lunes, 30 de noviembre de 2009

"LA HISTORIA DEL NARCOTRAFICO EN MEXICO"




Los medios de comunicación suelen presentarse en el mundo de las drogas de México como una copia perfecta del modelo colombiano, ignorando, entre otros puntos, que el tráfico de drogas en México comenzó hace unos sesenta años antes de los colombianos tiene una parte importante del mercado de drogas estadounidense, los diferentes sistemas políticos en ambos países , y la relación histórica y estructural de la subordinación de los traficantes de drogas al poder político observado en México. La falta de investigación más académico en México en problemas relacionados con medicamentos es otra razón para repetir mecánicamente particularidades totalmente colombiano a la experiencia mexicana. Y por último pero no menos importante, los discursos del gobierno EE.UU. (tanto las hechas por McCaffrey, zar de la droga EE.UU., y de la DEA) en materia de drogas en México, y en muchos otros países, han logrado imponer un tipo de dominación simbólica. Se han convertido, más que el discurso del gobierno mexicano sobre el mismo tema, las versiones oficiales de lo que tiene que ser percibido y cree la opinión pública sobre el caso mexicano.

Los discursos no son totalmente objetivos, ni políticamente neutral y ha creado algunos malentendidos y fricciones entre los dos gobiernos. A pesar de la abrumadora información y los lugares comunes generados por los funcionarios de EE.UU. y reproducida en todo el mundo por los medios de comunicación sobre el tráfico de drogas en México, todavía hay muchas las preguntas que algunos investigadores sociales están planteando y tratando de responder. Se trata, en particular, la sociología histórica del fenómeno en el país, las relaciones EE.UU.-México en cuestiones de drogas, la subcultura del narcotráfico, el consumo de drogas, y la dinámica de la relación entre el narcotráfico y el poder político. El objetivo de este trabajo es mostrar una síntesis, la visión global de los problemas relacionados con medicamentos en México desde finales del siglo pasado.

La legalidad y la prohibición

En el siglo XIX y principios del siglo XX, las drogas como la marihuana, los opiáceos y la cocaína se utilizaban comúnmente en México, especialmente los opiáceos, fundamentalmente por razones médicas. Láudano y otros derivados del opio como la morfina y la heroína, así como de medicamentos, como la cocaína, los vinos de coca y cigarrillos de marihuana fueron prescritos por los médicos y se obtiene fácilmente en las farmacias, mercados populares y hasta ferreterías. Las autoridades estaban preocupadas por la calidad de estos productos y trató de proteger a los consumidores. Los adictos no eran considerados como personas enfermas como delincuentes (1). Ha habido algunos intentos de controlar el láudano, la adormidera y el comercio de marihuana desde 1870, pero no tuvieron éxito (2).

En la primera década del siglo XX, el gobierno de EE.UU. era muy activo en el escenario internacional, tratando de convencer a otros países a aceptar el control de opio y crear leyes especiales para castigar a los infractores. La Conferencia de Shangai en 1909 para el control de opio fue el comienzo de la diplomacia de EE.UU. en materia de drogas. La Ley de Narcóticos de Harrison de 1914, aprobado en los EE.UU., destinadas a controlar el consumo de opio, fue una especie de motivo para ampliar las percepciones de la fundación oficial de América y las leyes sobre las drogas en todo el mundo. En ese momento, la revolución mexicana estaba teniendo lugar. Los líderes revolucionarios en México estaban más interesados en la supervivencia política que en el control del tráfico de opio que se de, no una preocupación importante o especial para ellos. Prohibición de un lado de la frontera entre México y EE.UU. y el comercio legal, por otra creado las condiciones para el tráfico de drogas.

Cultivo de la adormidera en México existen por lo menos desde el último cuarto del siglo XIX (1886) en el norte-occidental estado de Sinaloa, por ejemplo (3). El 19 de enero de 1917, (congresista de Coahuila), el Dr. José María Rodríguez ha propuesto una enmienda a la fracción XVI del artículo 73 de la Constitución, que dio facultades al Congreso para dictar leyes sobre ciudadanía, naturalización, colonización, emigración e inmigración y, en general la salud en el país. Entre las razones de la enmienda era la preocupación por el alcoholismo y la venta de sustancias que envenenan al individuo y degeneran el (mexicano) la raza ". El nombre de opio, la morfina, el éter, la cocaína y la marihuana. El objetivo era detener "el abuso en el comercio de estas sustancias tan nocivas para la salud", a interrumpir su "desmesurada o el uso no médico". Según él, la mortalidad había aumentado debido a la falta de control oficial de las drogas. En los debates sobre la pertinencia de la enmienda, las enfermedades y el alcoholismo eran la principal preocupación de otros congresistas. Rodríguez fue el único en mencionar las drogas. La enmienda fue aprobada (4).

La mayoría del comercio ilícito de drogas se llevaba a cabo a través de Mexicali y Tijuana, en el territorio de Baja California, gobernado por el coronel Esteban Cantú (1916-1920), presuntamente por las autoridades norteamericanas para controlar el tráfico de opio. Según los funcionarios de aduanas de Los Angeles, el gobernador utilizó wouldto revender a través de su padre-en-ley de la familia es lo que se apoderó de los traficantes de drogas (5). Los adictos al opio y otras drogas, no eran muy importantes en términos de números, y los "empresarios morales" (dixit Becker) como los de los EE.UU. no existía. En ese contexto, la proposición socongressman Rodríguez parece, en ese contexto más como un problema de salud pública eugenésicas y de una estrategia calculada para disminuir una de las fuentes ilegales del gobernador de los ingresos, la decisión de detener el contrabando de drogas en la frontera, o una concesión a favor del gobierno norteamericano. Obviamente no era un interés más complejo en una cierta necesidad de la nación prohibición del opio a nivel mundial. Años más tarde, los campos de adormidera se concentra especialmente, además de Sinaloa, al norte, en algunos otros estados del oeste, como Sonora, Chihuahua y Durango.

Cultura de la marihuana y la comercialización fue prohibida en México en 1920, de la adormidera en 1926 (6). Según funcionarios mexicanos un argumento para esto era la "degeneración racial" provocado por estas y otras drogas, como la cocaína. La percepción de las élites sociales y políticos fue imitado en las ideas creadas y reproducidas por los miembros de los mismos grupos sociales en los Estados Unidos y Europa. El consumo de drogas y el abuso en México no era un fenómeno generalizado y el número de personas afectadas está lejos de las cifras de su vecino del norte. El consumo de marihuana se relaciona generalmente con los soldados, los delincuentes y los pobres; hábito de fumar opio a las minorías de China, y la morfina, la heroína y la cocaína a los artistas, de clase media y burgués degenerado individuos. Principal actividad de los narcotraficantes se encontraba al norte de la frontera.

El tráfico de drogas y el poder político

Las plantas ilegales más importantes en México se cultiva la amapola y la marihuana. Las plantaciones de coca no existía. Por muchas décadas el tráfico de opio era la principal fuente - pero obviamente no el único - de los ingresos de los traficantes mexicanos, la fuente de su acumulación originaria. En el estado de Sinaloa, la invención de una palabra especial, gomero (7), para los traficantes de opio. Como dice David Musto, aunque hubo algunos usuarios de marihuana en los años treinta en los EE.UU., no fue hasta los años sesenta que el consumo de marihuana fue generalizada (8). Las autoridades estadounidenses, especialmente Harry J. Anslinger, Jefe de la Oficina de Estupefacientes (BND), estaban preocupados por el consumo de marihuana en los EE.UU. hubo una especie de histeria de marihuana en los medios de comunicación a la que contribuyó Anslinger. La Ley del Impuesto sobre la marihuana, para controlar el transporte y la venta de la planta, fue aprobada en 1937 (9).

En los años treinta, la producción de marihuana se podía contar ya en toneladas en estados como Puebla, Guerrero y Tlaxcala, y algunos de los supuestos dueños de los cultivos que viven en la Ciudad de México, como "Lola la Chata", eran sospechosos de estar protegidos por elevados miembros de alto rango de la policía antinarcóticos (10). Al mismo tiempo, los narcotraficantes de la región noroeste estaban haciendo fortuna con el contrabando de opio, el desarrollo de sus rutas a través de Nogales, Mexicali, Tijuana y Ciudad Juárez. En Coahuila, de acuerdo con el informe de investigación enviada por el agente especial Juan Requena a la de México Departamento de Salud Pública, el traficante de opio más importante, el chino Antonio Wong Yin, era un compadre del gobernador Nazario Ortiz Garza. Otros estaban en estrecho contacto con el general Jesús García Gutiérrez, quien estaba a cargo de las operaciones militares en el estado (11). Situaciones similares se registraron en una forma menos precisa acerca de los gobernadores de Baja California (12) y Chihuahua (13). Doctor y General José Siurob, el Departamento de Salud Pública Jefe, reconocido en 1937 que los agentes anti-narcóticos utilizados para ser pagado con la droga que se incautaron. Una vez, dijo, un gobernador envió algunas latas de opio a su oficina, pero cuando se abrieron sólo contenía alquitrán (14). Es claro que había diferentes niveles de percepción sobre la necesidad de controlar el tráfico de drogas y la gravedad de la política de fiscalización de drogas.

Un escándalo político de proporciones desconocidas estalló en 1947 cuando el general Pablo Macías Valenzuela, ex-Secretario de Guerra y Marina (Defensa Nacional) y el gobernador del estado de Sinaloa (1945-1950), era sospechoso de liderar una red de tráfico de drogas o la protección de los los traficantes de opio. La información fue publicada por los diarios nacionales como Excélsior y El Universal (15). Según Jesús Lazcano Ochoa, el Procurador General de Sinaloa, en el gobierno de Valenzuela, el gobernador nunca había visto de opio en su vida hasta que le mostró algunas muestras confiscadas a los traficantes (16). El Fiscal General añadió que las acusaciones eran invenciones de sus enemigos políticos, que también sospechaba de ser autor intelectual del asesinato de su predecesor, el coronel Rodolfo T. Loaiza (1941-1944) (17), desde el grupo de Lázaro Cárdenas. El escándalo se enfrió después de una reunión privada con el presidente Miguel Alemn, cuando se encontraba de visita oficial en Mazatlán, Sinaloa, seis días después de la primera nota apareció en la prensa contra Valenzuela. El gobernador terminó su mandato y se convirtió en el comandante de la 1 ª (1951-1956 Zona Militar) (18). Era la primera vez que el tema del narcotráfico fue utilizado políticamente y públicamente por un grupo de élite de poder contra otro.

