domingo, 16 de enero de 2011

Le mutilan la manos y le dejan "narcomensaje"


Los Mochis, Sinaloa.- Un vecino de la colonia Alamos fue encontrado ejecutado de dos tiros en la cabeza. Tenía sus manos mutiladas y un letrero con mensaje amenazante para robacarros. Al occiso lo habían perseguido varios individuos por calles de la colonia Raúl Romanillo. Le realizaron varios disparos hasta que finalmente los neumáticos averiados obligaron al chofer a detenerse.

En la unidad andaban tres individuos. Dos lograron escapar de las garras de los criminales y el tercero no. Fue el que encontraron ejecutado como a las siete de la mañana, en las cercanías del ejido 5 de Mayo, a la orilla de un camino que conduce hacia el campo La Arrocera.

Estaba a unos 800 metros hacia el oriente de la carretera Los Mochis-San Blas. Fue identificado como Mario Eduardo Flores Adán, de 21 años, con domicilio por la calle Monterrey 1467, en la colonia Alamos Dos. Presentaba dos impactos de bala en la cabeza que le provocaron la muerte de manera instantánea. Sufrió traumatismo craneoencefálico.

Junto al cuerpo las autoridades encontraron dos cascajos, uno de 9 milímetros y otro 40 milímetros. Se encontraba boca abajo. Los que le dieron muerte le cortaron ambas manos, para colocárselas a manera de "pisapapel", sobre una cartulina blanca donde escribieron el mensaje siniestro: "esto les va a pasar a todos los robacarros, hijos de su p... madre".

En corporaciones policíacas se logró saber que el ejecutado contaba con historial delictivo. Se le involucra en hechos como robo simple, robo violento, portación de arma de fuego, contra la salud y como ladrón de autos.

EL "LEVANTÓN"

El "levantón" ocurrió alrededor de la medianoche del jueves. Varios individuos en al menos dos vehículos persiguieron por calles de la colonia Raúl Romanillo al ahora ejecutado, que andaba a bordo de un automóvil Malibú color gris arena, modelo 1993, con placas extranjeras.

Los disparos que realizaron pusieron en alerta a los habitantes del populoso asentamiento humano. La persecución terminó frente a un domicilio ubicado por Eucalipto y Privada Febrero. Eran tres los ocupantes del automóvil. A una cuadra de distancia los sicarios le dieron alcance a Mario Eduardo y se lo llevaron.

Los otros dos se les escabulleron.

El auto presenta cuatro impactos, tres en la parte trasera y otro en uno de los costados. Dos de los neumáticos quedaron dañados. El vehículo fue encontrado hasta las ocho de la mañana. Fue depositado en el "corralón" del ejido México.  (El Sol de Sinaloa)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...