lunes, 10 de enero de 2011

Record de ejecucciones en Jalisco al comienzo del año


Los ajustes de cuentas del crimen organizado han alcanzado niveles nunca antes vistos en Jalisco, tan sólo el año pasado las muertes violentas fueron 1,001, de las cuales más de 85 por ciento están vinculadas con ajustes de cuentas o relacionadas con el control de la venta de drogas, según información proporcionada por personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco (PGJEJ).

Si el año pasado fue el más violento que se haya visto en la entidad, este 2011 comenzó más agresivo, pues tan sólo en nueve días del mes de enero se han registrado 26 ejecuciones vinculadas a la venta de narcóticos.

En enero del año pasado, hasta el día 31 hubo 29 muertes violentas, incluyendo problemas entre pandillas, riñas y cuestiones ajenas a los ajustes de cuentas, lo que se tradujo en que el 60 por ciento de los crímenes fueron por cuestiones vinculadas a la disputa de las “plazas” de la mafia. En el área metropolitana y zona centro del estado, en nueve días han ejecutado a 26 personas, las cuales superan a todas las que hubo en el mes de enero del 2010. Si la tendencia se mantiene, el año pinta para superar con facilidad las muertes ocurridas en el pasado 2010.

Además, registros periodísticos indican que el 80 por ciento de las ejecuciones ocurrieron en la Zona Metropolitana de Guadalajara. La disputa de las plazas comenzó con fiereza tras el encarcelamiento de los hermanos Juan Carlos y Oscar Orlando Nava Valencia.

Su captura ocurrió en el mes de febrero del año pasado en Tlajomulco de Zúñiga, a raíz de ello el grupo que comandaban se fragmentó en dos, y cada uno fue apoyado por distintas mafias, entre las que está el Cártel de Sinaloa y el grupo armado de La Familia Michoacana, La Resistencia. Tras esta captura, la disputa se tradujo en una guerra. Las autoridades, señalan que ellos son los responsables de los crímenes que ocurren en Jalisco y que se ha extendido hasta Colima.

Posteriormente se produjo la caída de Ignacio Nacho Coronel Villarreal, quien comenzó a descuidar las plazas del Cártel del Pacífico. Su situación se agravó luego de que un grupo aliado de los Beltrán Leyva y Los Zetas secuestraron a su hijo, Alejandro Coronel, quien fue victimado en la primera semana del mes de abril del 2010 en el complejo residencial El Tigre, en la zona del club de golf Green Bay.

Datos de la propia fiscalía estatal detallan que fue el 27 de mayo cuando comenzaron a aparecer los cadáveres en bolsas negras, en cobijas, desmembrados, colgados y decapitados en Jalisco, en donde los grupos de la delincuencia organizada, como Los Valencia, Cártel de Sinaloa y La Familia, entre otros, comenzaron a “calentar” la plaza.
Una de las características en los cuerpos que han sido hallados en diferentes puntos de la ciudad, es que han sido torturados. Los métodos de tortura van desde los simples golpes, descargas eléctricas en los pies y las mutilaciones. Este último método es conocido como “La Tortura China”, el cual consiste en atar un alambre en alguna de las extremidades de la víctima.

Luego, los torturadores empiezan a apretar el alambre dándole vueltas, con lo que se interrumpe la irrigación de sangre. Poco a poco, y de manera dolorosa, el alambre va desprendiendo la extremidad de la persona, hasta que se la cercenan. Pero la tortura no para con la mutilación de un solo miembro, pues ha habido casos en los que la persona sufre la amputación de dos o más extremidades, incluyendo los genitales. (Milenio)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...