domingo, 16 de enero de 2011

"El Tomate" delata la estructura del Cartel de Sinaloa en Tijuana


Por lo menos diez delincuentes fueron confirmados por Jesús Israel de la Cruz López “El Tomate” ante sus captores como integrantes de “Los Teos” ahora al servicio independiente del cártel de Sinaloa. Aún cuando él no era parte de la estructura criminal sinaloense, sí tuvo acceso a información por parte de sus “jefes”, quienes informaron cómo en noviembre 2010, desde Sinaloa llegó una avioneta para trasladar a tres narcotraficantes hasta aquel estado y sostener negociaciones con Ismael “El Mayo” Zambada.

Jesús Israel de la Cruz López “El Tomate” aún no formaba parte del cártel de Sinaloa. Nunca se entrevistó con los líderes de esa organización criminal, aunque sí lo hizo con uno de sus representantes en Los Mochis. En noviembre de 2010, fue citado en aquel municipio por su jefe, a quien en declaraciones sólo identificó como “El Fantasma”. Este delincuente a su vez había recibido la orden de Alfredo Arteaga “El Aquiles”. La versión que delató “El Tomate”, indica que tres hombres fueron citados en Los Mochis, René Arteaga “La Rana”, “El Chore” y “El Fantasma”, los tres igual que Cruz López, habían sido parte de la célula delictiva de Teodoro García Simental en Rosarito y Tijuana, y estaban en busca de una nueva colocación en la estructura criminal nacional.


Lo que contó el delincuente acusado de colaborar en el asesinato de policías durante la cruenta ola de violencia del año 2008, fue que los líderes del cártel de Sinaloa enviaron una avioneta a Baja California para trasladar hasta aquel estado a “La Rana”, “El Chore” y “El Fantasma”. A Cruz López lo mandaron vía carretera en el segundo piso de un tráiler manipulado para carga.

Los tres primeros fueron recibidos por Ismael “El Mayo” Zambada en alguna ciudad de Sinaloa. El capo de la droga habría llegado a un arreglo con ellos para que cada uno, de manera independiente entre sí, se dedicara al trasiego de droga en Tijuana y Rosarito, para el cártel que lidera junto a Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“El Tomate” no llegó al encuentro con Zambada. A él lo detuvieron en Los Mochis y ahí lo recibió un lugarteniente de la organización criminal sinaloense. Le dijo –según relató el detenido– que sabían de su historial criminal, de las ejecuciones, que había sido policía, que traficaba y que había trabajado para “El Teo”, pero que para ellos era nuevo y por lo tanto lo pondrían a prueba. Le dieron paquetes de marihuana para que los trasladara hasta esta frontera y fueran internados en los Estados Unidos.

“El Tomate” podía sentirse reclutado pero no integrante aún del cártel de Sinaloa.

En esa calidad estaba cuando el martes 4 de enero de 2011 fue detenido por elementos del Ejército Mexicano asignados a la II Zona Militar bajo el mando del General Gilberto Landeros Briseño. Los soldados llegaron hasta él luego que la Policía Municipal de Tijuana del Capitán Gustavo Huerta, detuvo a su hermano Isaac de la Cruz López, y éste los condujo hacia “El Tomate”.

Isaac fue detectado como por los municipales como parte de un trabajo de inteligencia y coordinación que la secretaria tiene con la Policía Estatal Preventiva y el Ejército. Que vías semanas atrás habían aportado informes respecto a los vehículos y zonas de acción de la célula encabezada por “El Tomate”, las autoridades conocían que Israel iba y venía de Guadalajara, pero su hermano le estaba sirviendo de brazo operativo.

Uno de los carros identificados fue detectado de manera incidental y mal estacionado en la delegación San Antonio de los Buenos, cuando los municipales lo abordaron para revisión Isaac de la Cruz intentó huir, lo detuvieron y de manera inmediata lo identificaron como hermano de “El Tomate”.

No batallaron, para protegerse les dijo que podía llevarlos con su hermano, en ese momento la secretaría de seguridad contactó a las fuerzas armadas que basadas en una orden de aprehensión por homicidio, fueron por el ex policía homicida a una casa localizada en la avenida Lázaro Cárdenas del ex ejido Francisco Villa en las inmediaciones del bulevar 2000.

