miércoles, 2 de febrero de 2011

Balacera en Guadalupe, Zacatecas


Aunque pareciera que hay tensa calma en Zacatecas, no es así, la incertidumbre de los zacatecanos los ha orillado a no llevar a sus hijos a la escuela o ir por ellos temprano y estar pendiente de las redes sociales, ante la amenaza de nuevos enfrentamientos armados.

Esta mañana, las calles de la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe lucen vacías, a comparación de un día cualquiera de la semana.
Eran las 8 de la mañana, las entradas de las escuelas estaban despejadas y no había el típico padre de familia que se le hizo tarde, o del que se estaciona en doble fila para que su hijo ingrese al plantel sin preocupación. Hoy el día fue diferente.

En un recorrido del personal de Zacatecasonline por las instituciones educativas de la zona conurbada se corroboró que no se suspendieron las clases por instrucciones de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC). Sin embargo, los padres de familia tomaron sus propias precauciones y omitieron el aviso de la SEC y no llevaron a sus hijos a clases.

El pánico se apoderó de los padres de familia y en escuelas como la Eulalia Guzmán Barrón y el Instituto del Carmen, donde se registró menos del 40% del alumnado, debido a que los planteles se ubican cerca del lugar de los hechos ocurridos ayer.

Las recomendaciones que tomaron las instituciones educativas fue el mantener sus puertas cerradas y terminar las clases a las 12 del medio día, mientras que los alumnos serían entregados en el acceso principal de la escuela por los maestros a sus padres.

Desde el medio día ha causado alarma el rumor de que se advierte a la población que habrá enfrentamiento una vez más en el transcurso de la tarde. Esta situación se ha extendido a municipios como Fresnillo y Calera, en este último, incluso ya regresaron a los alumnos de secundaria a sus casas.
En tanto, en el Centro Histórico de la capital, ante el fuerte rumor de que había ocurrido otra balacera o que podría ocurrir, varios de los comercios permancen cerrados y se observa menor circulación vehicular y de peatones.

Personas alarmadas en las inmediaciones de Bonaterra
En las afueras del fraccionamiento residencial Bonaterra, donde se suscitó la refriega de anoche, aún permanecían al menos cuatro automóviles baleados, manchas de sangre en el piso y algunos casquillos percutidos.

Dueños de los establecimientos comerciales de la zona cambiaban sus cristales que fueron rotos tras el impacto de las balas. En las fachadas de los comercios como Planchado Rápido, Casas San y las oficinas del Fideicomiso de Fomento a la Minería también fueron aparentes los rastros de la balacera.

Uno de los vecinos del lugar comentaba “nomás para que vean, que nos trae de bueno tener a un lado al gobernador Miguel Alonso Reyes”, quien vive en el fraccionamiento Bonaterra. El acceso a la zona residencial se encontraba cerrado y en el interior se pudo observar la presencia de un grupo de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) que resguardan el domicilio del mandatario estatal. (Zacatecasonline)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...