jueves, 8 de abril de 2010

EL GOBERNADOR DE TAMAULIPAS CULPA A LAS REDES SOCIALES DE LA PSICOSIS QUE SE VIVE EN EL ESTADO



El gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, reconoció los graves problemas de violencia e inseguridad que afectan la entidad, pero aseguró que muchas situaciones son magnificadas y sobredimensionadas por las redes sociales y los rumores que se transmiten entre los ciudadanos.

El mandatario visitó el centro de Tampico, donde un día antes comercios, transporte y escuelas suspendieron sus actividades a raíz de una presunta balacera.

“Hemos visto cómo ayer en Tampico, a raíz de un incidente menor, como un par de disparos en el área de mercados, detonó una ola de psicosis, miedo y temor, por lo que la ciudadanía mejor se fue a su casa a resguardar”, señaló.

El gobernante aseguró que muchos contenidos que circulan en las redes sociales generan alarma, por lo que es preferible que el gobierno del estado, en coordinación con los municipios e instituciones federales, informen oportunamente lo que ocurre.

“Estamos trabajando con los medios de comunicación para que sepan lo que está sucediendo, pero no podemos estar a expensas de una serie de rumores e informaciones falsas que impidan a la gente hacer su vida cotidiana.

“Nos quieren desestabilizar. La gente debe tomar una actitud más prudente; lo del martes fue una sobrerreacción a algo que no tuvo mayor trascendencia. Por eso es importante no atemorizarse, no apanicarse, no creer en todo lo que se dice porque, desgraciadamente, hay una campaña bien orquestada para desestabilizar a la ciudadanía”, dijo.

Entrevistado poco antes de que viajara a Ciudad Victoria, el mandatario precisó que la estrategia contra la inseguridad seguirá incluyendo a las fuerzas federales.

El gobernador aceptó que existen problemas de corrupción en las fuerzas federales, del estado y del municipio, y pidió a los elementos policiacos que si tienen miedo renuncien. “No queremos cobardes dentro de las corporaciones”, aseguró.

Al mediodía, en un acto donde entregó una obra hidráulica, el gobernador admitió que hay un grave problema de inseguridad en el estado, pero insistió en que se magnifica por rumores e información que circula en redes sociales.

Por primera vez en un discurso, Eugenio Hernández abordó el tema de la inseguridad que, dijo, se ha extendido a todo el estado, aunque aseguró que ya está trabajando para contrarrestarla.

“Tenemos que seguir luchando, que (los delincuentes) no nos impongan el miedo; sí corrimos a los extranjeros (en referencia a la batalla de 1829), que no corramos a los que nos están haciendo daño.”

Acompañado del alcalde de Tampico, Óscar Pérez Inguanzo, Eugenio Hernández hizo un recorrido a pie por la zona centro de la ciudad, un día después de que comercios, escuelas y transportes suspendieran actividades.

El mandatario saludó de mano a decenas de locatarios, dueños de negocios y transeúntes. La actividad no era la misma en las calles Juárez, Díaz Mirón y Fray Andrés de Olmos, pero hasta 85 por ciento de los comercios abrieron ayer por la mañana.

“Eugenio: tenemos miedo, estamos intranquilos”, le dijo un paseante, a quien estrechó la mano y pidió confianza. El gobernador repartió besos, posó para decenas de fotos tomadas con celulares, repartió cachitos de lotería y prometió que la calma regresaría, aunque no dijo cuándo.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública en Tamaulipas, José Ives Soberón Tijerina, negó que en los municipios de la entidad se haya decretado un toque de queda.

“Los soldados me lanzaron una granada”

Cinthya Salazar, mamá de dos pequeños que fueron asesinados el sábado pasado en una carretera de Matamoros en un tiroteo, aseguró que fueron los soldados los que les dispararon.

En entrevista, pidió al presidente Felipe Calderón que le retire la vigilancia militar, porque no la dejan en paz ni en su casa ni en la clínica donde está internado su esposo, quien también resultó lesionado. “Mis hijas ya están traumadas y yo no duermo a gusto”, dijo la mujer, y explicó que su familia viajaba en su automóvil rumbo a la playa de Matamoros, cuando vieron un retén de soldados; sin embargo, señala que éstos nunca les hicieron señales para que se detuvieran, por lo que siguieron su camino.

Momentos después, cuenta, los soldados comenzaron a dispararles. Ella cubrió a su hija que traía en brazos. “Se me hizo fácil bajarme de la troca con una toalla y hacerles señal para que no nos tiraran, porque traíamos niños”, pero me ignoraron y siguieron tirando.

“Lo único que pudimos era salir de la troca y correr para el monte. Me baje con mi hijo de cinco años e intenté que mi hijo se fuera para el monte y me lo mataron en mis brazos”, indicó.

“Yo le gritaba a mi esposo: ¡Martín, me mataron a Bryan!”. Su esposo lo agarró con una mano, porque estaba lesionado y ya no podía moverse.

Entonces “me fui por atrás de la cajuela para tratar de bajar a mi otro hijo, Martín, pero me aventaron una granada. Me asusté mucho y lo único que hice fue correr, mientras mi hermano me gritaba que lo ayudara y yo no podía hacerlo”.

Cinthya Salazar denunció también que el Ejército cateó su casa, además de que fueron a la funeraria donde estaba velando a sus dos hijos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


3 comments:

Anónimo dijo...

que el gobernador no se aga pendejo que bien sabe lo que pasa en el estado si ellos no lo informan pues las redes cociales si... y eso de la psicosis akien no le a e dar psicosis si esto esta pasando...

Anónimo dijo...

gobernador de mierda no sirves mas que pa robar y mentir a tu pueblo

Anónimo dijo...

Ponga atencion gebernador pendejo la culpa de la psicosis no son las redes sociales si no de las redes del narcotrafico en las que usted tambien esta incluido por eso se hace pendejo y no opina de los verdaderos culpables.