miércoles, 12 de enero de 2011

Mueren 2 niñas por fuego cruzado en Jalisco


La guerra entre grupos del crimen organizado cobró víctimas inocentes. El atentado contra una tienda de abarrotes en la colonia Del Fresno, culminó con el asesinato de dos niñas de 8 y 12 años, además de cuatro jóvenes que resultaron heridos de gravedad, entre ellos las dos personas (dueños del establecimiento) contra quienes iba dirigido el ataque. Los hechos ocurrieron al filo de las 14:30 horas afuera la tienda "El Gallo", instalada en la finca número 1793 de la calle Fresno a su cruce con la calle Encino.  El negocio era atendido por los hermanos Gustavo Díaz, de 25 años, y Francisco Javier Díaz, de 40. Como en ese momento no había clientes, se sentaron afuera del local para platicar.

Frente al establecimiento se estacionaron dos automotores, un Nissan Sentra y un Volkswagen Jetta de color blanco; tres de los tripulantes descendieron y sacaron armas de fuego cortas, con las cuales comenzaron a disparar a diestra y siniestra, primero contra los consanguíneos afuera del establecimiento, además de la fachada del negocio. Después de vaciar sus cargadores, los agresores escaparon con dirección al poniente. Los tipos de los autos jamás se fijaron que personas inocentes pasaban por el lugar al momento del tiroteo. Además de herir a los tenderos, lesionaron a dos jóvenes a pocos pasos; lo más grave, asesinaron a las dos menores que justo en ese instante se dirigían al establecimiento a comprar refrescos.

En cuanto se escucharon los disparos, familiares de las niñas corrieron hacia la tienda, después de encontrarlas tiradas en la banqueta llamaron a las ambulancias. Paramédicos de la Cruz Roja y Cruz Verde se movilizaron al sitio del ataque, pero sólo confirmaron el deceso de las pequeñas. La Policía Municipal así como la Estatal llegaron a este lugar para recabar datos de los agresores escuchando los gritos de algunos vecinos "fueron los del carro blanco, un Jetta fueron los que dispararon ¡búsquenlos!"

Se supo que al filo de las 17:00 horas uno de los responsables de la balacera fue detenido.  Las niña fallecidas contaban con 12 y 8 años de edad, identificadas como las hermanas Evelin y Betsy de apellidos Hernández García, ambas vecinas de la calle Cerro de San Cristóbal en el fraccionamiento Chulavista en Tlajomulco de Zúñiga. Las menores fueron con sus padres a visitar a su abuela, quien tiene un negocio de frutas en la misma calle del Fresno. La menores pidieron permiso para ir a la tienda a comprarse un refresco, momento en que quedaron a mitad de la balacera. Ambas fueron reconocidas por su madre Guadalupe García Hernández, quien estaba devastada por lo acontecido.

Los dos peatones lesionados son Karla Janet Elvia Aviña y Luis Javier González Suárez, ambos de 18 años; quienes solamente pasaban por el sitio, pues se dirigían a sus domicilios. Los muchachos sufrieron lesiones leves y fueron trasladados a la Cruz Verde Leonardo Oliva. Los hermanos a quienes iba dirigido el ataque trataron de esconderse en su negocio, pero fueron alcanzados por las balas. Se trata de Gustavo Díaz, de 25 años, y su consanguíneo Francisco Javier Díaz, de 40 años. Ambos fueron internados en la Clínica 46 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Personal del área de Homicidios Intencionales de la Policía Judicial inició las primeras investigaciones, entrevistando a testigos de esta agresión, en tanto, el fiscal adscrito Servicio Médico Forense inició con las investigaciones. Peritos en criminalística aseguraron 30 cascajos de los calibres .9 milímetros y .38 Especial.

Los vecinos de la colonia Del Fresno piden al alcalde Aristóteles Sandoval que ponga mano dura "que a su director de la Policía, Servando Sepúlveda, porque su Policía no hace nada para combatir el delito, sus patrulleros sólo se pasean y a los verdaderos delincuentes ni siquiera los revisan, estamos hartos que no se haga nada y sólo se presuma, tampoco el Secretario de Seguridad, 'El Güero', este Nájera, no hace nada con sus patrullas de los negros", explicaron vecinos indignados.

Se presume que el móvil de la agresión fue por líos entre traficantes de droga que operan en la colonia, pues varios vecinos indicaron que los hermanos Díaz, son señalados como distribuidores de droga al menudeo, aunque tampoco nadie lo había denunciado en el pasado. Un total de 32 casquillos percutidos de calibre .45 y .9 milímetros quedaron esparcidos sobre calle y la banqueta, en un radio aproximado de tres a cuatro metros. (El Occidental)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...