miércoles, 31 de marzo de 2010

POLICIA DE CANCUN AL SERVICIO DEL NARCO



El informe de Inteligencia Militar sobre la policía municipal de este centro turístico advierte que aproximadamente 600 agentes, entre mandos medios y tropa, mantienen relación directa con células del crimen organizado, pese a drásticas depuraciones realizadas desde febrero del año pasado, tras la ejecución del general Mauro Enrique Tello Quiñonez y los esfuerzos desplegados durante 14 meses por el actual director, general Urbano Pérez Bañuelos.

El Informe realizado con participación de la subprocuraduría de Investigaciones Especiales contra Delincuencia Organizada (Siedo) precisa que cada policía recibe en promedio de 3 mil a 5 mil pesos mensuales a cambio de protección a grupos de delincuencia organizada, especialmente para el cártel del Golfo.

Los gendarmes trabajan para los cárteles a quienes proporcionan información estratégica como horarios de rondines, circuitos de patrulleo, alertas en operativos sorpresa, información interna de cada corporación, además de abierta protección a narcotienditas, vendedores de drogas en zonas hoteleras, resguardo de centros nocturnos y casas de masaje especialmente en Cancún, Tulum y Playa del Carmen.

Los policías a sueldo tienen instrucciones de desentenderse en casos de acusaciones directas a ladrones, asaltantes en la vía pública y en domicilios, cuando estos se identifican como miembros de los grupos que cubren cuotas a las corporaciones; hay miles de casos en que “convencen” a ciudadanos de que es mejor y más seguro “dejar las cosas así, no acusar y no exponerse ni exponer a su familia a represalias”.

Otras “comisiones” que piden los capos es “dar el avión” –facilitar la huída— de “compas atorados”, desvanecer pruebas, no detener a columnas de vehículos con droga o en traslados de ilegales extranjeros o sexoservidoras; no atender denunciar sobre casas de seguridad, así como difundir especies –chismes— para amedrentar a la gente sobre reacciones de maleantes.

La investigación fue abierta después de la captura del ex jefe de la policía, Francisco Velasco Delgado alias "Vikingo" y el cubano Boris del Valle Alonso, cuñado del alcalde Gregorio Sánchez Martínez, y su asesor en materia de seguridad, detenidos por la ejecución del general Tello Quiñones y dos asistentes el año pasado.

La relación de la policía municipal de Benito Juárez con la delincuencia organizada, data desde 2003, durante el gobierno de Juan Ignacio García Zalvidea; la tendencia se incrementó cuando Carlos Canabal Peniche fue alcalde interino, empeoró en el periodo de Francisco Alor Quezada cuando el jefe de la policía fue Ricardo Adrián Samos Medina, quién la puso al servicio del narco y llegó al extremo en el actual gobierno de Gregorio Sánchez, marcado por la ejecución del general Tello Quiñonez.

El reclutamiento de policías municipales es alarmante, cooptar policías para transformarlos en Zetas, parece ser la tendencia para el funcionamiento del cártel del Golfo en la entidad, establece el informe.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...