martes, 6 de abril de 2010

FAMILIA EXIGE INVESTIGACION A MILITARES POR EL ASESINATO DE DOS NIñOS EN NUEVO LAREDO



Tamaulipas.- Miembros de la familia neolaredense Almanza Salazar demandan al Presidente Felipe Calderón una investigación a elementos del Ejército Nacional quienes asesinaron a balazos a sus hijos, Bryan y Martín, de 5 y 9 años de edad, así como las lesiones a otros familiares. Su exigencia la canalizaron a través del Comité de Derechos Humanos “Grupo 5 de Febrero A.C.” con copia al Secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván; al doctor Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la Comisión Nacional de derechos Humanos y al gobernador Eugenio Hernández Flores.

En la misiva, uno a uno de los afectados, narra su experiencia, del trato de los militares y la falta de interés de autoridades estatales y federales para atender su caso al que consideran una violación de sus derechos humanos. Martín Almanza Rodríguez, de 30 años de edad, era el conductor de una camioneta tipo suburban, modelo 2000, color negro, en donde viajaban 13 personas, con destino a la playa de Matamoros, Tamaulipas para festejar el Domingo de Pascua.

Almanza Rodríguez, padre de los dos niños que perdieron la vida, permanece hospitalizado por herida de bala en el brazo izquierdo. Cinthia Josefina Salazar Castillo, de 28 años, asienta la forma en que los soldados los agredieron; cómo una bala impacto la espalda de su hijo Bryan cuando lo tenía en sus brazos y buscaba refugiarse en el monte.

En todo momento señala que fueron militares los agresores e, incluso, haberle pedido disculpas por lo ocurrido. También rindió su declaración Carlos Alfredo Rangel Delgado, de 20 años, quien recibió varios impactos de bala en las piernas. Con él viajaban su esposa Viridiana Velásquez Carmona; su bebé Jesús Alfredo, de 3 meses de nacido; su hermano, Giovanni Israel, de 10 años y su hermana, María Guadalupe Rangel Delgado, de 14 años.

De su testimonio destaca que un soldado lo iba a matar pero intervino un mando superior, lo que le salvó la vida. “Uno de los soldados le dijo a otro mátalo a la v…, al cabo que ya se va a morir y entonces le cortó cartucho a su rifle y me apuntó a la cabeza, pero luego otro, que parecía el mando o jefe les ordenó que no le hicieran nada, y se fueron, sin prestarme ayuda”, relató. 

Vanesa Viridiana Velásquez Carmona, de 167 años, apunta en su declaración: “ no entiendo por qué nos dispararon los soldados, en la camioneta viajábamos pura familia, más niños que adultos y en ningún momento nos pasamos el retén”.
Y agrega: “Yo solamente quiero pedir que se investigue la agresión a mi esposo Carlos Alfredo Rangel Delgado, y las amenazas de muerte de los soldados que lejos de prestarle auxilio lo trataron de matar”.

Sobre este hecho, que ha conmocionado a la ciudadanía, recibieron ya copia la Licenciada Rebeca Rodríguez Gómez, Centro de Estudios Fronterizos y Promoción de los Derechos Humanos; el Diputado Federal Rubén Ignacio Moreira, presidente de la Comisión de Der4echos Humanos de la Cámara de Diputados; la senadora Rosario Ybarra de de la Garza, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República; Amnistía internacional, Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas parta los derechos Humanos, Sección México y Human Rights Watch.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


3 comments:

Anónimo dijo...

ai pinches soldados puñetas
nomas para eso sirven para cagarla
pero quiero que sepan que nomas eso faltava y si es cierto aqi en nuevo laredo miras un convoy militar y asta te da miedo por que si los volteas aver te van apuntando con los rifles y aun que miren familia no les importa ojala y el gobierno aga algo por lo susedido con esa pobre familia mis condolencias.

Anónimo dijo...

w

Anónimo dijo...

es cierto que los soldados se han buelto muy prepotentes atodos los ciudadanos nos miran como si fueramos narcos yo en diciembre fui a durango de vacaciones con mi familia en una camioneta lincoln ycada que me paraban los soldados me trataban muy mal piensan que porque uno trae buena camioneta tambien uno es narco o sicario creen que solamente los malandros pueden traer buenas trocas tambien la jente trabajadora puede traerlas y sin necesidad de andar en la mafia [tenga cuidado cuando los paren los soldados porque los pueden hasta matar por confundirlos con narcos son hasta culos siempre andan encapuchados porque no dan la cara porque saben que si los llega a los meros malandros les ban apartir su madre]