En 1947, año de la fundación de la CIA, el Presidente Alemán creó la Agencia Federal de Seguridad (Dirección Federal de Seguridad, DFS), una especie de policía política del Presidente, también con el poder de intervención en los asuntos de drogas. Ese mismo año, la política de drogas, tradicionalmente una atribución del Departamento de Salud, fue trasladado a la Oficina del Fiscal General (Procuraduría General de la República-PGR). Informes de la Embajada Americana en México para el Departamento de Estado en Washington, comentó sobre los antecedentes poco confiables de la gente pone a la cabeza de la DFS, sospechosos de haber participado o controlar el tráfico de drogas. Entre ellos, el senador (Distrito Federal) y el coronel Carlos I. Serrano, el verdadero jefe y el cerebro detrás de las escenas, íntimo amigo del presidente Alemán (19).

Es importante señalar que, desde el inicio del negocio de la droga, el más conocido de los narcotraficantes en México fueron relacionados en los informes oficiales especiales en México y los EE.UU. a políticos de alto rango. Más precisamente, estos políticos eran sospechosos de estar directamente involucrados en el comercio ilegal, e incluso de su control. En ese escenario, free-lancers o forasteros no habría ninguna posibilidad de construir sus propias redes y tener éxito en sus esfuerzos. El sistema político surgido tras la Revolución Mexicana fue un sistema de partido de Estado, una pirámide social con el Presidente en la parte superior, concentrando poderes sobre los poderes legislativo y judicial. La fidelidad de Gobernadores - la mayoría de ellos oficiales militares formados en los campos de batalla - en muchos casos se aseguró a cambio de una cierta libertad para hacer cualquier tipo de negocio. Los límites del Presidente de voluntad, su capacidad empresarial propia, y sus disposiciones éticas. En ese contexto, el tráfico de drogas era sólo un negocio rentable que podría ser logrado por los miembros poderosos de la "familia revolucionaria", a causa de las posiciones políticas ocupados por algunos de ellos en un momento dado. Controlado, regulado o tolerado por parte de políticos poderosos en los estados del norte, el tráfico de drogas parece haber sido un negocio que se ha desarrollado dentro de la estructura de poder, y los traficantes de drogas no dan la impresión de haber surgido como un grupo de principios sociales autónomos especializados, sino más bien como una nueva clase de forajidos que dependían estrechamente en la política y la protección policial y se le prohibió la actividad política, de acuerdo con EE.UU. y los archivos recientes de México y de investigaciones periodísticas archivos.

Desde los años de prohibición en los años veinte hasta 1947, los gobernadores de los estados del norte, donde se cultivan plantas ilícitas parecen haber tenido un papel importante ya veces directamente en el control de tráfico de drogas y traficantes. Después de 1947, la DFS y la Policía Judicial Federal (Policía Judicial Federal-PJF, en función de la PGR), así como el ejército, se convirtió, más que antes, las instituciones responsables de la lucha contra el tráfico prohibido. Imputaciones a los gobernadores se transformaban en autos de acusación contra los miembros de esas instituciones, la protección de los gobernadores de una presión política posible a causa de asuntos de drogas y salir de agentes de la policía y el ejército asumir las consecuencias de las relaciones peligrosas y estructurales con narcotraficantes. En cierto modo, esta nueva estructura crea una mediación institucional entre los narcotraficantes y los poderes políticos, los grupos que anteriormente habían tenido una línea directa de comunicación. Por un lado, el negocio de las drogas creció muy rápidamente durante los años de guerra y no se detiene en las consecuencias. Más agentes sociales pertenecientes a la estructura de poder colocarse en posiciones estratégicas donde el negocio estaba en auge tuvo la posibilidad de obtener beneficios rápidos y fáciles, y así lo hicieron. Pero, por otra parte, agentes de la policía y los militares también tenían la función de evitar que los traficantes de drogas se convierta en totalmente autónomo o conseguir tan salvaje como para ir más allá de ciertos límites de la violencia histórica y socialmente tolerada. Mientras que los forajidos eran políticamente controlada, los agentes federales podría conseguir un pedazo de la torta, no tan grande como para ser autónomos ellos mismos, y ciertamente no sin compartir los beneficios con sus superiores en la estructura política. Ésa era la regla a fin de asegurar la impunidad.

Sinaloa y los gomeros

Por muchas razones, el estado de Sinaloa se ha convertido en un caso paradigmático en el estudio del tráfico de drogas en México. Articulado desde finales del siglo XIX a la economía de California y Arizona en los EE.UU., el opio producido en ese estado siguió la misma ruta que determinados productos agrícolas que se exporta a través del ferrocarril del Pacífico. Inmigrantes chinos y los productores y comerciantes locales, principalmente pero no exclusivamente desde las montañas de Badiraguato (una división municipal del estado de Sinaloa) se transporten sus mercancías a las ciudades fronterizas de Nogales, Mexicali y Tijuana. Criminales por la ley, que eran comerciantes, algunos de ellos de familias acomodadas, los campesinos, los aventureros y gente de clase media, que viven en ciudades y pueblos donde todos se conocían entre sí, que decidió tentar al diablo y trató de hacer dinero rápido para hacerse rico , para capitalizar su negocio legal, o para ganarse el sustento de vida (20). Los que persisten y se especializó en el tráfico de drogas, los profesionales que se fueron, la mayoría de las veces, la gente de las montañas, donde los campos de amapolas en flor. Ellos crearon dinastías, transmitieron sus conocimientos a las generaciones sucesivas y consiguieron fundar una fuente permanente de los dirigentes tráfico de drogas para administrar el negocio en toda la nación. A largo plazo, aparecen como una especie de oligopolio: han sido los principales grupos de traficantes de drogas más importantes desde el principio de prohibición, el poder de los grupos no ha seguido los seis años de los ciclos políticos, y que nunca han mostrado ningún interés en organizar a sí mismos en la política, como Carlos Lehder, Pablo Escobar y los extraditables hizo en Colombia.

Hubo un proceso temprano de la "naturalización" del tráfico de drogas en algunas regiones de México. Cualquiera podía ser un traficante. Un hermano, un primo, un amigo, un vecino, un amigo de un amigo. En las zonas rurales con poca gente en los pueblos es muy fácil saber que las plantas de cultivo ilegal. Necesitaban culturas jurídicas para sobrevivir, e ilegal a vivir una vida mejor. Una razón importante e interesante para aceptar la coexistencia con los traficantes era la falta de uso y abuso de drogas, especialmente de opio y sus derivados. Ellos producen para el mercado extranjero, no para el consumo local, excepto tal vez para la marihuana que se utilizaba para fines médicos o de recreo. Otra razón fue el nivel de la violencia. En los pueblos pequeños, era más difícil, aunque no imposible, a recurrir a la violencia porque se referían casi todos los habitantes. No había espacio para todos en el negocio de la droga, por lo que no era necesario para luchar a muerte para conseguir una cuota de mercado. La ética de los traficantes estaban más relacionados con la lógica de la economía que a la ley o la religión. Además, en su experiencia, los agentes de la policía y los militares, en representación del Estado y responsable de la destrucción de plantas ilegales y traficantes de la persecución, a veces realmente haciendo su trabajo y otras veces la promoción de la empresa y tratar de obtener un beneficio como todo el mundo. La confianza y el respeto de los valores relativos se convirtió. ¿Por qué entonces actuar de acuerdo a la ley, si las autoridades no hacen o no lo hicieron en forma irregular?

Para comercializar el opio, los campesinos de las montañas tuvo que bajar a las ciudades. Ellos decidieron quedarse en los barrios de la periferia, lugares de distribución de las instalaciones urbanas y rurales para hacer su estancia más cómoda, o la transición más fácil para aquellos que querían una nueva vida. En los salones que frecuentaban, el alcohol, la música y las pistolas eran generalmente una combinación mortal. Las razones de los disparos no fueron siempre relacionadas con asuntos de drogas, pero algunos traficantes empezaron a utilizar los salones y el barrio en que vivían, como campos de batalla. Por esa razón, en los años cincuenta, la prensa en Culiacán, por ejemplo, el nombre de la ciudad ", un nuevo Chicago con gángsters en sandalias" (21). El negocio había crecido y así tuvo la violencia asociada con ella. Los enfrentamientos en las zonas urbanas estaban entre los traficantes o en contra de la policía en espacios específicos, no en todas partes de la ciudad. En general, las personas inocentes no fueron tocados. No fue una violencia ciega.

En la prensa de Culiacán, también hubo editoriales pidiendo a las Naciones Unidas para el permiso de cultivar amapola en Sinaloa, como en Yugoslavia, India, Turquía e Irán. Sería una fuente de trabajo y riqueza, argumentó. México y Sinaloa, en particular, era el opio único país productor de América Latina - y de buena calidad - añadieron. El opio y sus derivados fueron utilizados solamente por las minorías china y algunos "degenerados" a los ricos, la mayoría de los ciudadanos mexicanos no se vieron afectadas, dijeron. En un discurso ante el gobierno mexicano se aconseja que utilice los fondos de la erradicación de la adormidera en la lucha contra el cultivo de marihuana. Este último fue percibido como una planta cuyo uso sería hacer que la gente degenerada, unidad de locos y llevarlos a la delincuencia.

La propuesta era difícil de aceptar por el gobierno, que dijo, porque las campañas contra las drogas depende de los tratados con los EE.UU. El director del periódico que publicó las editoriales más tarde fue nombrado Fiscal General de Sinaloa (1951-1952) (22). Una paradoja de hecho, y un claro ejemplo de los diferentes niveles de percepción de la política de drogas oficial diseñado por el gobierno federal. También fue un ejemplo de un mayor grado de tolerancia y el pragmatismo de importantes grupos sociales en Sinaloa, que conocía de primera mano el sentido de los negocios ilegales de edad para la economía local. Por primera vez, los periódicos de la Ciudad de México utiliza la palabra "narcotraficante" (23) como una denominación más legítima de gomeros, comúnmente utilizados por los traficantes, así como por las personas que los reconocieron como un grupo social de reciente formación. El término no era ni de uso común en el discurso oficial de ese tiempo, ni difundido en los medios de comunicación, pero fue años más tarde.

