miércoles, 9 de febrero de 2011

Carteles tambien trafican joyas, oro y petroleo



Además del narcotráfico y la trata de personas, los cárteles mexicanos participan en el tráfico internacional de piedras preciosas, oro, petróleo y joyas arqueológicas, asegura un informe de la organización estadunidense Global Financial Integrity, dedicada a promover acciones contra el lavado de dinero a escala internacional, publica el portal excelsior.com.mx. El reporte "Crimen Transnacional en el Mundo en Desarrollo", dado a conocer ayer, señala que las mafias mexicanas participan en estas seis grandes actividades delictivas que, en el mundo, generan ingresos anuales por 371 mil 860 millones de dólares.

La organización no lucrativa con sede en Washington compara a las bandas mexicanas con grupos delictivos de Nigeria, Afganistán, Australia, Brasil, Myanmar, Colombia, Kenia, Madagascar, Tanzania y Zambia, los cuales venden o hacen trueque con piedras preciosas para lavar dinero o financiar a grupos rebeldes antigubernamentales. Este contrabando genera en el mundo 860 millones de dólares al año.

Se diversifican cárteles: trafican joyas y petróleo

El crimen organizado de México, además de drogas y trata de personas, contrabandea petróleo, piedras preciosas, oro y joyas prehispánicas, según una investigación denominada Crimen Transnacional en el Mundo en Desarrollo, realizada por Global Financial Integrity (GFI), una institución sin fines de lucro de Washington. Los traficantes mexicanos participan en seis de los 12 grandes rubros "clave" incluidos en el documento: Estupefacientes, tráfico de personas, diamantes y gemas de color, petróleo, arte y propiedad cultural y oro, con ingresos anuales de 371 mil 860 millones de dólares.

La investigación no detectó a mexicanos en el tráfico transnacional de Fauna y Flora, de órganos humanos, de armas ligeras, de madera, de recursos pesqueros y en la falsificación de farmacéuticos, electrónicos y cigarrillos, cuyos ingresos mundiales suman 278 mil 700 millones de dólares. El organismo especializado en el estudio de los flujos de dinero ilícito afirma que estos recursos salen de los llamados países del tercer mundo hacia las naciones desarrolladas. Este recurso se genera en tres formas: La primera, a través del cobro de sobornos y de los robos de funcionarios de gobierno; la segunda, a través de la actividad criminal y, la tercera, mediante la evasión de impuestos comerciales.

"El componente criminal es el más difícil de estimar", dice el organismo dirigido por Raymond W. Baker, autor de El talón de Aquiles del capitalismo, que en un informe reciente ubicó a México como el tercer país del mundo que expulsó más dinero ilícito de 2000 a 2008: 416 mil millones de dólares. En ese mismo periodo, según GFI, China fue el primer expulsor de dinero sucio con 2 billones 180 mil millones de dólares, seguido por Rusia con 427 mil millones de dólares. El organismo tiene en su consejo directivo a Moisés Naím, editor de la revista Foreign Policy, al politólogo Francis Fukuyama y a Jack Blum, ex investigador del subcomité de Narcóticos, Terrorismo y Operaciones Internacionales del Senado de EU.

En cuanto a la distribución de las ganancias, el estudio ilustra la inequidad existente entre los países consumidores y los países productores de los bienes que son traficados. En narcotráfico, que es el más lucrativo de los 12 rubros analizados en el estudio, el crimen organizado de Estados Unidos se llevó en 2008 una ganancia de 29 mil 600 millones de dólares por la venta de cocaína en su mercado interno. Lo que equivale a cuatro y media veces las ganancias de seis mil 680 millones de dólares que, según la agencia de noticias Reuters, se esperan este 31 de marzo para Toyota, el fabricante de autos más grande del mundo.

Ese mismo año, los traficantes internacionales, como los cárteles mexicanos, se llevaron cuatro mil 600 millones de dólares, el 13 por ciento de las ganancias. Los productores de la hoja de coca, se llevaron menos, 500 millones de dólares en conjunto, el 1.4 por ciento de las utilidades brutas. Los traficantes locales se llevaron el 1 por ciento, 400 millones de dólares.

