martes, 15 de marzo de 2011

"Cuando agarro a un Zeta, lo mato. ¿Para qué interrogarlo?"


El día de ayer, Carlos Bibiano Villa Castillo habló de su labor como titular de Seguridad en Torreón. Según informa el sitio web, el general Villa Castillo ingresó al Ejército a los 16 años por orden de su madre. Fue el penúltimo de los 36 hijos que tuvo su padre con seis mujeres.

Es masón, dice ser incorruptible y leal hasta la muerte: "A mí no me da vergüenza decirlo: mi padre es el Ejército y mi madre la Patria. A ellos les debo todo. Me educaron, me adoctrinaron y me prepararon para esto".

Acompañaron al general durante un operativo, donde al iniciar aclaró: "Me gusta la adrenalina. Venir a patrullar. Cuando agarro a un Zeta o Chapo, lo mato. ¿Para qué interrogarlo? Que le vaya a decir a San Pedro lo que hizo. El Ejército tiene seguridad e inteligencia, no necesita información. El día que ellos me agarren a mí no me van a agarrar a besos. ¿Verdad? Me van a hacer pedazos. ¿Y qué? A eso estoy expuesto. El día que me toque, allí nos amarramos y punto".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...