Según las autoridades mexicanas, las campañas contra las drogas en los años cincuenta tuvieron tanto éxito que sugieren una "liquidación definitiva" en Sinaloa (24). Ellos estaban exagerando, por supuesto, pensar en la aceptación del gobierno de EE.UU. y los observadores de la ONU. Su estrategia provocó la inmediata expansión de los cultivos ilegales en los estados de Jalisco, Nayarit y Michoacán. Medidas más duras en un lugar creado problemas de tráfico en otro: esto fue observado de forma constante durante los años de campañas de drogas. El tráfico de drogas - la mayoría del opio - a través de los aviones era tan intenso que el Ministro de Comunicaciones y Obras Públicas decidió suspender los vuelos comerciales en algunos aeropuertos en Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Durango en 1953, y cerró la Escuela de Aviación en Culiacán. Un ex piloto e instructor de vuelo en ese momento reconoció haber transportado de opio en su avión con mucha frecuencia, sin embargo, dijo, las compañías aéreas nacionales (Aeronaves de México) lo había hecho a una escala más grande. Miguel Urías, un traficante de droga muy importante de Badiraguato fue el encargado de vender los billetes para volar desde Bacacoragua, una pequeña productora de opio pueblo en la sierra de ese municipio, a otros lugares (25). Los resultados oficiales con éxito de estas campañas se de naturaleza meramente retórica.

Se estima que hay trescientos pistas clandestinas en el norte de México en los años sesenta. Interpol anunció que México había tomado el lugar anteriormente ocupado por Cuba en el tráfico de la "transatlántica estupefacientes". Sinaloa, Durango y Sonora fueron mencionados como lugares donde existen extensas plantaciones de amapola (26). Otras más pequeñas plantaciones fueron destruidas en Michoacán, Guerrero, Durango, Morelos, Chiapas, Oaxaca, Jalisco, Chihuahua, Coahuila, Baja California, Estado de México, Zacatecas, etc (27). Para la PGR, Sinaloa ocupó el primer lugar en la marihuana y el cultivo de la adormidera (28). Las cifras más impresionantes en los años sesenta fueron los relativos a la marihuana. Soldados estadounidenses y la demanda de los estudiantes de las drogas tuvieron un efecto inmediato en términos de la oferta mexicana. En 1966, la PGR informó de la destrucción, en 45 días, de tres mil toneladas de marihuana sólo en Chihuahua y Sinaloa (29). Según algunos anti-drogas estadounidense de San Diego, 75 o 80 por ciento de la heroína y la casi totalidad de la marihuana introducidos a los EE.UU. vinieron de México (30). En 1968, estima que el contrabando de Wikipedia revista marihuana desde México a los EE.UU. alrededor de 3,5 a 5 toneladas por semana (31). En 1969, el presidente Nixon lanzó la "Operación Intercepción" (32), traducido en la inspección meticulosa de coches de drogas en la frontera. Este fue el comienzo de una nueva era en la política de drogas en las relaciones EE.UU.-México.

El auge de la marihuana creado fortunas más rápido que antes. El número de usuarios y el número de jugadores jóvenes y salvaje nuevo, en el negocio de la droga creció de manera exponencial. Los códigos no escritos se habían roto. El asesinato de oficiales de alto rango de la policía era un signo de los tiempos cambiantes. Los traficantes de drogas de edad, sospechoso de la muerte del jefe de la Policía Judicial en Sinaloa en 1969 (33), negó las acusaciones y culpó a los traficantes de menores que no respeten las viejas reglas del juego (es decir, no a meterse con una jerarquía más alta de las fuerzas de policía y de no utilizar la ciudad como campo de batalla). Ellos usaron ametralladoras M-1 y pistolas .38. El Comandante de la 9 ª Zona Militar en Culiacán dijo que las cosas están cambiando, gracias al papel activo del Ejército estaba jugando, y criticó a los agentes de la PJF que "se usan para combatir entre sí para llegar a Sinaloa" (34), lo que significa que quería ser cuando el dinero rápido era. Agentes de la Policía Federal fueron calificados como "hordas de Atila" por la prensa local (35).

Una nueva generación está surgiendo y tratar de imponer su propia ley. Décadas de tráfico de drogas y de las generaciones de los traficantes habían producido una nueva generación de jugadores más fuerte, más rico y poderoso en una edad más temprana que sus antepasados. Eran más seguros de sí mismos, que no ocultaba, se trasladaron a medio nuevo y respetado y otros barrios de la clase, conductores de autos con placas de Estados Unidos y había muchos partidos donde la tambora, la música regional, jugó para el día, estaban orgullosos de ser la droga los traficantes. En cuanto al resto de la sociedad, su actitud era una mezcla de asombro, miedo, admiración y respeto. Si la violencia no los toque directamente, no estaban particularmente preocupados y no tenía el juicio moral explícito y público contra la forma de los traficantes de vida o de negocios.

Operación Cóndor

A mediados de los años setenta, el gobierno federal mexicano puso en marcha la operación militar más impresionante contra las plantaciones y traficantes de drogas denominada "Operación Cóndor" (36). Diez mil soldados bajo el mando del general José Hernández Toledo, quien había participado en la masacre de 1968 estudiantes en Tlatelolco y en los combates contra universidades como la UNAM, Nicolaíta y Sonora, fueron enviados a la sierra de Sinaloa, Durango y Chihuahua para destruir la ilegal plantaciones. El delegado de la PGR fue Carlos Aguilar Garza. General Hernández predijo el fin del tráfico de drogas en seis meses (37). A pesar de la utilización de defoliantes y violaciónes de los derechos humanos, no tuvo éxito. En cambio, cientos de campesinos huyeron a otros estados, también lo hizo grandes narcotraficantes que continuó su actividad y forma de vida. Aguilar Garza se convirtió en un traficante de drogas a sí mismo años después y fue asesinado en 1993. Toneladas de droga fueron destruidos, la producción se redujo, los precios aumentaron, pero las drogas continuó fluyendo en el mercado americano, aunque en menor cantidad de origen mexicano. Muchos pueblos de la sierra estaban desiertas. Cientos de personas fueron detenidos, torturados y enviados a la cárcel, pero no un gran jefe único (38). Los líderes del grupo más importante se trasladó a Guadalajara, Jalisco, y continuó sus actividades a mayor escala, gracias a la cocaína que ya había sido el contrabando en gran escala desde 1975, según la DEA (39). El éxito militar y político reclamado por las autoridades fue sólo un espejismo. A largo plazo, el costo social de la operación militar era más importante para un gran número de personas, cuya actitud negativa hacia la policía federal y el ejército fue reforzado, de la espectacular destrucción de plantas ilegales que hizo contra México y Estados Unidos-drogas tan feliz y optimista. De acuerdo con ambos gobiernos, su colaboración - a través de agentes de la DEA y sus contrapartes, por ejemplo - nunca había sido tan bueno y eficiente (40). Esto no duró mucho tiempo.


A finales de noviembre de 1984, las autoridades mexicanas descubrieron una plantación de marihuana enorme, llamado "El Búfalo", a unos 12 kilómetros cuadrados, en el estado de Chihuahua. Doce mil personas, o más, de diferentes estados de México e incluso de Guatemala, trabajaban allí. Rafael Caro Quintero, un traficante de drogas de Badiraguato, se sospechó que era el propietario. El 7 de febrero de 1985, agente de la DEA Enrique Camarena, y el piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, fueron secuestrados en Guadalajara, en diferentes lugares. Días después, John Gavin, el embajador norteamericano, y Francis Mullen, jefe de la DEA, dijo en una conferencia de prensa que el descubrimiento de la plantación de marihuana fue debido al trabajo de inteligencia estadounidense, afirmó que Guadalajara era el centro del narcotráfico nacional e internacional, y dio algunas cifras acerca de los grupos de drogas, los dirigentes y el porcentaje de heroína de origen mexicano presentó a los EE.UU. La Oficina del Procurador General y el Departamento de Aduanas decidió poner presión política sobre el gobierno mexicano. Operación "retener y confiscar" en la frontera, una especie de remake de "Operación Intercepción", fue la estrategia para presionar a las autoridades mexicanas para resolver el caso de secuestro. Jefe de la DEA acusó a agentes de la DFS de haber protegido, y permite PJF, Caro fugitivo desde el aeropuerto de Guadalajara. Sus palabras fueron reproducidas en el Washington Post y transmitido por la NBC. Perdió su trabajo.

Aproximadamente un mes después del secuestro, dos semi-enterrado cadáveres con señales de tortura fueron encontrados en el estado de Michoacán. Cuatro días antes del descubrimiento, un centenar de agentes de la policía de Jalisco habían masacrado a algunos miembros de una familia que vive cerca del lugar donde fueron encontrados los cuerpos. La policía acusó a uno de los fallecidos a ser el secuestrador y ejecutor. Cuauhtémoc Cárdenas, gobernador de Michoacán, señaló el comportamiento ilegal de la policía del estado vecino y protestaron en una carta publicada en la prensa. Oficialmente, Camarena y Zavala fueron muertos debido a los daños que había causado a los traficantes. Se informó a las autoridades acerca de la "Buffalo" y sin duda sabía demasiado. Camarena estaba trabajando en una asignación especial denominada "Operación Padrino", destinado a investigar las actividades de la sinaloense Miguel Angel Félix Gallardo, el presunto "padrino" del narcotráfico en México, el "jefe de jefes". También fue acusado en el caso Camarena, al igual que Ernesto Fonseca, de Badiraguato, otra "familia" jefe.

La luna de miel que había existido durante la "Operación Cóndor" se convirtió en una pesadilla para el gobierno mexicano cuando fue asesinado el agente de la DEA. Una gran cantidad de información reunida por la lucha contra el narcotráfico los agentes estadounidenses en México a lo largo de los años, especialmente en la relación especial entre los antiguos y peligrosos traficantes de drogas y la DFS y agentes de la PJF fue entregado a los medios de comunicación. El caso Camarena fue un catalizador, una ocasión especial para mostrar el nivel de corrupción de agentes de la policía mexicana, e incluso políticos. Algunos agentes y comandantes de la policía, acusado de proteger Caro, se pusieron en la cárcel. DFS y la Interpol-directores de México fueron removidos. Caro fue capturado el 4 de abril de 1985, en Costa Rica, y condenado el 12 de diciembre de 1989, a 92 años de prisión. Fonseca tampoco escaparon. Félix Gallardo fue capturado en Guadalajara el 8 de abril de 1989. En mayo de 1994, fue condenado a 40 años.

