lunes, 31 de enero de 2011

Aparecen 2 ejecutados en Cancun


Un grupo armado con rifles de asalto, al parecer Ak 47 irrumpió la tarde de ayer en un predio de la Región 76, donde se encontraban integrantes de la familia May Uitzil ingiriendo bebidas embriagantes, a quienes dispararon prácticamente a quemarropa, lo que dejó como saldo a dos muertos en el lugar y otras dos gravemente heridos, mismos que fueron trasladados a un hospital.

Un total de 12 días pasaron luego de la muerte de Bernardo González Castillo, alias "El Memín", quién cayó abatido por personal de la Policía Judicial del Estado (PJE) el 18 de enero en el fraccionamiento Paraíso Maya, para que se registraran más víctimas. Los muertos fueron identificados como Santiago May Uitzil de 33 años de edad, quien recibió dos impactos de bala calibre 7.62, uno en la cabeza y otro en el pie izquierdo. Mientras que Samuel de la Cruz Lázaro de 24 años recibió cuatro: uno en la costilla lado izquierdo, dos en la rodilla del mismo lado y uno en la rodilla derecha.

En tanto los hermanos Mariano y José Alfredo May Uitzil de 23 y 20 años de edad, respectivamente, el primero resultó con una bala en el coxis y el segundo tuvo fractura expuesta de fémur y pierna. Ambos fueron trasladados por paramédicos de la Cruz Roja al hospital general, en donde hasta anoche Mariano seguía grave en el quirófano. Los primeros reportes policíacos indican que los hechos se registraron alrededor de las 14 horas de ayer, cuando los integrantes de esta familia se encontraban conviviendo en el predio marcado con el número al parecer 20 o 23, de la manzana 17 de la Región 76.

Según testigos, sobre la calle 31 transitaba un vehículo, al parecer Stratus color dorado, el cual se estacionó frente al domicilio antes señalado. Versiones indican que del vehículo salieron sujetos armados con fúsiles de alto poder y rafaguearon a los cuatro familiares, quienes se encontraban sentados debajo de un árbol ingiriendo cervezas.

En el lugar murieron instantáneamente Santiago May y De la Cruz Lázaro, por los impactos de bala que recibieron. Mientras que los hermanos José y Mariano resultaron con heridas de gravedad en diferentes partes del cuerpo.

Los sicarios se subieron a su vehículo y arrancaron con dirección a la avenida Revolución (Ruta 7), donde se perdieron. Algunos vecinos contaron que estos muchachos cada fin de semana se ponían a ingerir cervezas en ese predio, donde constantemente había escenas de pleitos y amenazas.

De hecho circuló el comentario que estas personas, por la mañana cuando se instalaba el tianguis cercano al lugar de los hechos, sostuvieron una discusión con unos pandilleros, quienes los amenazaron que se iban arrepentir porque iba a llevarles a los sicarios.

Familiares de los occisos les decían que se metieran a su domicilio, por temor a que les fueran hacer algo los sicarios. Los hoy occisos minimizaron las advertencias y siguieron afuera de su casa. Afortunadamente, pese a que había algunos niños jugando cerca del sitio de los homicidios, no resultaron heridos por la balacera.

Minutos después de las ejecuciones, el lugar se llenó de agentes de la Policía Judicial del Estado (PJE), elementos de Seguridad Pública, de la Policía Federal y personal de la Secretaría de Marina. Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) levantaron al parecer 18 casquillos percutidos, sin que especificaran la cantidad exacta, aparentemente son de calibre 7.62, del tipo que utilizan los fúsiles AK 47, conocido como "cuerno de chivo". Los cuerpos fueron trasladados al Semefo para la necropsia de ley. (SIPSE)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...