miércoles, 23 de marzo de 2011

Robo de Maiz, el nuevo negocio del crimen organizado


Bandas del crimen organizado equipadas con armas automáticas y camiones de carga están llevando a cabo robos a enormes depósitos de granos, en una señal de una creciente ilegalidad en partes del norte de México, informó Reuters. Los ataques a almacenes y camiones se han multiplicado y ocurren casi cada semana en Sinaloa, donde algunas de las peores heladas en décadas devastaron plantíos de maíz y vegetales el mes pasado, causando un alza en los precios de las cosechas que quedaron en pie y haciéndolas más atractivas para los delincuentes.

La inusual ola criminal en grandes estados exportadores de productos agrícolas es un nuevo dolor de cabeza para el Gobierno mexicano que batalla por mantener la imagen del país como uno de los mayores mercados emergentes. La Asociación de Almacenes Generales de Depósito (AAGEDE) dijo que el aumento de los robos comenzó hace uno o dos años y que muchos de sus afiliados están muy temerosos de proporcionar información sobre el número o tamaño de los incidentes.

El director de almacenaje de la firma mexicana ALMER, José Jiménez, comentó sobre un robo el año pasado en un pequeño pueblo del estado de Zacatecas en el que un comando armado vació un almacén con 900 toneladas de frijol, valoradas en unos 750,000 dólares, cargando 30 camiones en el curso de un día. La banda dejó cinco toneladas de frijol a residentes del pueblo para que no hablaran del robo y la policía llegó al sitio dos días después del incidente, comentó.

Muchos propietarios de almacenes están incrementando su gasto en seguridad, colocando protecciones tipo fortaleza, dijo el director de la AAGEDE, Raúl Millán. Las autoridades han avanzado poco en la identificación de los delincuentes. Algunos productores especulan que bandas del narcotráfico podrían estar utilizando recursos provenientes de la venta de grano robado para financiar actividades criminales.

Los ladrones pueden vender fácilmente cargamentos de semillas y maíz a intermediarios y mercados de las grandes ciudades porque los compradores preguntan poco sobre el origen de los productos. "Llegan 20, 30 encapuchados con camionetas y trailers (...) Están muy organizados", dijo Jesús Palomir de la asociación de productores agrícolas de Sinaloa.

Atraídos por precio del maíz

El estado de Sinaloa cultiva una quinta parte de la producción de maíz y la mayoría de los jitomates del país, pero también es conocido como el corazón del tráfico de drogas y hogar del poderoso cártel que lleva su nombre. Desde que el presidente Felipe Calderón lanzó una lucha contra los cárteles hace cuatro años, unas 36,000 personas han muerto en medio de la violencia del narcotráfico donde las bandas rivales se enfrentan entre sí y con fuerzas de seguridad.

Algunos analistas dicen que la campaña en la que participa el Ejército está debilitando a las bandas de la droga, obligándolas a obtener recursos con otras actividades criminales. Expertos opinan que los cárteles de la droga se están diversificando con extorsiones a una amplia gama de empresas y robos de crudo a ductos de la compañía petrolera estatal.

La semana pasada, hombres armados encerraron al propietario de un almacén en la ciudad de Los Mochis, en Sinaloa, y cargaron vehículos con maíz, de acuerdo con la policía local. Reportes de prensa dijeron que los ladrones se habían llevado 250 toneladas de grano. La policía estatal ha documentado cinco casos similares en lo que va del año pero dice que probablemente muchos más no han sido reportados.

"Se presentaron robos de semilla tanto a distribuidores como a productores en sus parcelas (...) Golpearon o robaron sus camionetas, o entraron a sus casas", dijo Adalberto Mustieles, quien dirige los servicios agrícolas en el Gobierno de Sinaloa.

Las bandas son atraídas por los elevados precios del maíz en México, que treparon más de un 30% en el primer trimestre del año debido a los daños a las cosechas y a los crecientes precios internacionales. Los futuros del maíz en Chicago han subido casi un 75% desde el verano pasado, acercándose a 6 dólares por bushel.

La percepción de un menor abasto en México, el cuarto mayor productor de maíz del mundo, también ha impulsado los precios e incentivado a las bandas a aumentar los robos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...