El caso Camarena no terminó con el encarcelamiento de los agentes de la policía y los grandes narcotraficantes. El segundo capítulo de la historia comenzó en enero de 1990 cuando la cadena NBC transmitió el programa de guerra de drogas, basado en el libro Desperados (1988) por la revista Time periodista Elaine Shannon, cuya principal fuente de información fue la DEA. La serie de televisión mostraron la historia de los buenos, los agentes de la DEA, en contra de los malos, los funcionarios mexicanos, la policía y militares. Las autoridades mexicanas se sintieron ofendidas y protestó. Miguel Aldana Ibarra, ex jefe de la Interpol-México, dijo que dudaba que Camarena había muerto, agregó que podría estar viviendo en California y Colorado, y lo acusó de contrabando de marihuana con sus amigos traficantes mexicanos de drogas. Algunos medios de comunicación controlados por el gobierno reproducido versiones similares. El portavoz de la Casa Blanca defendió la memoria de Camarena. El 31 de enero, el fiscal federal de Los Angeles acusó formalmente Aldana, Manuel Ibarra Herrera, ex jefe de la PJF, Humberto Alvarez Machaín - médico de familia de Caro - Félix Gallardo, y el traficante hondureño y socio de Gallardo en el negocio de la cocaína Ramón Matta Ballesteros, todos de ellos involucrados en el asesinato de Camarena. El general Juan Arévalo Gardoqui, ex-Secretario de la Defensa Nacional, estaba en su lista de espera. En 1992, la DEA los testigos protegidos y pagados, reclutados entre Fonseca y hombres armados asociados Caro y guardaespaldas, acusó a Rubén Zuno Arce, propietario de la casa en la que Camarena fue asesinado, Manuel Bartlett Díaz, Secretario de Gobierno, Enrique Alvarez del Castillo, el Procurador General, y general Arévalo Gardoqui, de haber planificado el crimen. Zuno, ex-hermano del presidente Echeverría en derecho, fue detenido en los EE.UU. en 1989, juzgado y condenado a cadena perpetua en 1992. En 1990, Álvarez Machain fue secuestrado en México por policías pagados por la DEA, entregado a agentes de la DEA en El Paso , llevado a la cárcel, juzgados, y finalmente liberado por falta de pruebas. Las acusaciones contra los políticos de alto rango nunca fueron probadas, pero las sospechas en ambos países se mantuvo.


 
Por primera vez en México las relaciones entre EE.UU., los miembros de la élite política públicamente vinculado a los asuntos de drogas por las autoridades estadounidenses. Esto no era nada nuevo para muchas personas en México, especialmente en aquellas regiones donde las plantas ilegales habían sido cultivadas durante décadas y el tráfico de drogas se ha convertido en una industria. Nada se ha demostrado durante todo el año, pero también es cierto que el poder judicial no ha sido eficiente ni independiente del Ejecutivo. La oposición política en un sistema de partido de Estado ha sido simbólico. La única fuerza política que el gobierno mexicano ha escuchado alguna vez, en materia de drogas, es el gobierno de EE.UU.. Múltiples informes enviados por la lucha contra los estupefacientes de América a los agentes de Washington desde la década de 1910 muestran lo mucho que sabían y aprendieron sobre la producción de drogas, el tráfico y los traficantes de funcionarios de las relaciones en México. El tema de las drogas no siempre ha sido un punto relevante en la agenda política estadounidense. El conocimiento acumulado de los organismos de lucha contra el narcotráfico ha sido utilizado para presionar a los gobiernos de México cuando sea necesario. La "guerra contra las drogas" declarada por el Presidente Reagan en los años 80, y continuó durante la administración Bush, aumentó el poder de los "guerreros de la droga", que no dudó en utilizar su información para dañar la imagen de la élite política y la credibilidad. Esperaron hasta que uno de sus agentes fue asesinado, pero sabían mucho antes.

Las organizaciones de tráfico de drogas

Cuando el opio estaba prohibido en los EE.UU. era legal en México. Los agentes sociales que se comercializan son delincuentes en un lado de la frontera y los operadores legítimos por el otro. El círculo se completó cuando México adoptó leyes similares. Una nueva categoría social nació: el traficante de drogas. Prohibición del alcohol en los EE.UU. (1920-1933) y la mayor demanda de alcohol en comparación con los opiáceos, la marihuana y la cocaína, el contrabando de alcohol hizo mucho más rentable. Contrabandistas fueron, de lejos, un grupo más grande, más rico y poderoso. En Chicago, (42 Al Capone), un usuario de cocaína a sí mismo, y su grupo de forajidos se convirtió en el prototipo de los gangsters, el empresario del mundo subterráneo. Se realizaron inversiones en los negocios jurídicos y financieros contribuciones a las campañas políticas. Compró policías y los políticos. Se convirtió en una leyenda. En México, los traficantes de drogas conocidos y famosos en los años treinta, como Enrique Fernández, de Ciudad Juárez, se vieron pronto en comparación con Capone por la prensa. Gobernador interino (1929-1930) de Chihuahua, Luis León (Secretario de Agricultura bajo el gobierno de Calles, y de Industria y Comercio de Ortiz Rubio) le ayudó a salir de la cárcel de las Islas Marías (43). Algunos dijeron que Fernández hizo pactos con los políticos . Tiroteos entre traficantes estilo de Chicago. El discurso sobre el tráfico de drogas semejante a la utilizada durante la prohibición del alcohol.

María Dolores Estévez, conocido como "Lola la Chata", fue el más importante traficante de drogas que operan en la Ciudad de México de los años treinta a los años cincuenta. Huesca capitán Luis de la Fuente, ex jefe de la Policía Antinarcóticos, fue enviado a la cárcel, acusado de haber robado la droga y se apoderó de haber protegido a la "Chata" (44). En Baja California, el Dr. Bernardo Bátiz B., Delegado de la Secretaría de Salud, presuntamente funcionarios de alto rango del gobierno local de proteger a los traficantes y enviarlos a prisión sólo cuando se convirtió en codiciosos (45). En los años cuarenta, Max Cossman, asociado a Harold "Happy" Meltzer - conectado a sí mismo a Mickey Cohen (46), de la banda de Capone de edad, que vivía en California -, fue acusado por el asesinato de Enrique Diarte, un importante traficante de opio que operan en Tijuana y Mexicali (47). Según Harry Anslinger, Benjamin "Bugsy" Siegel, del Luciano - grupo de Lansky, y Virginia Hill, negoció con los políticos mexicanos a la financiación de cultivo de la adormidera en la parte noroeste del país (48). Ernesto Fonseca Carrillo, acusado en el asesinato de Camarena, comenzó su carrera en el traficante de los años cincuenta. En los años sesenta, Eduardo Fernández, Pedro Avilés y Jorge Favela, fueron incluidos en una lista grande de los traficantes de Sinaloa mencionó en la prensa. En los años posteriores a la guerra, los traficantes de Sinaloa, se convirtió definitivamente el más importante en el país. Empezaron con el contrabando de opio, y continuó con la marihuana, la cocaína y las metanfetaminas, en función de la demanda.

En los años setenta, Pedro Avilés, Manuel Salcido Uzeta (el "Crazy Pig"), y en especial Miguel Angel Félix Gallardo, fueron los nombres más comunes. Félix G. nació en las afueras de Culiacán, capital de Sinaloa. Estudió una carrera comercial, pero decidió trabajar como policía. Fue asignado a la casa del gobernador, donde se convirtió en su guardaespaldas de la familia. El gobernador de Sinaloa, Leopoldo Sánchez Celis (1963-1968) fue su padrino cuando se casó (49). Según la DEA, Félix G., asociado a Ramón Matta Ballesteros, el contacto con los colombianos de Honduras, se convirtió en el número uno traficante de cocaína en México a partir de mediados de los setenta (50). Vivió como un empresario respetable y respetado por muchos años. Su relación con el ex gobernador Sánchez Celis (algunos dijeron que era su protector) facilitó su política y contactos de negocios. Fue un destacado consejero del banco Somex (Chihuahua) en 1979, y un accionista y cliente distinguido a nivel nacional, al menos hasta 1982. En 1976 hubo una orden de arresto contra él en Tijuana, pero no se hizo nada. Los cargos fueron tráfico de heroína y cocaína. Fue protegido por un funcionario importante de estupefacientes, dijo la DEA. A partir de 1971 se acumuló al menos catorce órdenes de arresto. Se hicieron negocios por cuatro años más después del asesinato de Camarena. El mismo era el padrino del hijo del gobernador (Rodolfo) en su matrimonio, una relación peligrosa que causó el asesinato de Rodolfo cuando iba a visitar a su padrino en la cárcel. Anteriormente había sido secuestrado en el aeropuerto de la Ciudad de México y torturado.

Como la Hidra, cabezas aparecieron después de que uno se cortó, todos ellos salen de la misma raíz. Caro hermanos y parientes, Güero Palma y "El Chapo" Guzmán, los hermanos Arellano Félix y Amado Carrillo, eran tenientes importante en lista de espera o ya al frente de sus propios grupos en diferentes partes del territorio. Todos ellos eran sinaloenses de origen rural, con excepción de los hermanos Arellano, que eran urbanas, de clase media, y con una educación superior. El imperio fue dividido, pero los nuevos grupos no menos potente que el original a pesar de sus rivalidades. Nordeste fue controlado por Juan García Abrego (51), un traficante de Tamaulipas, cuyo ascenso y caída siguió el ciclo de seis años y se convirtió en política, según a las autoridades mexicanas y EE.UU., el más importante.

