consta en el parte informativo de la DSPM de Rosales.

Cuando intentaban sacarlo de la unidad, llegaron dos agentes de la AFI y pidieron a los municipales que se los entregaran. Minutos más tarde “El Kumbias” quedaba en libertad. Durante los hechos López se encerró en su vehículo y se negaba a salir, en desatención al llamado. Los municipales, presumieron un delito mayor, rodearon con varias patrullas a “El Kumbias”; inclusive, fueron ellos quienes pidieron el apoyo de la AFI vía telefónica, según el archivo periodístico.

Al lugar acudieron los agentes Arturo Hernández Estrada y Rodolfo García Huerta, según consta en el parte informativo levantado por la Policía Municipal ese día. Para el 20 de mayo de ese mismo año, El Diario de Chihuahua dio a conocer la identidad de López Acosta como presunto responsable de los asesinatos de los jóvenes José Miguel Muñoz Chávez, “El Tucán”, y José David Gámez Guillén, “El Chapo”, ambos originarios de Rosales, Chihuahua.

El primero de ellos había sido detenido el 9 de marzo en ese poblado por los policías municipales, junto con Ramón Carrillo Tarango, en poder de 104 porciones de cocaína, pero en la consignación del hecho de la AFI al MPF sólo fueron mencionadas cuatro porciones.

Ambas personas fueron liberadas de inmediato y sin fianza, por considerar que las cantidades que llevaban consigo eran para su consumo personal. El oficio de consignación ante el MPF fue elaborado por los agentes Édgar Alejandro González Mendoza, René Miguel Ramírez Colín, Carlos Arturo Rangel Dzib, y firma con el visto bueno al oficio el encargado de la oficina, José Alonso Campoy Nava.

Después, los tres oficiales de la AFI y el encargado de la oficina que firmaron la consignación ante el MPF fueron cambiados del destacamento Delicias. Dos meses después, los cuerpos de José Miguel Muñoz Chávez y José David Gámez Guillén fueron descubiertos la mañana del 19 de mayo cerca del tramo carretero Delicias-Rosales. Ambos presentaron impactos de bala en el cuerpo y el tiro de gracia en la cabeza.

Como presunto responsable fue detenido de manera oficial López Acosta cuando circulaba a bordo de una camioneta Voyager blanca modelo 98, por la avenida Gómez Morín y Quinta Oriente en Delicias.

El supuesto narcotraficante al verse descubierto por agentes ministeriales de ese municipio, sacó su pistola tipo escuadra calibre 9 milímetros y les apuntó en un intento por escapar, ‘pero en segundos se vio rodeado de unidades del grupo de Homicidios de la Policía Ministerial de Chihuahua y de Seguridad Pública Municipal obligándolo a bajar el arma y a entregarse”, cita un medio impreso.

El detenido contaba en ese entonces con 23 años y su arresto fue dado a conocer por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). El arma de fuego asegurada coincidía con la pistola empleada para privar de la vida a los dos hombres, se informó. Según las investigaciones, el móvil de esa doble ejecución podría estar relacionado con el narcomenudeo.

La Procuraduría confirmó que López Acosta vivió durante cuatro años en Estados Unidos y que había regresado a Rosales. Oficialmente la PGJE, a través del vocero René Medrano, confirmó que el arma asegurada a “El Kumbias”, por lo menos en cuanto al casquillo, corresponde al tipo de arma empleada en el doble homicidio. El 24 de mayo de ese mismo año se hizo pública la liberación formal de López Acosta por “no haber elementos para consignar por parte del Ministerio Público”, justificó la autoridad investigadora.

La liberación provocó la indignación de los familiares de José David Gámez Guillén, quienes increparon al gobernador José Reyes Baeza Terrazas tal resolución. El padre y la hermana de la víctima, Alicia Gámez, abordaron a la salida del hotel Casa Grande al mandatario para plantearle la inquietud sobre la liberación, ya que ellos decían saber que Enrique López mató a David y a su amigo y le pidieron una revisión a fondo del caso, pues temían que las autoridades no estaban haciendo bien su trabajo.

En respuesta el gobernador dijo que estaba enterado del asunto, que pese a que fue liberada la persona, la investigación continuaba y que la procuradora Patricia González trabajaba para llegar al fondo, y garantizaba que se haría justicia. El agente del Ministerio Público de Rosales, Antonio Hernández, dijo que López Acosta estuvo detenido sólo bajo investigación y que no pudieron consignar porque no hubo los elementos probatorios; sin embargo, aseguró que en todo momento estuvo detenido por el delito de portación de arma de fuego y a disposición del Ministerio Público Federal por la misma razón.

El agente del MPF, José Luis Alcaide Justiniani, confirmó que fue consignado Enrique López por la posesión del arma calibre 9 milímetros, por la que se le fijó una fianza de 3 mil pesos, y una vez que la depositó, el detenido continuó en manos del fuero común. Luego, el vocero se retractaría de lo declarado pues en rueda de prensa reconoció que la prueba de Harris dio negativo y el calibre del arma utilizada tampoco coincidió con el arma que “El Kumbias” traía en su poder.

“Tras el caso hay mucho dinero, ya que comprobaron que Enrique López trae para su defensa cuatro abogados y que está siendo protegido por alguien poderoso”, aseguraron los familiares de Gámez Guillén. Posteriormente, el 11 de febrero de 2008, y tras un atentado registrado en un centro nocturno en Delicias, se hizo público un operativo de elementos de la Agencia Federal de Investigaciones, quienes catearon una finca en la calle Tercera Sur.

Dentro de la propiedad aseguraron una pick up Ford Lincoln Navigator 2007, un rifle 30-30 de los conocidos como mosquetón, varias cajas que contenían 703 cartuchos calibre 7.62 x 39 mm., 596 cartuchos 9 milímetros, 5 cartuchos 303 milímetros, 2 calibre 357, uno calibre 45 y otro calibre 22, además de varios cargadores para armas y dos máquinas contadoras de billetes.

Detuvieron a Enrique López Acosta de 30 años, informó personal de la Procuraduría General de la República. En el inusual operativo en el que intervinieron más de 50 agentes federales, estatales y municipales en dos situaciones diferentes, fue capturado para investigación al encontrarse en la casa donde se presumía estaba oculto un hombre que disparó e hirió a un guardia de seguridad de un centro nocturno.

Los medios de comunicación impresos no mencionarían a “El Kumbias” hasta el pasado 18 de enero del año en curso cuando el periódico digital “Entre líneas” publicó que autoridades policiacas detuvieron en Delicias a un hombre con varios vehículos robados y un arsenal el 16 de enero.

El detenido fue identificado como Sergio Alejandro Domínguez García, quien aseguró recibir órdenes de Enrique López Acosta, quien fue captado por las cámaras del C-4 cuando dirigía a un grupo de hombres armados que tomó por asalto el poblado de Creel, Chihuahua. El móvil de la agresión, según la procuradora Patricia González Rodríguez, fue privar de la vida a dos personas que formaban parte de la organización denominada “La Línea”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...