lunes, 28 de marzo de 2011

El narcotrafico se enriquece gracias a la miseria agricola


En México, los cárteles de la droga capitalizan las necesidades económicas de los campesinos al combinar la siembra de maíz, frijol o chile con la de mariguana.  Según un diagnóstico de la Comisión de Seguridad Pública del Senado de la República, elaborado con base en distintos estudios, 30% de los cultivos en el país “son mixtos”, es decir, la mariguana convive con el maíz, el frijol y el chile.

En 2009, la superficie en donde se produce droga aumentó 35%, lo que se traduce en cerca de 12 mil hectáreas. “En una situación comparativa, el precio que se paga al campesino por la producción de mariguana o amapola es muy superior al mejor negocio de cualquier otro producto lícito y, por supuesto, de los básicos como el maíz, el frijol y el chile”.

Droga usa más mano de obra

Es decir, los cultivos lícitos generan exponencialmente menos beneficios que la utilización de mano de obra y tierras agrícolas para la producción de las drogas ilegales”.  De acuerdo con informes de los órganos de inteligencia de México —a los que refiere la Comisión de Seguridad Pública del Senado— las zonas de siembra de estupefacientes se localizan en las principales cordilleras o cadenas montañosas de nuestro país: la vertiente del Pacífico, la Sierra Madre del Sur y las serranías de los estados de Oaxaca, de Chiapas y de Veracruz.

Por cada hectárea fumigada se siembran tres hectáreas, por eso se calcula un incremento de 200% en la superficie que se utiliza para siembras ilícitas.  Pero 30% de los cultivos fumigados por el Ejército resurge, afirman las autoridades.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado de la República, Felipe González González (PAN), propuso el jueves pasado una reforma integral a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable para establecer la definición de cultivos de uso ilícito e involucrar a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y a la Procuraduría General de la República (PGR) en la política de reconversión de cultivos.

González propone candados para garantizar que las zonas de cultivos de uso ilícito se atiendan “de manera diferenciada y prioritaria por las acciones del Estado”.  La Ley de Desarrollo Sustentable promueve e impulsa acciones para lograr el bienestar social y económico de los productores, de sus comunidades, de los trabajadores del campo y, en general, de los agentes de la sociedad rural, mediante la diversificación y la generación de empleo, aseguró González.

El “Triángulo dorado”

El diagnóstico muestra que los principales núcleos de siembra de estupefacientes se ubican en el llamado “Triángulo dorado”, donde se unen los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango.  El cultivo de la mariguana se presenta en la mayor parte del estado de Michoacán y para la amapola, la siembra se encuentra concentrada en gran parte de la sierra de Guerrero.

Se calcula que en 2010, más de 300 mil personas se dedicaron al cultivo y procesamiento de mariguana.  Según el reporte, en 2010 se han erradicado casi 20 mil hectáreas: nueve mil 950 de mariguana y más de 10 mil de amapola; lo que representa apenas 10% de la droga que circula en todo México.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...