En 1993, el cardenal Jesús Posadas Ocampo y su chofer fueron asesinados en un tiroteo en que llegaron al estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara (52). Posadas iba a recoger a Girolamo Prigione, representante del Vaticano en México. El Fiscal General, Jorge Carpizo, dijo que pistoleros de Arellano lo habían confundido con "El Chapo" Guzmán, porque sus coches eran iguales: el mismo modelo, mismo color. Guzmán, quien no estaba muy lejos de allí con su pueblo, repelieron el ataque y escapó bajo una lluvia de balas. Minutos más tarde, algunos hombres armados y uno de los hermanos Arellano tomó un vuelo regular a Tijuana. La PGR no pudo explicar por qué nadie trató de detenerlos. Guzmán fue capturado el mes próximo y enviado a prisión de alta seguridad de Almoloya. El mayor de los Arellano, Francisco Rafael, fue acusado de uso ilegal de armas, detenidos en Tijuana, en diciembre de 1993 y encarcelado en Almoloya. Dos de sus hermanos, Ramón y Benjamín, mantuvo reuniones secretas con Prigione en diciembre de 1993 y enero de 1994, le dio una carta para el Papa y le dijo a Prigione su versión de la historia. Benjamín dijo que Posadas fue tal vez confundido por hombres armados Ramón Guzmán. Agregó que mientras que Ramón estaba en la casa de Prigione, el representante del Vaticano telefoneó al presidente Salinas, fue a su casa (Los Pinos) y tuvo una reunión con el propio presidente, el secretario de Gobierno y el Fiscal General. Los hermanos Arellano estaban dispuestos a rendirse a cambio de un acuerdo. Prigione, dijo que siempre habrá algunos aspectos no revelados sobre el asesinato de Posadas. Los hermanos no aceptan eso y decidió tomar un riesgo. Las autoridades no aclararon la situación. Marcos, el líder del EZLN, tiene la "intuición" de que Posadas fue asesinado porque sabía que algunos funcionarios de alto rango implicados en el negocio de las drogas, la información que estaba a punto de decirle a Prigione (53). En 1998, todavía existen importantes e influyentes miembros del clero, así como numerosos grupos sociales en todo el país, que no creen que el "error" la teoría y siguen esperando una explicación creíble.

Juan García Abrego nació en un rancho llamado "La Puerta", Matamoros, Tamaulipas (54). No terminó la escuela primaria. Trabajó como repartidor de leche y ladrón de coches antes de entrar al negocio de las drogas con la ayuda de su tío, el legendario contrabandista Juan N. Guerra. Uno de sus lugartenientes, el Prof. Oscar López Olivares, quien se convirtió en un informante del FBI, dijo que le enseñaron las normas de distinción, incluso básicos, como modales en la mesa, cómo vestirse y la forma adecuada para mostrar su Rolex. Durante el gobierno de Salinas (1988-1994) se convirtió en el narcotraficante más importante de México. El contrabando de toneladas de cocaína, desde el grupo de Cali, a una persona la clave de EE.UU. en su carrera fue comandante de la Policía Judicial Federal Guillermo González Calderoni. Él dirigió el equipo que mató a Pablo Acosta, un gran traficante de Ojinaga, Chihuahua, en 1987 (55). Fue arrestado por Jaime Herrera Nevares y Jaime Herrera Herrera en 1987 (56), los traficantes de heroína de Durango, y su supuesto "compadre" Miguel A. Félix Gallardo en 1989. Según un agente del FBI infiltrado (SA 2620-OC) en el grupo de García Abrego, González Calderoni se asoció a García y lo protegía, al menos desde 1986. Calderoni fue acusado de "enriquecimiento inexplicable" en 1993. Él se escapó a los EE.UU. donde se encuentra actualmente en el programa de testigos protegidos. Cuando el gobierno mexicano trató de extraditarlo, reveló haber realizado una labor de espionaje político de Raúl Salinas - hermano del presidente -, que se sospecha a sí mismo de haber protegido a García Abrego. Raúl está ahora en Almoloya enfrentan cargos por "enriquecimiento ilícito" y por el asesinato de su hermano, ex-en la ley, José Francisco Ruiz Massieu, ex presidente del PRI. Las autoridades suizas han "congelados" más de $ 100 millones en cuentas bancarias suizas pertenecientes a Raúl bajo nombres falsos. Sospechan Raúl de lavado de dinero de los traficantes. Calderoni envió una advertencia: si el gobierno de México insistió en la extradición, él podría "recordar" cosas más (57).

García Abrego fue capturado en 1996 e inmediatamente extraditado a los EE.UU.. Según Janet Reno, la Fiscal General EE.UU., México y EE.UU. acordaron los funcionarios dicen que era un ciudadano americano, nacido en La Paloma, Texas. El presidente Zedillo justificó su decisión en una reunión privada con algunos congresistas, que filtró la información a la prensa. Dijo que García Abrego era un personaje muy peligroso que podría crear una situación de desestabilización. El vocero del Presidente negó más tarde que había dicho tal cosa (58). De hecho, el líder de la droga no actuaron como un desesperado mientras estaba siendo buscado. No hubo explosiones de bombas o los disparos contra los políticos o personas inocentes. No hubo ningún ataque la especulación contra el peso, ni una fuga de capitales. Un comportamiento extraño, de hecho, para alguien cuya fortuna se estimó oficialmente (de hecho, de fantasía) a 10 mil millones de dólares (alrededor de 3,48% del PNB de México en 1995, 5,7 mil millones dólares menos que las reservas internacionales, y US $ 1,6 mil millones más que los ingresos del petróleo ese mismo año). Su poder desestabilizador supuesta no se presentó a todos. La Inteligencia Nacional de Estupefacientes del Comité de Consumidores (NNICC) Informe de 1996 declaró: "En Houston, fue juzgado García Abrego y condenado por 22 cargos de tráfico de drogas, lavado de dinero y operar una empresa criminal continua. Recibió una sentencia de once cadenas perpetuas consecutivas en la cárcel y una multa de $ 128 millones. García-Abregos detención y condena, por desgracia, ha tenido poco efecto sobre el tráfico de cocaína hacia los Estados Unidos, como elementos de su organización se mantuvo intacto. Además, cualquier reducción en el territorio y la influencia sufrido por la García Abrego la organización se vio compensada por un aumento en el poder de la organización rival de Carrillo Fuentes "(59).

En los años ochenta, Amado Carrillo ( "El Señor de los Skyes"), otra de Sinaloa, el sobrino de Ernesto Fonseca, según las autoridades mexicanas, fue enviado a Ojinaga, por el grupo Gallardo Félix, para trabajar con Pablo Acosta (60). Era sospechoso de haber pagado para obtener González Calderoni Acosta fuera de su camino. Cuando García Abrego fue extraditado Carrillo tomó su lugar como número uno en la lista oficial. El contrabando de toneladas de cocaína en grandes aviones, su especialidad. Su grupo tenía su sede en Ciudad Juárez. Los hermanos Arellano trató de matarlo una vez en un restaurante de la Ciudad de México (1993). Sus principales problemas comenzaron cuando el general Jesús Gutiérrez Rebollo, el nuevo jefe del Instituto Nacional de Lucha contra la Drogas (CIND), fue acusado de proteger a Carrillo durante años (61). Se vio obligado a trasladarse de un lugar a otro. La policía dijo que viajó a Rusia, el Oriente Medio, Sudamérica y el Caribe. Se fue con frecuencia a Las Vegas (62), no detectada por la DEA. El Mossad no prestó atención a él cuando estaba en Jerusalén, ni tampoco las autoridades cubanas cuando estaba en su territorio.

Mexicana documentos de los servicios de Inteligencia Militar, de fecha 14 de enero 1997, declaró que Carrillo no quería abandonar, ya que quería hacer un pacto con el gobierno. Propuso a colaborar en la lucha contra los traficantes que actúan desorganizado, detener la venta de drogas en México y en directo a los EE.UU. y Europa, ayudar a la economía del país con sus dólares, evitar el uso de la violencia, y actuar como un empresario, y no como un criminal. Quería libertad para dirigir su empresa, la tranquilidad para su familia, y el 50% de sus bienes. Si sus condiciones no se cumplían, que haría su oferta a otros países (63). Para alguien que, según la DEA, fue el número uno traficante de drogas en el planeta y perseguidos en todo el mundo, fue muy exitoso en mantener invisible. La peor decisión iba a tener una cirugía plástica en una clínica de la Ciudad de México para cambiar su rostro y quitar el exceso de grasa, a fin de cambiar su apariencia. Murió de complicaciones post-cirugía de 4 de julio 1997 (64). Después de su muerte, la policía dijo que había estado tratando de establecerse en Chile, donde iba a comprar la propiedad. Quería controlar el narcotráfico sin la mediación de los colombianos y para expandir su negocio a Australia. La carrera de Carrillo lo convierte en uno de los más emprendedora y cosmopolita de todos los narcotraficantes mexicanos nunca.

Los hermanos Arellano y su grupo de Tijuana basado, así como algunos otros de los lugartenientes de Carrillo inició una nueva guerra por el control del tráfico de drogas a lo largo de la frontera EE.UU.-México y también en Jalisco. El FBI puso Ramón Arellano en su lista de los diez fugitivos en la Internet, y ofreció una recompensa de cincuenta mil dólares por información que conduzca a su detención. Janet Reno, ofreció una recompensa de dos millones de dólares para obtener información acerca de los hermanos (65). El FBI informó que: "Ramón Eduardo Arellano Félix (nacido en 1964) ha sido acusado en una acusación sellada en los EE.UU. Tribunal de Distrito, Distrito Sur de California, de conspiración para importar cocaína y marihuana. Ramón Eduardo Arellano Félix se cree que es uno de los líderes de la Organización Arellano Félix (AFO), que también se conoce como el Cártel de Tijuana. AFO es una banda de narcotraficantes conocida por sus grandes distribuciones de sustancias controladas y la propensión a la violencia en la ejecución de la operación "(66) . El gobierno mexicano envió al ejército a perseguirlos en Tijuana, sin éxito. Su poder de fuego está asegurada por hombres armados de jóvenes de familias acomodadas de Tijuana y de los barrios populares de San Diego. Los hermanos han asesinado a importantes funcionarios de la policía y trataron de matar en noviembre de 1997, un influyente periodista en Tijuana, Jesús Blancornelas (que fue gravemente herido), cuya revista Zeta ha dado información sobre sus actividades y protectores (67). A pesar de la encarcelación de un grupo importante de sus lugartenientes en México y los EE.UU., de los hermanos Arellano siguen libres y la gestión de sus negocios.

