martes, 1 de diciembre de 2009

BALACERA EN ZONA DE RIO ENTRE MILITARES Y LADRONES DE AUTOS



Tijuana.- Fueron agentes de la Policía Ministerial del estado quienes iniciaron el zafarrancho que luego se suscitó a escasa cuadra del palacio de gobierno estatal, en donde se hallaba un grupo de militares que sin más dispararon en contra de varios sujetos que apelaban a la fuga tras de chocar.

La especulación en torno a la balacera que se registró alrededor de las 11:00 horas de ayer se ha generado debido a que no se ha proporcionada ninguna información oficial, por parte todas las corporaciones policíacas que intervinieron y que se sabe arrestaron a cinco personas.

Información obtenida por este diario refiere que los hechos se iniciaron cuando los ministeriales le marcaron el alto a los ocupantes de una vagoneta Chevrolet de modelo aproximado 2000 de color arena, cuando transitaban en calles de la colonia Murúa, en la delegación Centenario.

Se presume que la unidad contaba con reporte de robo por lo que los individuos, cuyo número exacto se desconoce, emprendieron la huida velozmente hasta ingresar a la Vía Rápida Poniente y salirse de la misma hacia la colonia Buena Vista y de nuevo retornar a la vialidad inicial.

Fue en el llamado "puente negro" en donde los policías estatales les dispararon en varias ocasiones, aparentemente, con la intención de averiar los neumáticos del automotor, pero al no lograr su cometido el chofer aceleró la marcha y salirse a la altura de las instalaciones del CREA.

Luego tomó la avenida Paseo del Centenario y de nuevo ingresar a los carriles lentos de la Vía Rápida Poniente para cruzar el camellón central y tras de transitar un corto trecho por los de alta de nuevo retornó para efectuar una vuelta a la extrema derecha.

Sin embargo, el conductor no tomo en cuenta que la calle Netzahualcóyotl es de un solo sentido por lo que de frente se estrelló contra una panel de la Comisión Estatal de Servicios Públicos, cuyos dos ocupantes resultaron ilesos, que debido al brutal golpe averió dos vehículos más estacionados en el sitio.

En ese lugar se encontraba un grupo de militares que al darse cuenta de que los ocupantes de la vagoneta salían corriendo sin preámbulo alguno les dispararon impactándola en cuando menos seis ocasiones y luego suscitarse un aparatoso operativo en la zona con agentes de todas las corporaciones.

Y es que los huidizos pasajeros corrieron en distintas direcciones con la intención de eludir el cerco de policías civiles que se implantó y de militares que los buscaban afanosamente, principalmente, en un local de venta de autos usados que opera en el lugar.

Un agente de la Policía Municipal se encaramó en el techo de fibra de vidrio de la negociación que se vino abajo al no resistir su peso y resultar con heridas de consideración, lo que exacerbó el ánimo de los agentes que redoblaron su esfuerzos y buscarlos hasta en el interior del canal del Río Tijuana.

En el sitio se atestiguó la detención de cuando menos cinco sujetos, dos de ellos por elementos castrenses que golpearon con sus rifles en las piernas a uno de ellos porque se resistió a hincarse como le ordenaron.

Se afirma que los ocupantes del vehículo no portaban armas de fuego en el momento y no se observó que hayan asegurado alguna al momento de inspeccionar la vagoneta.

Destaca el hecho de que al cierre de esta edición ninguna corporación policíaca ha hecho pronunciamiento alguno y mucho menos las autoridades militares quienes se hicieron cargo de los cinco detenidos.


Luego de la balacera que se registró en las inmediaciones de centro de gobierno, el subsecretario de Gobierno, Óscar Zumaya Ojeda, informó que dentro y fuera del recinto gubernamental no hubo hechos que lamentar.

En entrevista, el funcionario estatal indicó que tanto personal de las diferentes dependencias, como ciudadanos que acuden a realizar trámites, no resultaron afectados tras la balacera que se registró a una calle del edificio gubernamental.

Cerca de las 11 de la mañana, decenas de ciudadanos que permanecían en las inmediaciones del centro de gobierno, ingresaron al recinto atemorizados al escuchar las detonaciones de armas de fuego.

Zumaya Ojeda indicó que hubo comunicación con el C-4, donde les notificaron que efectivamente se había registrado una persecución policíaca que concluyó en las inmediaciones del centro de gobierno.

A pesar de la contingencia que se registró, dentro de las oficinas del recinto gubernamental, no se suspendieron las labores cotidianas, tampoco se restringió la entrada al edificio.

En el momento de la contingencia invitamos a los empleados de gobierno, así como a los clientes que se encontraban dentro del recinto a resguardarse en lugar seguro, dentro de las oficinas, agregó.

Para finalizar, el funcionario estatal comentó que fueron aproximadamente 30 minutos lo que duró el desconcierto dentro del recinto gubernamental, sin que se registraran hechos que lamentar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...