Las células de Sinaloa

Después del trasiego de pequeñas cantidades de droga para el cártel de Sinaloa, “El Tomate” demostraría su capacidad criminal a la estructura de “El Mayo” Zambada, hasta pasar el periodo de prueba y finalmente ser integrado como jefe de una célula en Tijuana.

Dijo a sus captores Cruz López que su antes jefe “El Fantasma” le platicó del encuentro con Ismael Zambada, y la estrategia que el cártel de Sinaloa trae para asentar su presencia en Tijuana, Baja California. La idea, es reclutar jefes de célula independientes que laboren todos para esa organización criminal. Sin un representante de base, los únicos que mantienen contacto directo con “El Chapo” y “El Mayo”, son Alfredo Arteaga “El Aquiles” y René Arteaga “La Rana”, pero ni así son considerados los líderes del cártel de Sinaloa en Tijuana.

La forma de actuar de Guzmán y Zambada, es tener muchos líderes de célula en lugar de empoderar a una sola persona, explicó “El Tomate”, y las áreas de inteligencia reflexionan esta estructura en los negativos resultados que han tenido en el cártel de Sinaloa cuando alguno de sus miembros se apodera de un territorio o zona de acción, como sucedió con los Beltrán Leyva, con Ignacio Coronel y con Édgar Valdez Villarreal “La Barbi”, quienes llegaron a tener tanto poderío que finalmente se escindieron de la organización sinaloense, se convirtieron en enemigos del cártel y crearon sus propias mafias.

Bajo esta lógica, explicaron los investigadores a ZETA, la nueva forma de trabajar del cártel de Sinaloa, de fomentar la creación de células independientes en un mismo territorio, les evita el protagonismo criminal, y en Tijuana, así pretenden apoderarse de la zona que tímidamente aún ostenta el cártel Arellano Félix, bajo la débil presencia de Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”.

En sus declaraciones Jesús Israel de la Cruz López, incluyó detalles. Él mismo llevó a las autoridades, incluido un Ministerio Público Federal, a casas de seguridad donde fueron localizadas armas y droga.  De hecho, tomando la información del criminal, elementos de la II Zona Militar llegaron hasta el Valle de la Trinidad donde detuvieron a una persona y confiscaron una avioneta Cessna con 356 kilos de marihuana que había arribado procedente de Sinaloa.

En promedio una aeronave de esas características transporta 400 kilos de marihuana y se realizan unos cinco viajes por nave por semana entre Sinaloa y Baja California. En Rosarito, “El Tomate” guió a las autoridades hasta una casa donde se detuvo a tres personas, Eduardo Aguirre Villegas, Fernando López y Miguel Ángel Leyva Laureano, y se decomisaron dos kilos y medio de crystal.

La red de vínculos que estableció “El Tomate” sobre los delincuentes que trabajaban para Teodoro García Simental “El Teo” y ahora lo hacen de manera directa para el cártel de Sinaloa al encabezar una célula, dio a las áreas de inteligencia de Baja California, elementos para estructurar la base del cártel de “El Chapo” Guzmán en Tijuana.

Por principio aseguró Cruz López que los únicos dos personajes que mantienen contacto directo con “El Chapo” o con “El Mayo”, al menos del lado de los conocidos en Baja California como “Los Teos” son “El Aquiles” y “La Rana”.  El resto de las células estarían integradas por personas hasta el momento identificadas en el Consejo Estatal de Seguridad Pública de Baja California y en relación a las declaraciones del “El Tomate”, en la siguiente lista:

* Juan Valencia Cruz “El Pelo”.
* José Luis Mendoza Uriarte “El Güero”.
* Paúl Salomón Sauceda “EL Paúl”.
* José Juan Trejo Gutiérrez “El Chapito”.
* Jesús Rangel Peña “El Enano”.
* Francisco Javier Íñiguez Farías “El Perro”.
* Víctor Dariel García Ontiveros “El Abuelo”.
* Noé Benjamín Domínguez Martínez “El Choco”.
* “El Chore”.
* “El Fantasma”.