Los militares en la lucha contra las drogas actividades

Antes de 1947, el Departamento de Salud estaba a cargo de la política de drogas. No eran muchos anti-narcóticos agentes para cubrir todo el territorio. Funcionarios mexicanos solía hablar de "campañas" contra las drogas desde aquellos días. ¿Qué podían hacer los agentes a destruir las plantas ilegales era realmente simbólico. En los años treinta, hubo gente que propuso que la lucha contra la PGR conducir actividades de drogas. Presidente Cárdenas se negó y se abstuvo su apoyo a las autoridades de salud. En los años de la posguerra, el gobierno de EE.UU., preocupados por la probabilidad de un aumento en el uso de drogas entre los soldados que regresaban a casa, como había sido el caso en otro post-experiencias de la guerra, tomó un fuerte liderazgo en asuntos de drogas y trató de influir en otros los gobiernos, especialmente de los países productores de amapola y marihuana, a reforzar sus políticas de lucha contra las drogas. En 1947, el Presidente Miguel Alemn decidió la PGR estaría a cargo de la política de lucha contra las drogas. Al mismo tiempo, creó la DFS, también con la autoridad en materia de drogas. En 1948, el gobierno mexicano anunció una "gran campaña" para destruir las plantas ilegales en el país: "La campaña de 1948 los militares que participan por primera vez como una fuerza de erradicación de la asignación permanente de ... (sino) sólo entre 100 y 400 fueron asignado para apoyar a los agentes de la policía en la destrucción de un tercio a la mitad de la cosecha de la adormidera de opio todo "(68). Los militares, formal y legalmente bajo el mando de la PGR en asuntos de drogas, fueron colocados en una posición clave con la mediación especial, contención o control, entre los productores y traficantes, la Policía Judicial Federal, la DFS, y el poder político. Había más jugadores en el campo de tráfico de drogas. Desde entonces y durante décadas, la actitud hermética de los militares, la protección mutua de las familias políticas del Estado Parte, y la ley del silencio, poner el nuevo como mediadores y agentes de la PJF DFS en el centro de las acusaciones de corrupción relacionada con las drogas.

Los objetivos de la campaña contra las drogas no eran fáciles de conseguir. El territorio es grande y hay plantaciones ilegales en muchos lugares aislados. La destrucción por la mano, incluso con la ayuda de los militares, no hizo mucha diferencia en la cantidad de droga de contrabando. En los años sesenta, el gobierno mexicano adquirió aviones, jeeps, armas, helicópteros y piezas de repuesto de los EE.UU. La nueva tecnología ayudó a aumentar la destrucción de campos de adormidera. Según Richard Craig, "también hizo campañas de futuro más difícil, ya que los cultivadores de opio y marihuana, consciente de la mayor probabilidad de detección aérea, comenzó a ocultar sus cultivos en medio de las legítimas y la siembra parcelas más pequeñas en las regiones remotas aún más" (69). Después de Operación Intercepción en 1969, el gobierno de EE.UU. aumento de la presión política sobre las autoridades mexicanas .. En 1974 se dijo que México era la fuente principal de heroína para los adictos a EE.UU.. En 1976, cinco mil soldados y pilotos participaron en la campaña contra las drogas (70). El número era de diez mil en 1977, cuando la Operación Cóndor fue lanzado oficialmente (71).

En 1986, el presidente Reagan firmó un documento importante sobre su "guerra contra las drogas" la política (una "guerra" que ya había declarado en 1982 (72), la Decisión de Seguridad Nacional de la Directiva, que considera el tráfico de drogas amenaza a la seguridad nacional de EE.UU., y permite que el Departamento de Defensa a participar en una amplia variedad de actividades de lucha contra las drogas, especialmente en la frontera entre México y EE.UU.. Algunos han considerado esta política como un elemento importante de la doctrina de los conflictos de baja intensidad (73). El gobierno mexicano aceptó inmediatamente que el sistema de percepción. Todos los presidentes mexicanos desde (1982-1988 Miguel de la Madrid) ha repetido la idea básica de Reagan. Aseguran también que el tráfico de drogas es una cuestión de salud y su lucha contra una "razón de Estado".

La administración Bush continuó la política de Reagan y se intensificó la presión sobre algunos gobiernos latinoamericanos para militarizar la guerra contra las drogas ". Ese fue el caso en Colombia, Perú y Bolivia (74). En México, las cosas eran diferentes, pero no por mucho tiempo . El 23 de octubre de 1995, William Perry, Secretario del Departamento de Defensa, el general Barry McCaffrey - Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de EE.UU. co-coordinador del Comando Sur de todas las operaciones de seguridad nacional en América Latina en la época, y confirmado por el Senado de EE.UU. como el Director de la Oficina de la Casa Blanca de National Drug Control Policy (ONDCP), el 29 de febrero de 1996 - visitó el secretario mexicano de la Defensa, general Enrique Cervantes Aguirre en México. Perry dijo que México y los EE.UU. ya ha tenido lazos políticos y económicos, pero que el "tercer vínculo" que faltaba: los militares. Se anunció cinco áreas de cooperación, entre ellos uno relativo a operaciones antinarcóticos. En 1996, casi un millar de soldados habían recibido entrenamiento especial en tácticas de lucha contra el narcotráfico en los EE.UU. La militarización de la lucha contra las drogas y la seguridad pública acababa de comenzar (75).

Desde noviembre de 1995, a septiembre de 1996, 72 soldados fueron designados como agentes de la PJF en el experimento de un "piloto" en Chihuahua (76). Fracasaron en su misión de detener a Amado Carrillo y fueron enviados a luchar contra el grupo guerrillero EPR en Guerrero. Otros militares ocuparon posiciones de liderazgo en la estructura de la PGR, como funcionarios de alto rango, representantes de los estados, y agentes de la PJF. General Jesús Gutiérrez Rebollo fue designado jefe del Comité Intergubernamental de Negociación, el 6 de diciembre de 1996. Había sido Comandante de la Zona Militar en Culiacán 9, y de la 15a Zona Militar en Guadalajara, dos ciudades donde muchos grandes narcotraficantes gustado vivir. Duró dos meses en esa posición. El 18 de febrero de 1996, el Secretario de Defensa hizo un anuncio sorprendente: Gutiérrez general había sido la protección de Amado Carrillo, y había sido descubierto y detenido (77). Fue enviado a Almoloya y condenado a trece años para el almacenamiento y transporte de armas (78). No todo lo que fue acusado ha sido probado todavía. Todavía hay muchas piezas del rompecabezas que no encajan. Como muchos analistas advirtieron y previstos, la corrupción de drogas, o la sospecha de corrupción y la participación, no tendría piedad de los militares.

El blanqueo de capitales

La colocación de dinero ilícito en la economía legal es una práctica antigua en el mundo de la delincuencia. A finales de los años setenta y principios de los años ochenta, los traficantes de drogas de los casos de dinero en efectivo depositados en bancos de Estados Unidos, sin ningún problema. Se transfirió el dinero a Colombia o con los paraísos fiscales de todo el mundo. En 1986, el gobierno de EE.UU. aprobó leyes que obligan a los bancos a informar cada depósito de diez mil dólares o más (79). La Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de 1988 se propuso considerar el lavado de dinero como un delito grave, se recomienda no los gobiernos nacionales a utilizar el secreto bancario como una coartada para impedir los actos jurídicos en su contra, y pidió la cooperación internacional operación. En diciembre de 1988, el Comité de Regulaciones Bancarias y Prácticas de Supervisión, formado por representantes de los bancos centrales y autoridades supervisoras de Bélgica, Francia, Canadá, Alemania, Italia, Japón, Luxemburgo, Holanda, Suecia, Suiza, Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y el Estados Unidos, aprobó una resolución para prevenir el uso criminal del sistema bancario para el blanqueo de dinero. En julio de 1989, el G-7 y el presidente de la Comisión de la Comunidad Europea estableció en París, el Grupo de Acción Financiera contra el blanqueo de dinero. Se propuso 40 recomendaciones relativas a la mejora de los sistemas jurídicos nacionales, el refuerzo del sistema financiero, y la cooperación internacional.

Un informe del Departamento de Estado en 1996 (80) destacó la insuficiencia de los controles de la banca de México y el sistema financiero para evitar el blanqueo de dinero. México es percibido como uno de los más importantes centros de blanqueo de dinero en el Hemisferio Occidental. Presión de EE.UU. sobre la producción de drogas y la corrupción relacionada seguirá, tarde o temprano, sobre las reformas de la legislación. Los funcionarios mexicanos discutieron la necesidad de leyes sobre la delincuencia organizada y el blanqueo de capitales desde 1995. En 1995, grupos de trabajo de la PGR y la Procuraduría General de EE.UU. se reunió cuatro veces para arreglar los acuerdos de cooperación en la aplicación de la ley y la asistencia jurídica mutua. PGR, el Comité Intergubernamental de Negociación, y oficiales del Ejército recibió asistencia y asesoramiento técnico del gobierno de EE.UU.. La Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, 7 de noviembre de 1996, se convirtió en el marco legal para las decisiones adoptadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre el "reciclaje de los recursos de origen ilícito" (81). Los nuevos criterios de las instituciones financieras obligadas a registrar las "operaciones relevantes", las operaciones de sentido de diez mil dólares o más.

En noviembre de 1995, el secretario del Tesoro Robert Rubin, calculó que el lavado de dinero del mundo era algo entre $ 300 y $ 600 millones al año. En los EE.UU. la cifra fue de 100 mil millones dólares del tráfico de drogas (82). Richard Small, de la Reserva Federal, dijo que los EE.UU. era el lavado de dinero primero en el mundo. Se calculó una cifra de $ 100-300 billion un año para ese país (83). Funcionarios de la PGR de México estima que los traficantes de los beneficios es de $ 30 mil millones en 1994 (84) (cuatro veces los ingresos del petróleo ese mismo año, el 7,1% del PIB, y casi cinco veces las reservas internacionales). Autoridades de EE.UU. las cifras fueron de US $ 8-30 billion un año que circulan en los bancos mexicanos en 1996 (85) (2,38-8,96% del PNB).

