sábado, 12 de febrero de 2011

Procurador culpa a riña entre civiles la masacre en bar "Butter Club"


El procurador de Justicia de Jalisco, Tomás Coronado Olmos, adjudicó el ataque al bar Butter Club, que costó la vida a seis personas, tres de ellos mujeres y entre los que se cuenta a dos extranjeros uno colombiano y otro venezolano, a una riña previa en el interior del antro. El fiscal se negó a reconocer que el ataque haya sido perpetrado por alguna organización delincuencial, pese a que se utilizaron granadas y armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas y del mismo crimen organizado, según se ha comprobado, lo que además motivó que la Procuraduría General de la República ya haya tomado participación en las investigaciones.

En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado del director de la Policía de Guadalajara, Fernando Sepúlveda, Coronado Olmos dijo que las primeras indagatorias indican que en el transcurso de la noche se suscitó un pleito entre dos grupos de personas, uno de los cuales salió con la amenaza de regresar y tomar represalias.

Según las suposiciones del Procurador, el otro involucrado salía del bar al filo de las 4.00 horas; al ser visto por los contrarios, comenzaron a disparar y arrojaron las dos granadas contra la puerta principal del antro, donde de inmediato cayeron varias personas con heridas de bala y por esquirlas del explosivo. Dos mujeres quedaron entre las puertas sin vida, al igual que un hombre en la banqueta frente al antro.

Los primeros en llegar al lugar fueron policías municipales de Guadalajara, que alcanzaron a escuchar las detonaciones hasta donde se encontraban, por lo que dieron la voz de alerta a la corporación a las autoridades estatales, quienes a su ve< dieron parte a las federales, por lo que la zona se llenó en minutos de miembros de las diferentes corporaciones, entre ellos militares.

Tomás Coronado Olmos deslindó a los encargados del bar de cualquier responsabilidad al argumentar que dentro del mismo no hubo armas de fuego y que todo sucedió por ataque de los delincuentes que estaban en el exterior.

Yanick Nordin, titular de los servicios médicos municipales de Guadalajara informó, por su parte, que en total se atendieron a 37 lesionados, cinco de los cuales se encuentran en estado de gravedad, en su mayoría con heridas provocadas por esquirlas de artefactos explosivos, aunque no reveló en qué centros hospitalarios se encuentran, ni si algunos fueron atendidos y dados de alta como se supone sucedió.

Ninguna de las autoridades presentes en la conferencia de prensa proporcionó datos sobre los atacantes, ni características de los vehículos utilizados, pese a que testigos dijeron que estaban a bordo de una camioneta Patriot o Cherokee, de color blanco y en uno o dos taxis, desde donde habrían disparado y lanzado las dos granadas que estallaron.

Mucho menos aceptaron la posibilidad de que se pudiera tratar del cumplimiento de las amenazas lanzadas por el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG)  Se informó que existen videos de grabación de un estacionamiento, mediante el cual podrían identificarse a los agresores, los cuales ya son analizados por las autoridades.

Además de las investigaciones de la Procuraduría Estatal, la Procuraduría General de la República en Jalisco dio inicio a una averiguación previa por tratarse de un acto de corte terrorista, en el que se utilizaron armas de calibre de uso exclusivo de las fuerzas armadas y detonaron artefactos explosivos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...