miércoles, 9 de febrero de 2011

Ejecutan a hombre que asesino a e asaltantes


Juarez.- El hombre que en enero pasado asesinó en defensa propia a 3 presuntos asaltantes, fue acribillado ayer junto con su esposa en Puerto Palomas. El doble crimen se cometió a unos metros de agentes ministeriales que estaban a cargo de la seguridad de las víctimas.

Alfredo Sandoval y su cónyuge, quien no fue identificada ayer, fueron ultimados en su propiedad, por un comando armado que primero disparó desde la calle; luego uno de los homicidas brincó el barandal de la humilde vivienda, para seguir disparando.

Los hechos se registraron aproximadamente a las 5:30 de la tarde, en la casa de Sandoval, el mismo inmueble donde mató a tres presuntos miembros de un grupo delictivo, a uno 400 metros de la línea divisoria con Nuevo México, Estados Unidos.

Ministerios públicos informaron que las víctimas iban saliendo de su domicilio para realizar un trámite y los agentes estatales encargados de su seguridad “se adelantaron unos metros” mientras que la pareja se regresó al domicilio; en esos momentos los sicarios dispararon.

Sin embargo, esto no concuerda con los puntos donde se localizaron los cadáveres. El cuerpo de Sandoval se encontró en el patio de la casa, a unos metros de la puerta principal, en medio de un charco de sangre. El cadáver de la mujer quedó en el interior, mientras que el vehículo de las víctimas –una Silverado con matrículas fronterizas ZTW-1623– estaba estacionada adentro.

Los peritos estatales recogieron más de 20 elementos balísticos. En el muro principal de la vivienda se observaron cuatro impactos de bala. La luz de la casa quedó encendida. Objetos personales de las víctimas quedaron en orden. En la oscura calle ningún vecino se atrevió a salir. Al lugar llegaron agentes de la Fiscalía General del Estado adscritos a Casas Grandes, y fue custodiado por un regimiento militar y un reducido grupo de federales.

Alfredo Sandoval tomó relevancia luego de accionar su pistola semiautomática calibre .380 contra las personas que por la fuerza irrumpieron en su casa la madrugada del domingo 23 del mes pasado. La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que los probables ladrones muertos fueron identificados oficialmente como José Luis Camacho Miranda de 40 años, con domicilio en la calle Sandino de la colonia México 68 en esta ciudad; Esteban Encarnación Córdova Duarte de 28 y radicado en la calle Capulín en la colonia El Granjero; así como Juan Ruiz Luévano, de 26 años, con domicilio en la colonia Postal.

De manera extraoficial trascendió que el grupo pertenecía a la organización autonombrada “La Línea” y era la primera vez que era visto en esa comunidad. Los hechos ocurrieron alrededor de las tres y media de la mañana, cuando el comerciante escuchó ruidos en la parte principal de la vivienda. Toda la familia dormía y cuando despertó escuchó ruidos en el exterior de la casa situada a menos de 100 metros de la línea fronteriza entre Puerto Palomas y Columbus, Nuevo México.

El yonkero observó cuando tres hombres vestidos a la usanza policial (pantalón y camisas en color azul marino) estaban rompiendo el candado de la reja principal, así que del cajón de su armario sacó la pistola y tras confirmar que estaba el cargador abastecido se acercó a la sala. Alfonso Sandoval llamó al 089 y tras decir que hombres armados estaban entrando a su casa pidió auxilio. El Centro de Mando (C-4) notificó a la comandancia de Policía Municipal y los agentes municipales acudieron al llamado.

Sandoval también llamó a la comandancia de la Agencia Estatal de Investigaciones y les explicó a los agentes la situación. Todos los policías se prepararon para un enfrentamiento con hombres armados, pero cuando llegaron al lugar, el comerciante ya había actuado en defensa de su vida y la de sus seres queridos.

El parte policial emitido en la agencia del Ministerio Público en el Distrito Galeana establece que los fallecidos portaban uniforme táctico en color azul marino, todos llevaban los rostros cubiertos con capuchas, uno de ellos llevaba chaleco antibalas y portaban armas de fuego de grueso calibre: escuadras calibre .45 y “cuernos de chivo”.

Autoridades de la Fiscalía en la zona norte y los militares asentados en la zona le ofrecieron protección, pero Sandoval rechazó el apoyo en reiteradas ocasiones. Versiones extraoficiales indicaron que los presuntos delincuentes acudieron al lugar con la intención de asesinar al comerciante, ya que se había negado en reiteradas ocasiones a cubrir los pagos por extorsión que le estaban exigiendo. (El Diario)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...