Desde el blanqueo de dinero se convirtió en una cuestión política, EE.UU. y las autoridades mexicanas han acusado frecuentemente a los demás países de ser un paraíso para este tipo de negocio ilegal. Imposible calcular sobre una base científica, las especulaciones acerca de la cantidad de dinero negro que circula en la economía local o mundial se han utilizado como arma política. El gobierno de EE.UU. ha utilizado para probar formas controvertidas actividades de blanqueo de dinero en otros países. Un ejemplo reciente fue la "Operación Casablanca", operación encubierta de tres años dirigida por el Servicio de Aduanas de EE.UU., un "dinero al país de seis investigación del blanqueo de participación de los bancos mexicanos y los carteles de la droga de contrabando" (86) de Cali y Ciudad Juárez. Para el Departamento del Tesoro, que era "la culminación de la más grande, dinero de la droga más completo caso de blanqueo en la historia de EE.UU. cumplimiento de la ley''. Arrestaron a 112 personas y se apoderaron de 35 millones de dólares" producto de drogas ilegales ". Los bancos implicados fueron Bancomer , Confía y Serfín. personas detenidas trabajado para los bancos y otros como Banamex, Bital, Banoro, Banpaís, Banorte, Promex, Santander, Banco Bilbao Vizcaya, Bancrecer, Interacciones, Unión, etc (87). EE.UU. El secretario del Tesoro Robert Rubin dijo: "Con la infiltración en los más altos niveles de ... ... el tráfico internacional de drogas, las aduanas fue capaz de romper la elaboración de planes financieros de los traficantes de droga desarrollada para el blanqueo de los tremendos volúmenes de efectivo adquirido como producto de su comercio mortal''. Desde la perspectiva de EE.UU. fue un éxito. Para Carlos Gómez y Gómez, presidente de la Asociación Nacional de Banqueros, no era una prueba de la política de los bancos, sino de acciones individuales de la norma. Funcionarios de EE.UU. de la Casa Blanca, el Departamento de Estado e incluso la DEA, dijeron que no fueron informados de la operación hasta el último momento (88). El presidente Zedillo respondió que era una violación de los acuerdos bilaterales y la soberanía (89), y añadió que tratará de que los agentes de EE.UU. extraditado para ser juzgado en México. Trent Lott, el líder de la mayoría del Senado EE.UU., envió una carta difícil de criticar a Zedillo su posición y la intención (90). Rosario Green, Secretaria de Relaciones Internacionales, dijo que la confianza y la cooperación fueron dañados. Instó a las partes para hablar y restablecer la confianza y la cooperación (91). Notas diplomáticas y las protestas de diferentes grupos sociales no cambia nada. El gobierno de EE.UU. mantuvo su posición y no para garantizar que ninguna otra operación encubierta se pondrá en marcha otra vez.

La incautación de drogas, la destrucción y el uso de

Sobre la base de la PGR, el Ejército y las cifras de la Marina, que siempre ha sido más fácil para el cálculo de la destrucción de la producción de drogas. Erradicación de la marihuana desde finales de los sesenta se puede estimar en más de mil hectáreas por año entre 1970 y 1983, más de diez mil en 1984, 1986, 1987, 1989 (92), hectáreas y más de veinte mil en 1995, cuando fueron cultivadas estima que 21.573, 9.498 y el importe total de la superficie cultivada (93). Para el mismo período, la erradicación de matas de amapola fueron más de mil hectáreas desde 1967 con algunos picos de más de diez mil durante la Operación Cóndor (1975-1977 ), a raíz del asesinato de Camarena (1985-1986) (94), y continuando en 1995 con 15.389 hectáreas erradicadas, 22.864 cultivadas y cosechadas 7270 (95).


La primera encuesta nacional de adicciones, en México se hizo en 1988 (104) y financiado por la Secretaría de Salud y la Oficina de Narcóticos de la Embajada de EE.UU. en México. Marihuana, inhalantes y tranquilizantes son los fármacos más importantes, junto con el tabaco y el alcohol. En comparación con el consumo en los EE.UU., la tasa en México fue de menos de una décima para cada droga y grupo de edad. Una segunda encuesta se hizo en 1993 (105). De la población urbana de entre 12-65 años de edad (3,9% de la población urbana) declaró haber consumido drogas ilícitas, incluidos los inhalantes, al menos una vez. En la frontera norte, Tijuana es el primer lugar en el consumo de drogas. En 1988, el consumo de cocaína fue de 0,14%, en 1993 fue del 0,3%. De Mexicali, Tijuana y Ciudad Juárez fueron las ciudades donde más pacientes atendidos por los Centros de Integración Juvenil-CIJ (1995) declaró haber consumido cocaína. Según la encuesta de 1993, el consumo de heroína es muy baja. Tijuana y Ciudad Juárez se mencionan. Estadísticas CIJ son Tijuana, Ciudad Juárez, Mexicali, Chihuahua, Culiacán y Hermosillo. El consumo de marihuana fue de 2,9% en 1988, y 3,3% en 1993. Tijuana y Ciudad Juárez, apareció de nuevo como las ciudades más importantes. CIJ informes de los casos, no muy sensible en el plano nacional, del consumo de metanfetamina en Tijuana, Mexicali, Culiacán y Toluca. El crack es también rara y se ha reportado en Baja California, Estado de México y Ciudad de México.

Corridos de traficantes de drogas "

La historia de los negocios del siglo, los agentes sociales que hicieron posible, sus valores y su mitología eran aspectos conocidos sólo por los traficantes de drogas ellos mismos, algunos policías y algunos otros. Décadas de comercio rentable y la impunidad, o más precisamente la protección oficial, así como la expansión del mercado de la droga y el número de traficantes fueron los antecedentes que inspiraron algunas corrido norteño compositores para grabar, de manera que nadie había hecho antes, la la historia moderna del tráfico de drogas (106). Estos compositores corrido expresó un punto de vista general, más a la de los propios traficantes. Algunos compuesto por solicitud y por razones monetarias, mientras que otros simplemente interpretar las percepciones de la gente común. A través de sus canciones, que han contribuido a acelerar el proceso de los traficantes de la auto-conciencia. El primer corrido sobre las fechas de contrabando de drogas desde finales de los 40 y estaba compuesto por Manuel C. Valdés (107). Titulado "Carga Blanca", su tema fue el contrabando de heroína. Sin embargo, el corrido de los traficantes primero "jamás registradas por los autores del México y Compositores de la Sociedad fue creada hace unos 50 años después de la prohibición de la marihuana y amapola, y fue titulado" La Banda del Carro Rojo "(The Band coche rojo) por Paulino Vargas. La letra menciona "un centenar de kilos de coca". La combinación de la música y la historia oral se convirtió en socio de los traficantes odisea, una producción simbólica que desafió el discurso oficial sobre la droga y los traficantes de drogas - aunque no necesariamente de forma consciente - y marcó el principio del fin del monopolio estatal de tales discurso.

La historia de los hombres y mujeres que trabajan en el negocio de las drogas a lo largo de la frontera EE.UU.-México fue el tema principal de la primera corrido s. Más tarde, otros estilos musicales como la tambora sinaloense y el mariachi se aprobaron como vehículos para contar historias sobre las vidas, las muertes, las aventuras, y los códigos éticos compartidos por los traficantes de drogas y otros grupos sociales que viven en las regiones donde el cultivo de adormidera y antes de la marihuana-con fecha de prohibición. Ni la demanda local ni nacional fue la razón principal para convertirse en un delincuente o un empresario en el negocio de la droga. Los involucrados producidos para el mercado internacional, principalmente a los consumidores EE.UU., debido a los elevados precios pagados por la marihuana, amapola y sus derivados. En los estados de Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Durango, el cultivo de estas plantas se convirtieron en una forma de vida para muchas familias a partir de la década de 1920, en particular en las montañas. La tradición del corrido norteño ya era una parte de su cultura, así que cuando aparecieron nuevos temas que se asimila inmediatamente como elementos importantes de su historia social. De hecho, la mayoría de los más famosos narcotraficantes mexicanos, pasado y presente, nacieron en el noroeste, principalmente en Sinaloa. La historia del tráfico de drogas en México no puede entenderse sin reconocer el papel desempeñado por sinaloenses en el negocio de la droga. Un gran número de corrido s son, por tanto, relacionados con personas, lugares e historias de Sinaloa. La tambora, un estilo local y muy popular de la música, también ha sido adoptado por los compositores que han introducido letras sobre los traficantes de drogas. Y, por último pero no menos importante, el éxodo de los sinaloenses a Jalisco a mediados de los años setenta como resultado de la "Operación Cóndor", podría explicar por qué mariachi, la música popular de Jalisco, también se ha utilizado para contar historias relacionadas con las drogas.

Habida cuenta de la criminalización de una parte del tráfico de drogas, uno podría suponer que los traficantes que tratan de borrar todos los detalles que puedan revelar sus operaciones. En cambio, los traficantes como un grupo social han sido notoriamente visibles, una estrategia que podría considerarse como auto-incriminación, si no suicida, en otras circunstancias. La confianza en sí mismo sugiere que esta estrategia no es un producto del descubrimiento espontáneo de una identidad emblemática, sino que es el producto de un proceso de construcción de identidad. Libre de los traficantes-conciencia desarrollada conjuntamente con la explotación de la fuerza milagrosa de dinero que les permite discernir con claridad lo que separa lo legítimo de lo ilegítimo, y para medir la moralidad de los diferentes grupos de la sociedad convencional.

Condición de ilegalidad de los traficantes atomizados y anónimo de épocas anteriores ha dado paso a la formación de un grupo más amplio, más visible y jerárquica, cuyas actividades económicas ilegales son altamente rentables para los que tienen éxito y siguen vivos y libres. Corrido s no reflejan este período de transición: más bien, sus letras reflejan la consolidación del grupo. Los traficantes corrido 's ha contribuido a ampliar y proyectar la autoestima del grupo, sino que surgió después de las actividades de los traficantes fueron ya ampliamente tolerada - es decir, de protección oficial - y cuando los traficantes estaban socialmente reconocida y aceptada por otros grupos. Los traficantes colombianos importados corrido s tradición de su país, con música de mariachi y norteño. Se han adoptado también algunas tradiciones de la música mexicana (108).

