miércoles, 17 de marzo de 2010

LOS SICARIOS DEL CARTEL DE JUAREZ LLAMADOS "BARRIO AZTECA" MAS PODEROSOS Y SANGUINARIOS QUE "LOS ZETAS"



Los nuevos soldados rudos en la guerra de Ciudad Juárez vienen de El Paso, hablan un código secreto basado en el náhuatl y aunque algunos de sus líderes están detrás de las rejas controlan uno de los sindicatos criminales más poderosos —y violentos— del sur de Estados Unidos y el norte de México.

Se llaman la pandilla del Barrio Azteca y han sido ubicados por autoridades mexicanas y estadunidenses como responsables directos de las masacres en Villas de Salvárcar y, probablemente, la ejecución de tres personas ligadas al consulado de Estados Unidos.

Con doble ciudadanía, apoyados por pasaporte estadunidense y con más de 2 mil miembros en México y Texas, los Barrio Azteca se han convertido en los últimos meses en el grupo de sicarios más poderoso y aparentemente descontrolado de Ciudad Juárez, incluso por encima de Los Zetas y Los Pelones del cártel de Sinaloa, confirmaron a MILENIO agentes del FBI, el sheriff y la policía de El Paso.

“Sabemos que Barrio Azteca trabaja intensamente para La Línea de Vicente Carrillo y que está intentando recomponerse después de varios golpes judiciales”, reveló Marco Cordero, agente especial del FBI a cargo de pandillas en El Paso. “Están cruzando a México a cometer delitos y después regresan a Estados Unidos”.

Información de inteligencia del gobierno estadunidense apunta a que aun cuando algunos de sus líderes fueron encarcelados el año pasado, Barrio Azteca ha logrado reestructurarse.

“Por nuestras fuentes sabemos que se están reconstruyendo, y pese a que el año pasado encerramos a buena parte de sus líderes, lo cierto es que cuando uno se va otro llega a llenar el vacío. Y quienes están dentro (en la cárcel) aún tienen una voz en la organización”, añadió.

Basada en varias cárceles estatales, federales y municipales de Texas y con miembros activos en México, Barrio Azteca trabaja para el cártel de Juárez desde hace al menos dos años y, según el gobierno de Chihuahua, participó con sicarios de La Línea en los homicidios del domingo pasado, en los que personal diplomático estadunidense y un agente del Sheriff de El Paso fueron ejecutados mientras estaban en territorio mexicano.

Aunque la alianza entre Barrio Azteca y La Línea —el grupo de sicarios del cártel de Juárez— no es nueva, la actividad de los pandilleros tejanos se ha incrementado radicalmente en los últimos meses, al grado de haber participado directamente en varios ataques de alto perfil en territorio mexicano.

“Barrio Azteca opera tanto en México como en Estados Unidos”, indicó el detective Andy Sánchez, de la Unidad de Pandillas de la Policía de El Paso. Su líder, Eduardo Ravelo, El Tablas, es uno de los 10 más buscados por el FBI y presuntamente se oculta en México.

“En la calle nuestros informantes nos dicen que los Barrio Azteca trabajan en labores de sicarios y que fueron activos participantes en lo ocurrido en Villas de Salvárcar”, agregó el agente, quien ha trabajado encubierto en la penetración de la pandilla durante el último año y medio.

***

El tamaño de la pandilla no ha pasado desapercibido en otras agencias policiacas que han logrado determinar que Barrio Azteca divide sus escalafones de jerarquía al estilo militar: capo, teniente, sargento, soldado raso, prospecto y esquinas, familias que les hacen favores.

“Barrio Azteca es la principal pandilla criminal con la que nos estamos enfrentando”, admitió a su vez José Soria, de la Unidad de Inteligencia de Pandillas del Sheriff de El Paso.

La forma en que los liderazgos de Barrio Azteca encarcelados comunican sus mensajes a sus sicarios ha tomado por sorpresa a la oficina del Sheriff en El Paso.

¿Cómo se comunican con sus sicarios?

Sabemos que usan mensajes en náhuatl en sus cartas e incluso en sus tatuajes para utilizar un código que nosotros no entendemos.

Además de Barrio Azteca, a la frontera han arribado en los últimos meses pandilleros Los Sureños de California que buscan explotar la oportunidad que ha traído la violencia en Juárez. “Ellos trabajan ahora para El Chapo Guzmán”, expuso Soria.

La tensión entre Los Sureños y Barrio Azteca ha obligado a que el departamento del Sheriff segregue a una banda de la otra en la cárcel. “No pueden estar juntos. Ya hemos tenido incidentes en que se golpean en la prisión. Tenemos que separarlos”, indicó.

Para el FBI, la llegada de Los Sureños a El Paso y Juárez podría desatar más violencia en los próximos meses. “El peor escenario es que Barrio Azteca decida defender su territorio en las calles”, dijo Cordero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...