Esta versión de la estrategia del cártel de Sinaloa de tener células en lugar de organización criminal, habría desintegrado el grupo de “Los Teos” en lo particular, pero los mantendría unidos en relación a las batallas que libran con enemigos criminales como Juan Francisco Sillas Rocha “El Sillas”, o contra José Soto “El Tigre” y Eduardo Guajardo Hernández “El Güicho”, estos últimos intentaron en octubre de 2010 robarle un cargamento de droga a “El Aquiles”, pero su impericia para cometer el delito terminó en el decomiso por parte de la Policía Municipal de Tijuana de 136 toneladas de marihuana.

Homicidios: el fuero común contra “El Tomate”

A pesar de los señalamientos como homicida múltiple y cabeza de un grupo de narcomenudistas, al momento de la captura, la única orden de aprehensión que existía en contra de Jesús Israel de la Cruz López “El Tomate”, es la 709/09 radicada en el Juzgado 7mo Penal por homicidio calificado con premeditación y ventaja.

Cometido el 13 de marzo de 2009 en contra de Filiberto David León Ceja en el número 6630 de la avenida Las Plazas, fraccionamiento del mismo nombre.  El expediente se consignó el 11 de noviembre y la orden se otorgó el 15 de diciembre de 2009. En su declaración Isaac Cruz, hermano y cómplice del ex policía metido a homicida y traficante, indicó que su hermano había regresado de Guadalajara a mediados de diciembre y que un grupo contrario lo había amenazado de muerte, razón por la cual “El Tomate” envió un grupo a enfrentarlos.

Detalló que ésos fueron precisamente los protagonistas de la balacera la tarde el 30 de diciembre en la casa ubicada en el 20002-B de la avenida Gardenias en el fraccionamiento Conjunto Habitacional Bugambilias, en la inmediaciones del estadio de beisbol en el oriente de la ciudad.

Uno de los presuntos enemigos de Cruz fue asesinado en el lugar, el arma larga que usó para defenderse no había sido empleada en otro acto delictivo, sin embargo las armas empleadas por los atacantes, presuntos operadores de “El Tomate” de acuerdo a lo dicho por su hermano, salieron positivas en las siguientes averiguaciones previas:

418/08/201, asesinato cometido el 14 de noviembre
de 2008 en Plaza Patria.
7630/09/206, disparos a casa en el Cañón de Sáinz
el 5 de noviembre de 2009.
250/09/201, homicidio en Infonavit latinos el 21 de julio de 2009.
349/10/206, disparos a casa en la colonia Medina
Mediterráneo el 27 de enero de 2010.
565/10/201, un homicidio cometido el 24 de noviembre
de 2010 en la Ruta Matamoros.
El Ministerio del Fuero Común aún está recibiendo
y corroborando información al respecto.

Policías: los miedos

De acuerdo a información vertida por policías, Israel de la Cruz llevaba varios años amenazando e intimidando policías, particularmente a los de grupos especiales, para que dejaran de hacer su trabajo. Tras la captura del “El Tomate” concretada entre la noche del 4 y la madrugada del 5 de enero, se empezó a correr la versión entre la policía municipal de una amenaza advirtiendo del asesinato de policías en el transcurso de la semana.

ZETA consultó al capitán Gustavo Huerta, Secretario de Seguridad Pública de Tijuana, quien aseguró que no hubo ningún tipo de advertencia por la radiofrecuencia, pero que sí fueron enterados de amenazas hechas en contra de los mandos de la corporación, pero se implementó el operativo normal de seguridad para períodos de crisis.

Explicó que tienen conocimiento que muchas de las inquietudes actuales al interior de la corporación están más relacionadas con las posibles delaciones de policías corruptos, que hagan los ex policías Israel López y Pedro Rosales (ex escolta del Julián Leyzaola, ex Secretario de Seguridad en Tijuana, arraigado en enero de 2010 y liberado) y el agente activo de la Presa, Efraín Rosales Valenzuela, todos capturados en el mismo operativo militar. (Semanario Zeta)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...