Conclusión

En México, como en muchos otros países, los fármacos como los opiáceos, la cocaína y la marihuana eran de uso común, por lo general por razones médicas, hasta principios del siglo XX, cuando las leyes de prohibición entró en vigor. Un discurso eugenésico para proteger la "raza" se desarrolló para convencer al público en general que el gobierno estaba tomando medidas para preservar de un peligro del que no eran conscientes. Los funcionarios de salud exagerado las cifras relativas a los adictos a las drogas, repitiendo los argumentos escuchados en otros países que se basan en la especulación y no en la investigación científica. Hubo también un argumento xenófobo en el discurso anti-drogas. Los funcionarios del gobierno acusados de inmigrantes chinos de las plantas de adormidera y opio, que haya importado el uso en México. La mayor parte de los narcotraficantes detenidos en México a raíz de la Ley de Estupefacientes Harrison eran de origen chino. Pogromos de China durante las tres primeras décadas del siglo reducido sus posibilidades de consolidación de las organizaciones.

El tráfico de drogas en México se inició como una respuesta a la demanda de opio EE.UU.. Las zonas de producción y ciudades de la frontera era un lugar clave en un nuevo grupo social surgido. El negocio lo suficientemente rentable para atraer el interés de los políticos poderosos. Las personas que trataron de estrategias autónomas para el contrabando no duró mucho tiempo, o simplemente sobrevivir modestamente. Las grandes empresas necesitan de protección oficial. Ya en el comienzo, los traficantes de drogas dependía de otros actores de la economía política. Cada vez que había un escándalo de drogas, los gobernadores de estados fronterizos de productores o fueron los primeros en la línea de ser sospechosos de estar involucrados. La información de los archivos de México y EE.UU. da apoyo a la idea de que toma nota de prensa la identificación de los gobernadores del norte estaban bien fundadas. En la lógica del sistema político post-revolucionario, la libertad de los gobernadores para hacer cualquier tipo de negocio, legales o ilegales, se vio limitado por el presidente de la voluntad y sus propias inclinaciones éticas.

El poder de la presidencia, el monopolio de la política por el Estado Parte, la subordinación de las esferas legislativa y judicial al ejecutivo, y la falta de oposición política organizada, crearon las condiciones para desarrollar el tráfico de drogas dentro de la estructura de poder. Antes de la Segunda Guerra Mundial, no un gobernador nunca se sospecha único formalmente acusados o investigados. Sin embargo, en las secuelas de la guerra, cuando las controversias surgidas entre los grupos de la élite política, la cuestión de las drogas se utilizó para dañar la imagen del gobernador. Nada se probó, porque no hubo acusación formal, ni ninguna investigación, sólo las negociaciones políticas. Las sospechas se mantuvo en la opinión pública.

Controlada, protegida o tolerada por el poder político, el tráfico de drogas siguió funcionando bajo un nuevo esquema. Nuevos agentes sociales fueron incluidos en un intento oficial de reducir la producción y tráfico de drogas. Había más jugadores en cada campo, y más dinero. Sin cambios en el sistema político y una demanda creciente de drogas en los EE.UU., parece que la Policía Judicial Federal y agentes de DFS, así como los militares que tenían más responsabilidades en las campañas de destrucción de drogas, eran al mismo tiempo la lucha para contener el tráfico de drogas, ayudando a los traficantes de suministro la demanda, el control de ellos para limitar su autonomía, y obtener una parte de los beneficios - todo esto a cambio de su función de mediación entre el narcotráfico y el poder político, su silencio y su disposición a servir como chivos expiatorios para proteger a sus amos políticos. Ese régimen de mediación se debilita cuando agente de la DEA Enrique Camarena, fue asesinado por los traficantes de drogas y los agentes de policía que estaban en su nómina. Como respuesta a la presión de EE.UU., el presidente De la Madrid desmanteló la DFS, el escudo de protección a una elite política es muy importante. Gobernadores de México y secretarios de Estado fueron acusados por los funcionarios de EE.UU. de haber participado en el asesinato de Camarena y el tráfico de drogas. Durante la Guerra Fría, los servicios de espionaje de DFS son muy útiles para el gobierno de EE.UU.. Durante muchos años DFS actividades ilegales nunca fueron públicamente criticada por el gobierno estadounidense. EE.UU. la política de drogas y el asesinato de Camarena cambió la luna de miel. Sin embargo, la estructura de la PJF se mantuvo, al igual que otro elemento importante del sistema de mediación.

La formación de las organizaciones de narcotráfico más importantes de drogas en México se remonta a los años 20, cuando las leyes de prohibición provocó una respuesta inmediata de los cultivadores de adormidera en el norte de los estados occidentales, especialmente en Sinaloa. La región se convirtió en el centro de negocio de la droga y una fuente de conocimientos tráfico, un know-how de transmisión a través de generaciones. Nacido y criado entre las plantas de amapola y marihuana, algunos norte-oeste de los campesinos y personas de origen urbano, con capacidad de liderazgo se convirtieron en empresarios el contrabando de drogas (los sinaloenses, por ejemplo). La demanda de sus productos, y la protección policial y política, multiplica el número de productores de otras regiones. Sin embargo, el tiempo en el negocio y experiencia, y tal vez más sólida y una protección política duradera, fueron las ventajas comparativas que hizo que estos concesionarios más poderosos que otros (una especie de oligopolio), aún hoy ya pesar del apoyo oficial al parecer en un norte - la organización oriental (Juan García Abrego) durante la administración del Presidente Salinas.

Un importante productor de adormidera de marihuana, y un país de tránsito para la cocaína, las drogas ilegales en México los usuarios de las cifras no son muy impresionantes cuando se comparan con los de los EE.UU., cuya demanda ha sido generalmente el principal incentivo para los cultivadores y los traficantes mexicanos. Las dos encuestas nacionales sobre adicciones y los datos muestran CIJ cambiante y relativa creciente tendencia en el consumo de drogas, especialmente en las ciudades más pobladas, las regiones productoras y las ciudades fronterizas. Apoyo a políticas de prevención y tratamiento de la adicción podría ayudar a frenar las tendencias actuales y mantenerlos en un nivel manejable. Política Nacional de Medicamentos considera que la represión del tráfico de drogas en una cuestión más importante y urgente.

A ambos lados de la frontera entre México y EE.UU., una tradición popular mezcla de historia oral y de un cierto estilo de música desarrollado, a partir del siglo XIX: el corrido. Estas historias en verso sobre una gran variedad de eventos, por lo general por escrito desde un punto de vista popular, se convirtió en una especie de diario de la gente. Corrido de traficantes de drogas 's tuvo un efecto inmediato sobre el público de los estados del norte, cuando apareció en el mercado de la música popular a mediados de los años 70. Prohibido durante mucho tiempo, el tráfico de drogas y los traficantes no han sido entendidas por muchos años como un tema interesante o legítimos para los compositores de corridos, aunque hubo excepciones a la regla. Solía ser auto moral de una compositores de ciertos-de control, un rechazo consciente o inconsciente a hablar de un negocio ilegal, su historia y los agentes sociales. En las regiones de cultivo, lugares de tráfico y las ciudades fronterizas, las percepciones se transformaron con los años. La gente aprendió a vivir con delincuentes, que se convirtió en una parte de la vida "normal". Las historias sobre los traficantes en dicho corrido s también las historias de la sociedad convencional que al mismo tiempo criticó su comportamiento criminal y tolerado su integración económica y social. Corrido traficantes 's éxito cuando la "normalización" el proceso estaba en la etapa de consolidación. La fortuna económica, jurídica las actividades empresariales, y las relaciones políticas eran elementos de la respetabilidad social que podría lograrse por medios ilegales. Estas transformaciones sociales eran visibles a mucha gente. Corrido de traficantes s reproduce partes de este proceso en un lenguaje directo y simple.

De acuerdo a la percepción del sentido común, los traficantes de drogas en México se han vuelto tan poderoso que ellos "han penetrado" el escudo protector de las instituciones oficiales, cuyo propósito es luchar contra ellos. La investigación histórica en el caso mexicano no es compatible con la hipótesis de dos campos diferentes: el tráfico de drogas y sus agentes, por un lado, y el Estado por el otro. Por otra parte, desde el principio de la prohibición, el comercio ilegal se relacionó a los poderosos agentes políticos en la producción y el tráfico de las regiones. Los cultivadores y traficantes al por mayor no eran autónomos jugadores, su éxito dependía de la protección política. No comprar políticos, sino los políticos les obligaba a pagar una especie de "impuesto". Si no paga, su negocio se había terminado. El poder estaba en el lado político. Los políticos decidieron que, cuándo, dónde y cómo. El tráfico de drogas fue apoyada desde dentro de la estructura de poder. ¿Cómo podrían los traficantes de drogas han penetrado en una estructura política que ha creado y protegido, una estructura política que estaban subordinados a? Eran sus criaturas.

Las estrategias de control político sobre el tráfico de drogas han cambiado a lo largo de los años. Antes de la década de 1940, los gobernadores de los estados de la producción y el tráfico tenía el poder de control de negocios ilícitos en sus territorios. Después de 1947, agentes anti-drogas y los militares tenían la responsabilidad directa en la lucha contra los traficantes y la posibilidad de ser mediadores institucionales entre los traficantes y el poder político. Ni los traficantes ni mediadores eran autónomas: los dos estaban subordinados al poder político. Las medidas enérgicas contra del antiguo régimen ha provocado efectos en cascada en los distintos niveles de la pirámide de la estructura de poder. Lethal disputas entre las familias del partido político del Estado han alterado los mecanismos de control político sobre las mediaciones institucionales entre los traficantes y el poder político. Los mediadores institucionales (policía y militares) y los traficantes pueden ahora ser más autónoma que nunca y es capaz de jugar para sus propios intereses. Un pacto político para una transición democrática podría ayudar a prevenir los efectos negativos del colapso de un sistema y aumentar las probabilidades de mantener el control social, bajo diferentes condiciones, del tráfico de drogas, teniendo en cuenta la imposibilidad real de erradicar las drogas del planeta y detener de una vez para siempre la curiosidad y el apetito de los seres humanos de sustancias que alteran la mente. (Fuente: Wikipedia)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


5 comments:

Carlos Moreno dijo...

Woooww muy completo
Saludos

Anónimo dijo...

Muy buena la informacion solo que esta algo mal tradicida XD

Robert Sixy dijo...

Gracias por la informacion. Me gustaria que, en la medida de lo posible y agradable, me dieran una buena bibliografia del tema ya que me interesa mucho, que sea larga no importa, me encanta leer je.

Un saludo y un abrazo

Anónimo dijo...

aycochu

Anónimo dijo...

Wow super pirateado de wikipedia que mal ehh!!