sábado, 1 de mayo de 2010

HAY RIESGO DE NARCOGUERRILLA EN EL VALLE DE MEXICO: ESPECIALISTAS



La violencia que padecen estados vecinos podría trasladarse a la ciudad de México, advierten. La delincuencia recurre a células operativas, bloqueos, narcomantas y guerra sicológica vía Internet. Este abril, el más sangrien La delincuencia organizada sigue creciendo en la zona centro del país, y también está evolucionando hacia formas de defensa con base social que pudieran desembocar en la creación de una especie de narcoguerrilla que opere en la zona metropolitana para combatir a bandas rivales y representantes de la autoridad, advirtió el diputado federal e integrante de la Comisión de Seguridad, el priísta Alfonso Navarrete Prida.

A su vez, José Luis Piñeiro, especialista en seguridad nacional, señaló que los cárteles de la droga están utilizando tácticas similares a las guerrillas, como son las células operativas de gran movilidad geográfica.

Este mes que termina se convirtió ya en el abril más sangriento de los últimos cuatro años, al pasar de 261 personas muertas por el crimen organizado en 2007, a 820 víctimas en este año. Asimismo, de acuerdo con el recuento que elabora la Procuraduría General de la República (PGR) del número de ejecutados, y el conteo de La Jornada, en lo que va de este año han muerto 3 mil 654 personas; los estados con mayor número de fallecimientos son Sinaloa, Chihuahua, Durango, Tamaulipas y Guerrero; sin embargo, sobresalen el estado de México y Morelos, por la violencia que se ha registrado en los últimos meses.

De acuerdo con las estadísticas oficiales que elaboró la PGR, en abril de 2008 fueron asesinadas 242 personas, mientras que en el mismo mes de 2009 se contabilizaron 581 casos; por ello, este mes de abril de 2010 es el más violento de los últimos cuatro años. En ese contexto, datos obtenidos de la PGR y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que se unen en el llamado Sistema Estadístico Uniforme para el Análisis de la Delincuencia (SEUNAD), contabilizan 20 mil 200 víctimas en lo que va de esta administración, y no los 22 mil 700 muertos que supuestamente ha dejado la lucha contra el narcotráfico y que dio a conocer el gabinete de seguridad nacional al Senado el pasado 13 de abril.

Navarrete Prida expresó que “existe un gran riesgo de que la violencia que se registra en las entidades que colindan con el Distrito Federal afecten a la capital mexicana; sin embargo, por el hecho de que en la ciudad de México se concentran las sedes de la Policía Federal y las fuerzas armadas es muy difícil que el crimen organizado rebase a las autoridades.

Pero, agregó, “existe un riesgo muy alto de que se generen olas de violencia en el valle de México, ya que el crimen organizado sigue evolucionando y utilizando tácticas de organizaciones sociales, como son bloqueos (ahora conocidos como narcobloqueos), colocación de mantas con mensajes y hasta el uso de medios de comunicación vía Internet, además de crear bases sociales que protegen sus acciones; por eso creo que el gran riesgo es que pudiera surgir una especie de narcoguerrilla urbana.

Además, el mayor mercado de consumo de drogas se encuentra en el valle de México, con 21 millones de habitantes, que también es la principal puerta de acceso a los mercados de consumo, dijo el legislador y ex procurador de Justicia del estado de México.

Por su parte, José Luis Piñeiro, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), indicó que hasta ahora en la ciudad capital no tenemos la violencia que se vive en otras entidades, y el propio jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, reconoció que todos los grupos del crimen organizado tienen actividad en el Distrito Federal, pero también dio a entender que están bajo control, porque señaló que no se va a permitir una escalada de violencia como la que se vive en estados como Guerrero, Michoacán o Chihuahua.

“La ciudad está cada vez más cercada por la violencia; tenemos grupos o células de jóvenes cooptados por el narco que realizan bloqueos u otro tipo de acciones, como ha sucedido en Monterrey y otros lugares, para aparentemente protestar por las acciones gubernamentales, pero también como distractor de los cuerpos policiacos para encubrir acciones ilícitas que ocurren en ese momento.

“El narco está usando tácticas clásicas de guerrilla, como son los ataques sorpresa, capacidad de movilidad geográfica y lo que se ha llamado guerra sicológica a través de narcomantas o mensajes para atemorizar a la población”, concluyó Piñeiro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...