miércoles, 23 de febrero de 2011

Ataques a familiares de sicarios, cada ves mas comun


Juarez.- La Comisión Estatal de Derechos Humanos detectó 10 zonas en Ciudad Juárez, Chihuahua, en donde la guerra entre los cárteles ha llevado al exterminio de por lo menos 200 familias, reveló el visitador de esta institución, Gustavo de la Rosa Hickerson.

"Dos se ubican en el extremo poniente, dos en el suroriente, una junto al Río Bravo y otras en el centro de la mancha urbana de la ciudad, mientras que en El Valle de Juárez la situación es extremadamente dramática ya que han terminado con familias completas integradas por seis y siete miembros, ahí es el extremo total, terrorismo", agregó.

Expresó que esta situación comenzó a presentarse a partir de junio o julio del 2009, cuando supuestamente fue asesinado un hijo de El Chapo, y "se dio una respuesta violenta, en donde los cárteles empezaron a asesinar a los familiares de los activos; los activos de cada grupo, como dicen, andan alevantados, es decir, que se encuentran en la clandestinidad, en otras ciudades y nada más se mueven para cometer sus delitos, sus ejecuciones".

Sin embargo, agregó, en las ciudades viven los familiares de aquellos muchachos que se involucraron en el crimen organizado y como no es fácil golpear al "activo", entonces han establecido una especie de "terrorismo interdelictivo", en donde golpean a las familias y llegan incluso a matar a niños de la familia del "activo adversarial", situación que ha llevado al extinción de familias completas y lo más dramático es que matan a tres o cuatro miembros y el activo sigue "vivo".

Indicó que este escenario es lo que ha hecho que en Ciudad Juárez el número de homicidios haya crecido tanto a partir de junio del 2009.  Reiteró que la CEDH ha ubicado a por lo menos 200 familias en esta frontera que han sido exterminadas, "nos llega el dato de que alguien de la familia se involucró en el narcotráfico, pero el que murió no tiene nada que ver".

"Este puede ser el caso de la familia Reyes Salazar; todo mundo sabe que uno de los muchachos era chofer de El Riquín, inclusive cuando todavía no lo detenían, la misma familia exigía que lo detuvieran respetándole la vida y finalmente así fue, él está en Matamoros, pero a los otros que han asesinado, nos consta que son personas de bien, son trabajadores, son panaderos y nunca dejaron de serlo", agregó.

Expresó que esta información está en manos de las autoridades para que diseñen estrategias de protección para las familias. "Los dos cárteles están aterrorizados, uno frente al otro, el problema es que en lugar de que baje el nivel de violencia, están buscando una manera de ser más salvajes, más crueles y sube el nivel de terror y el nivel de respuesta", indicó.

Reiteró que la autoridad conoce perfectamente lo que está sucediendo en estas zonas y deber estar diseñando operativos de protección. "Casi creo que el único freno a este nivel de hiperviolencia es que los cárteles vuelvan a respetarse entre sí y establezcan reglas de juego; ya que no podemos someterlos al Estado de Derecho, que se sometan a su propio Estado de Derecho", concluyó.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...