Petróleo

Desde Los Zetas de México hasta los Egebesu Boys de Nigeria han aprovechado la demanda global e indiscriminada de petróleo para financiar sus actividades criminales y violentas, dice el estudio que cuantifica el mercado negro del crudo a nivel mundial en unos 10 mil 800 millones de dólares. "Involucra el robo directo del petróleo de los ductos, frecuentemente a través de válvulas instaladas ilegalmente. Los fondos derivados de este petróleo son usados con frecuencia para financiar a militantes, criminales y funcionarios de gobierno corruptos", explica.

Agrega que, según un informe del Instituto de Estados Unidos para la Paz (USIP), el robo de petróleo (oil bunkering) "prospera en un clima de inestabilidad, conflicto y caos político", y que se ha sabido que los militantes políticos de Nigeria e Irak, así como los cárteles de la droga de México, financian sus operaciones a través del robo de petróleo. El documento, editado por Jeremy Haken, un especialista en conflictos africanos en la era de la globalización, revela también que en un mundo sediento de hidrocarburos, los traficantes de crudo suelen castigar sus precios.

"Según Robert Baer de Time Magazine, en 2007 las milicias iraquíes en Basora estaban vendiendo el petróleo robado entre 10 y 12 dólares por barril y los compradores se las arreglaban para enviarlo a Dubai donde se vendía a 30 dólares por barril colocado en el puerto. Según Baer, los traficantes sólo pueden aspirar a una ganancia de 4 por ciento", dice. Ese mismo año el crudo se disparó desde los 50 hasta rozar los 100 dólares.

Tocan también el oro y el arte prehispánico

El informe Crimen Transnacional en el Mundo en Desarrollo, Global Financial Integrity (GFI) documenta que las bandas de México, al igual que sus homólogas en Afganistán, Australia, Brasil, Myanmar, Colombia, Kenia, Madagascar, Sri Lanka, Tanzania y Zambia, venden o hacen trueque con piedras preciosas para financiar movimientos rebeldes, acciones criminales, lavar dinero o para obtener ganancias. Este contrabando genera 860 millones de dólares al año.

Thomas Naylor, autor de El bajo mundo de las gemas, informa que las piedras preciosas terminan en las grandes capitales de América, Asia, Oriente Medio y Europa. "Naylor menciona a Bangkok, Tailandia, como un importante lugar para el corte y la venta al mayoreo de las piedras que tienen como destinos finales a Nueva York, Mumbai, Tel Aviv, Londres y Ginebra", dice el texto. Negocio por el que mineros de los países en desarrollo reciben menos de un dólar al día por extraer las piedras.

Dorado negocio

En momentos en que el precio del oro se empieza a disparar porque según el creador del Euro, Robert Alexander Mundell "es el termómetro de la inflación", de la salud de la economía, el crimen organizado de México también participa, igual que sus homólogos de China, Sudáfrica, Rusia, Perú, Indonesia, Ghana, Uzbekistán, Papua Nueva Guinea, Brasil, Malí y Argentina, en la venta ilegal del metal dorado. Sus compradores son India, China, Estados Unidos, Alemania, Turquía, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Suiza, Vietnam y Rusia, principalmente.

La cultura del robo

En este rubro, el documento remite a la última investigación exhaustiva del robo mundial de bienes culturales del Consejo Internacional de Museos en Gran Bretaña, titulada Stealing History, de Neil Brodie, Jenny Doole y Peter Watson, que aporta anécdotas poco conocidas de la exposición Los Mayas que estuvo en el Antiguo Colegio de San Ildefonso en 1999. "Los Mayas fue transferida del Palazzo Grassi de Venecia a México sin algunas de sus piezas en exhibición. Los artefactos, originalmente extirpados ilegalmente de México, fueron reportados como 'retirados' por curadores de museos europeos que creían que el gobierno mexicano podía impedir que volvieran a salir nuevamente de México", dice. (SIPSE)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...